Amor y sexualidad: dos formas de hacer vínculos con el otro.

0

charla Asociacion cultural Vinculo Villaviciosa de Odon

Comienzo Haciendo vínculo tratando un tema relevante en las relaciones humanas. Si nos planteamos las relaciones con los demás, lo que nos une y lo que nos separa de ellos, quizá amor y sexualidad sean los modos más fuertes y complejos de crear vínculos. Sin la posibilidad de amar y/o de vivir la sexualidad es difícil pensar cómo se puede sostener una persona en el mundo.

Podemos afirmar, según nos muestra la práctica clínica, que se trata de dos condiciones fundamentales para poder incluirse en el mundo de las emociones, los afectos y las relaciones.

Autoescuela Triumph

Por ejemplo en numerosos estados depresivos podemos observar claramente cómo algo que tiene que ver con el amor o el deseo ha quedado obturado en el individuo y éste queda desprovisto, sin saber por qué, de su capacidad de disfrutar de cualquier cosa. De repente, la vida se le ha vuelto oscura y privada de satisfacciones.

La película Shame plantea, al igual que numerosos casos cotidianos, una de las problemáticas que más puede hacer sufrir al individuo, la división entre a quién se ama y a quién se desea. A veces, (generalmente un hombre, y cada vez más mujeres) un sujeto no  puede reunir ambas cuestiones en la persona que elige como pareja, provocándose distintos modos de malestar en ellos mismos, así como grandes dificultades en el encuentro con el otro u otra.

La vida amorosa y sexual en el ser humano es especialmente compleja. La historia de cada uno desde el nacimiento está marcada por  las personas que le atendieron, por  cómo se acudió a satisfacer  sus necesidades, cómo se le amó, qué palabras escuchó, qué palabras le marcaron, cómo fue el descubrimiento del propio cuerpo, cómo fueron las primeras  experiencias sexuales con los otros etc. Todo ello va a ir constituyendo la forma de ser y las condiciones que permitirán al sujeto estar en mejor o peor disposición para amar y/o gozar en la vida.

Resumiendo, la posibilidad que tiene un hombre o una mujer  para relacionarse con los otros y de poder unir amor y deseo en el mismo compañero depende de los avatares de su vida infantil y adolescente.

¿Por qué a veces se ama a un hombre o a una mujer, incluso se elige a esta persona como compañero de vida, y al poco tiempo se descubre que el deseo sexual se dirige a otra persona que no se ama para nada?

Siempre hay que atender estas dificultades caso por caso. Detrás de la misma problemática se esconden razones diferentes.

Ana Ramírez Izquierdo

Psicólogo clínico.

www.asociacionculturalvinculo.org

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí