Potaje de vigilia a la madrileña, receta paso a paso

0

En nuestra sección de recetas traemos una propuesta repostera ideal para estas fechas de Cuaresma, que llega de la mano de Concha Bernad del  blog Cocina y Aficiones.

El potaje de vigilia es un clásico de esta temporada y de la cocina madrileña, un típico donde los haya y que gusta mucho, no solo comerlo en Cuaresma sino todo el año.

La receta es de Milagros Yuste. Las cantidades están calculadas para seis comensales y una ración muy generosa.

INGREDIENTES para seis comensales:

2 vasos grandes (de agua) de garbanzos o un bote de  ½ kg de garbanzos precocidos, 1 bolsa de espinacas frescas,  ½ kg de bacalao desalado, 1 cebolla hermosa, 4  huevos duros picados, la cantidad necesaria de agua, 1 c/p de pimentón dulce, 2 dientes de ajo, 2 hojas de laurel, unas cuantas briznas de azafrán, 4 rodajas de pan fino de barra  fritos en aceite fríos.

Preparación:

– Si vamos a utilizar bacalao salado tendremos que obviamente, desalarlo:

  • Lava el bacalao bajo el chorro de agua fría para quitarle toda la sal.
  • Colócalo en un bol con la piel para arriba y cúbrelo de agua.
  • Guárdalo en la nevera entre 36/40 horas dependiendo del grosor de las tajadas.
  • Cambia el agua cada 8/10 horas (unas cuatro veces).

– Cocina los huevos entre 6 y 8 min. según su tamaño con un poco de sal en el agua.

– Prepara un sofrito de cebolla, siguiendo la receta que te encontraras  AQUÍ. Cuando esté listo añádele el pimentón, fuera del fuego para que no se arrebate ni se queme.

– Fríe los trozos de pan, que te quede crujientes. Déjalos escurrir sobre papel absorbente.

ELABORACION:
  • Se dejan los garbanzos en agua toda la noche, los lavamos con abundante agua fresca y los coloca/amos en una olla (normal o exprés, eso lo dejo a tu elección), los cubrimos con agua  que sobrepase en tres dedos el nivel de los garbanzos, les añadimos un poco de sal y los ponemos a cocer. Durante 30 minutos  si  utilizamos la olla exprés o lo que tarden en cocinarse en caso de una cocción normal. También puedes utilizar garbanzos precocidos, en este caso es importante que los aclares muy bien con abundante agua fría, les añadas agua o caldo y les des un hervor.
  • Les añadimos las espinacas y el bacalao desmenuzado, las hojas de laurel y el sofrito de cebolla con  pimentón que tenemos preparado.
  • Lo ponemos a cocer a fuego medio.
  • Aplastamos en el mortero los ajos (con una pizca de sal para que no salten al majar) y los costrones de pan. Majamos muy bien que nos quede una pasta que incorporaremos a la olla de cocción.
  • Pelamos los huevos, picamos las claras y desmenuzamos las yemas y lo vamos incorporando al potaje. Añadimos una pizca de azafrán.
  • Dejamos cocer tapado unos diez minutos y le añadimos la sal. Probamos y rectificamos si es necesario. Tardara entre  20 ó 30 minutos.
  • Si te queda muy líquido espésalo con un poco de puré de patata disuelto en el caldito del potaje.
  • Dejamos reposar una noche, está más rico si descansa un día, y ya está listo. Rico no, riquísimo¡¡¡

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí