Eurovegas, la prueba de un país inseguro

2

Eurovegas

Desde su casa, Carlos iba a ver Eurovegas, de hecho, todos los días pasea al perro por la gran parcela destinada a ocupar el macrocomplejo.

Mucho hemos discutido sobre Eurovegas sí, Eurovegas no. Ahora ya no tiene sentido, pero lo cierto es que el proyecto ha sido un fracaso, miles de horas de trabajo tiradas a la papelera y millones de euros una vez más, desaprovechados.

Autoescuela Triumph

Pero como de cada fracaso hemos de sacar una lección que valga lo que nos hizo perder, hemos de ver porqué se ha ido todo al traste y, aunque en el fondo nunca lo sabremos, la retirada de este proyecto ha puesto de manifiesto cómo nos ven los inversores extranjeros.

El hecho de que una de las exigencias de los promotores fuera, además de un marco regulatorio a medida, el establecimiento de una indemnización millonaria en el caso de que un futuro gobierno cambiara la Ley, dice mucho de la inseguridad jurídica que se sufre en España.

Esa es la imagen que ofrecemos al inversor, la de un país veleta, que un día cuatro de sus dieciocho gobiernos dice una cosa, siete otra distinta y el resto, simplemente, se oponen. Un país que un día dice y hace una cosa y al poco tiempo desbarata lo construido para hacer otra o finalmente dejarlo todo en barbecho

Cada semana nos encontramos con un cambio normativo, unos de menor importancia, pero muchos de gran calado. Lo cierto es que demasiado a menudo tenemos que redefinir la estrategia para adaptarnos a la normativa.

¿Compro o alquilo?, ¿plan de pensiones o seguro de jubilación?¿Acciones, obligaciones o preferentes? Podemos analizarlo de la forma más concienzuda posible, tomaremos una decisión de lo más razonable, pero pasado un tiempo todo aquello se vendrá abajo puesto que el marco legal cambiará en interés del legislador del momento

¿Tan difícil resulta aparcar los recelos, la competencia entre nosotros mismos y los intereses particulares para buscar soluciones estables a favor del interés común?

Si queremos salir del agujero necesitamos inversores, a los grandes, como los fondos de inversión, y a los pequeños, como tu propio vecino. Y los inversores sólo necesitan dos cosas, expectativas de beneficio y estabilidad.

Mientras tanto, seguiremos nadando en el lodo y echando la culpa al de al lado, seguiremos siendo cada día más pobres, pero orgullosos de haber derrotado a nuestro propio hermano.

¿Quién saldrá ganando? Sin duda, el perro de Carlos.

 

Joaquín Puerta @joaquinpuerta

Asesor de empresas en taimar.com

Autor del libro “El secreto para interpretar balances de un vistazo”. Ed. Libros de Cabecera

2 Comentarios

  1. Muy buen análisis Joaquín y, por lo tanto, muy triste también. Necesitamos políticos al servicio del ciudadano y no al revés. Hoy me decía una funcionaria: las leyes son las que son, y no podemos cambiarlas por estúpidas que sean. Yo le he contestado: sí que se pueden cambiar las leyes, especialmente usted que está en la administración y me pide unos formularios tan absurdos como anacrónicos, que ni siquiera entiende. Pida que se hagan las cosas con sentido común, que todos entendamos y que nos sean útiles. País…

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí