Ecologistas en Acción Villaviciosa: «El PGOU supone una apuesta por una ciudad desconectada, insostenible e ineficiente»

0

Marcha senderista por los tres bosques de Villa

Juan Carlos Rodríguez (56 años) compagina su trabajo de maestro con la presidencia de la organización ecologista. Sus inicios en la lucha por proteger el medioambiente en Villaviciosa se remontan a la organización de la plataforma contra las líneas de alta tensión cercanas al casco urbano. El estado de los restos arqueológicos de Calatalifa, la propuesta de un corredor verde para unir Villaviciosa y la Casa de Campo, el Plan General de Odenación Urbana (PGOU) y la relación de la agrupación con las instituciones, algunos de los temas que trata para Villaviciosadigital.

Pregunta. ¿Qué le hizo dedicarse a la defensa del medioambiente?

Respuesta. No tenía ninguna experiencia en el campo de la defensa medioambiental hasta llegar aquí, en el año 2000. Encontré que la asociación Villaviciosa ecológica advertía a los vecinos de la urbanización en la que me instalé de la peligrosidad de la cercanía del “pasillo eléctrico” que, por entonces, transcurría por parte del casco urbano. La información proporcionada, así como el asesoramiento de algunos técnicos nos alarmó sobre los riesgos de los campos electromagnéticos generados por las líneas de alta tensión y ocasionó que algunos vecinos próximos a ellas nos organizáramos en una plataforma contra las mismas. Tras dos años de lucha, logramos que se alejaran del caso urbano. Entonces, la plataforma se deshizo y yo me incorporé a la asociación que ahora presido.

P. ¿Qué significa ser ecologista en Villaviciosa?

R. Creo que lo mismo que en cualquier parte, aunque las circunstancias concretas de una población condicionen el trabajo cotidiano. Supongo que ser ecologista es una forma de mirar la realidad, tener presente el límite, saber que vivimos en un planeta finito, con recursos limitados y eso naturalmente nos enfrenta a un modelo de desarrollo sustentado en una idea de crecimiento ilimitado, sin fronteras y en manos de unos pocos que nos ha abocado a una situación de crisis ecológica, económica y social que afecta de forma desigual a las personas, haciendo recaer sus consecuencias más negativas sobre quienes son menos causantes de su origen. Trasladar esta idea a Villaviciosa supone defender el patrimonio natural que poseemos, trabajar contra la degradación de los paisajes y ecosistemas, contra la apropiación particular del patrimonio de todos los villaodonenses, esforzarse por educar en la reducción de residuos en origen y la reutilización y, en definitiva, trabajar para acercarnos a un medio ambiente en condiciones dignas y justas para todos los seres vivos.

Sobre Calatalifa: «nuestra propuesta es crear un parque arqueológico que permita continuar las excavaciones»

P. ¿Qué actividades desempeña la agrupación en el municipio?

R. De tres tipos: De divulgación de los valores naturales de nuestro entorno: charlas y campañas de sensibilización (transporte, alimentación transgénica, energía, etc), marchas y recorridos por lugares emblemáticos (Monreal, Sotillo, Forestal, marchas senderistas a Calatalifa, a Madird- Príncipe Pìo, a Navalcarnero, etc.).

De concienciación y reivindicación no solo de la preservación del medioambiente sino de su plantación en vía pecuariamejora: reivindicación del acondicionamiento de la vía verde Móstoles- Almorox, del corredor ecológico que une el parque regional del curso medio del río Guadarrama con la casa de campo madrileña, organización de dos plantaciones populares al año: en la vía pecuaria de la cueva de la mora, (noviembre) y con motivo del día del árbol (en marzo).

Y de denuncia: de cortes realizados por particulares en caminos públicos, apropiación por parte de entidades privadas de las orillas del río, vertidos contaminantes en los acuíferos, actuaciones de maltrato animal, de proyectos inútiles para el ciudadano y agresivos con el medioambiente como Eurovegas o el actual avance del PGOU.

P. ¿Es el pueblo realmente una villa ecológica? ¿Qué falta?

R. Villaviciosa está enclavada en un entorno natural envidiable, hasta ahora relativamente indemne de la fiebre inmobiliaria que llevó a urbanizar cualquier parcela que no gozara de algún grado de protección. Sin embargo, es una ciudad dispersa, poco eficiente energéticamente por el uso del coche en cualquier desplazamiento, por el gasto excesivo en energía y agua que genera este tipo de ciudades.

Falta una concepción más sostenible de la ciudad que palíe en parte este déficit de estructura, una apuesta desde la administración local por fomentar medidas de transporte alternativo, promover los desplazamientos a pie y en bicicleta mediante la peatonalización de parte del casco urbano, la instalación del carril bici, el apoyo decidido a la vertebración natural con otras localidades vecinas (mediante el acondicionamiento de la vía verde Móstoles-Almorox o el corredor ecológico que una el parque regional del Guadarrama con la casa de campo madrileña).

Falta un trabajo convencido por un transporte público que disuada del uso del automóvil particular. Falta más pedagogía conservacionista, que no conservadora, de nuestro entorno, una apuesta decidida por fomentar el reciclaje, por programas del fomento de buenos hábitos de consumo y de fomento de la agricultura ecológica (¡que desaprovechamiento de lo huertos urbanos para este fin!). Campañas de sensibilización escolar sobre todos estos temas: reciclaje, alimentación saludable (¡que olvido tan tremendo no destinar alguna parcela de los huertos urbanos para los centros escolares que lo solicitaran!) o patrimonio natural (¿Cuántos escolares de Villaviciosa han estado en las ruinas de Calatalifa?). Faltan, en definitiva, proyectos globales de mejora de la ciudad como lo demuestra el avance del PGOU que camina en el sentido contrario a la idea de sostenibilidad o el desistimiento en la concreción del plan de movilidad urbana.

«Se trata de conservar un amplio territorio entre Madrid y el Parque Regional del Guadarrama» 

P. ¿Qué me puede decir sobre el plan de realizar un corredor verde que una el municipio con la Casa de Campo? ¿Cuándo podrá realizarse?

R. Este proyecto es bastante más ambicioso que la unión peatonal de Villaviciosa con Madrid. Se trata de conservar un amplio territorio entre Madrid y el parque regional del Guadarrama que se ha librado de la furia inmobiliaria (operación Campamento, Eurovegas) como una auténtica reserva natural para la conservación de la flora existente y el tránsito de la fauna que la habita.

Es un territorio que abarca diversos arroyos y retamares vitales para la Casa de Campo madrileña (arroyos Meaques y Valchico) pero también para Villaviciosa (arroyo de la Vega), Boadilla y Pozuelo. Aún es un proyecto en estudio ya que estamos levantando la planimetría y en el que haremos estudios de los valores ambientales de ese territorio. Esperamos que este año esté completo y podamos presentar un proyecto regional que pueda ser avalado por la administración. No puedo establecer un tiempo aproximado de ejecución ya que tan solo una declaración comunitaria sobre la preservación de estos espacios otorgará la protección que solicitamos a este territorio. En definitiva estamos, de nuevo, ante un problema de voluntad política.

P. Y sobre las ruinas de la antigua ciudad árabe de Calatalifa? ¿Propuestas?

R. Calatalifa es patrimonio madrileño y villaodonense. Son los restos arqueológicos más importantes del municipio, como lo demuestran las excavaciones realizadas en el año 1984 bajo la dirección del arqueólogo Manuel Retuerce Velasco. La cerámica encontrada que se guarda en los fondos del museo arqueológico nacional son una referencia de la cerámica árabe del centro peninsular.

En su momento se habló de fundar un museo arqueológico en Villaviciosa que los guardara. Nuestra propuesta es crear un parque arqueológico que permita continuar las excavaciones y que preserve los restos que están en riesgo de desaparecer (los restos de pared que quedan en lo que era un arco están a punto de desplomarse y un ailanto crece en uno de los aljibes lo que ocasionará tarde o temprano su desmoronamiento).

«El alcalde durante varios años ha evitado darnos cita para tratar cuestiones de índole general del municipio»

P. ¿Cómo es la relación con las instituciones y distintas organizaciones de Villa?

R. Lógicamente desigual. Hemos colaborado fundamentalmente con la Asociación de Vecinos en empresas comunes y con el 15-M cuando este movimiento tenía una presencia notoria en el municipio. Hemos mantenido relaciones de intercambio de impresiones con la Asociación de Comerciantes y con Integravilla. En cuanto a las relaciones con las administraciones se han establecido a partir, siempre, de propuestas nuestras. Así hemos mantenido contactos con la dirección del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama y la jefatura del área de Vías Pecuarias, tanto para presentar denuncias sobre agresiones medioambientales gestionadas por sus respectivas áreas, como para proyectos de plantación en la vía pecuaria de la Cueva de la mora.

En cuanto a la administración local, nuestra relación se restringe a contactos con el concejal de Medio Ambiente cara a las campañas de plantación que promovemos. Hay que señalar en este apartado que el Ayuntamiento colabora con estas campañas e incluso, subvenciona parte de las mismas. En el apartado negativo, hemos de resaltar la imposibilidad de entrevistarnos con el alcalde quien durante varios años ha evitado darnos cita para tratar cuestiones de índole general del municipio. Lamentamos, igualmente, que desde la alcaldía se nos haya negado en distintas ocasiones la posibilidad de presentar mociones en los plenos municipales, lo que ha originado que hayamos tenido que presentarlas a través de los grupos políticos de la oposición municipal.

P. Ecologistas tuvo un papel destacado en la Plataforma Eurovegas No, ¿qué conclusiones saca de la labor desempeñada por esta plataforma?.

R. La labor de la plataforma fue de información y fomento de la oposición vecinal a este megaproyecto que, como se demostró posteriormente, trataba de vender humo. Creo que la estrecha colaboración entre sus integrantes, así como los estudios que desarrollamos sobre los impacto negativo de Eurovegas sirvieron para establecer las magnitudes de la degradación a la que estábamos abocados y desmentir la propaganda apabullante sobre la prometida creación de puestos de trabajo.

Los datos que conseguimos aportar no dejaron lugar a dudas sobre la naturaleza de la operación que se pretendía: una nueva estafa a gran escala de trasferencia de dineroMesa de firmas contra Eurovegas en Villaviciosa de Odón público (exenciones fiscales, acometida de infraestructuras por parte de las administraciones, etc.) para un beneficio privado que, para mayor oprobio, se pretendía fuese garantizado por el Gobierno.

Desgraciadamente, en la plataforma no conseguimos trascender la imagen de una oposición “izquierdista” que, probablemente inhibió a algunos vecinos de sumarse a los numerosos actos de protesta que organizamos. En cualquier caso nuestra oposición fue frontal y nuestros argumentos, finalmente fueron refrendados por las leyes europeas que impidieron al gobierno central y autonómico aceptar las condiciones ventajistas de la empresa promotora del proyecto. 

Probablemente, la principal conclusión a la que hayamos llegado es la de constatar la necesidad de establecer alianzas con otros grupos o asociaciones con las que compartamos objetivos concretos. De ahí nuestra participación en “coordinadoras” o “plataformas” que, trabajando por cuestiones especificas (vía verde, corredor ecológico) nos permita coordinarnos con otros sectores sociales.

«La imagen de una oposición ‘izquierdista’probablemente inhibió a algunos vecinos de sumarse a los actos de protesta»

P. ¿Qué retos ecologistas se plantean en un futuro próximo?

R. Ahora mismo, como podéis deducir de las enumeraciones anteriores, estamos embarcados en diversos proyectos y reivindicaciones que nos tendrán plenamente absorbidos durante los próximos años pero quizás, el reto más inmediato sea trabajar para modificar, de raíz, un PGOU que supone una apuesta por una ciudad desconectada, insostenible, ineficiente que sigue los pasos de ciudades con un territorio colmatado y sin posibilidades de intervención que satisfagan las presente y futuras necesidades de la población. 

Juan Lucas

Fotos: Ecologistas en Acción Villaviciosa de Odón

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí