Jóvenes de Móstoles o Boadilla del Monte, nuevos sacerdotes de la Diócesis de Getafe

0

Coincidiendo con la conmemoración del 25º aniversario de su creación, la Diócesis de Getafe celebró este miércoles la fiesta de la Virgen del Pilar y la ordenación de seis nuevos sacerdotes y de dos diáconos formados en el seminario diocesano Nuestra Señora de los Apóstoles.

Según ha informado la Diócesis en un comunicado, jóvenes de 25 a 36 años son ya nuevos sacerdotes. Alejandro Rivas tiene 25 años y es de Móstoles. A la edad de 15 años tuvo clara su vocación y, después de discernirla durante un año, entró en el seminario. Le gusta la música y se define «madridista a tope».  Su ministerio sacerdotal le llevará hasta la Parroquia Santo Domingo de la Calzada, en Alcorcón.

Javier Merino nació en Boadilla del Monte hace 26 años. Con una hermana clarisa en Cantalapiedra (Salamanca) y una intensa vida de fe en la Iglesia, decidió dar el paso definitivo durante unos ejercicios espirituales en el año 2006 y, después de madurar su vocación, será ordenado sacerdote este miércoles. En la Parroquia Santo Domingo de Silos, en Pinto, pronto conocerán su gusto por la montaña, los campamentos, la pastoral familiar y la pizza.

Por su parte, Miguel Luengo, es madrileño y ha pasado la mayor parte de sus 28 años en Boadilla del Monte. Es el pequeño de ocho hermanos. Empezó Dirección y Administración de Empresas y, en medio de la carrera, recibió la vocación para «administrar otras cosas». Le gusta el fútbol y la música. Ejercerá su ministerio pastoral en la Parroquia Santa Maravillas de Jesús, en Getafe.

 

Boris Muriel tiene 25 años y es natural de Madrid y su sueño era ser policía nacional. Eso pensaba él antes de que «el Señor le llamara para ser ‘guardián de las almas’ de la Diócesis de Getafe. Su testimonio sirvió para que sus padres se convirtieran después de que él entrara en el seminario. Le gusta el campo, los animales y el deporte. Pronto «pondrá en forma» a los fieles de la Parroquia Sagrada Familia, en Fuenlabrada.

Otro de ellos es el castellanomanchego Ángel Tomás Linares. Tiene 36 años y nació en Ciudad Real. Ha sido fraile trinitario antes que cura. También ejerció de profesor en los Escolapios de Getafe. Sintió la llamada al sacerdocio en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid y, cuando se ordene, su destino le llevará hasta Móstoles, concretamente a la Parroquia San José Obrero. Allí compartirá con los fieles su pasión por la novela y el cine.

Desde un lugar más lejano, Perú, llegó a la Diócesis Dimitri Arnejo. Después de haber estudiado Ingeniería Química, empezó Medicina. Ahora será sacerdote en Aranjuez, en la Parroquia San Antonio. Le encanta leer. Su libro de cabecera es ‘Historia de un alma’, autobiografía de Teresa de Lisieux.

En la ceremonia también fueron ordenados como diáconos Mateo Romero, que desarrollará su ministerio en la Parroquia San Juan de Ávila, en Móstoles, y Jesús Iglesias, cuyo destino será la Parroquia Santos Justo y Pastor, en Perales del Río (Getafe).

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí