‘Cuentos pacientes’ de Goizeder Lamariano Martín. «El libro nace de la necesidad de desahogarme, soltar lo bueno y lo malo»

0

[sam_ad id=»57″ codes=»true»] [sam_ad id=»25″ codes=»true»]

Muchos creadores de historias y lectores de éstas, han podido disfrutar en el intercambio de emociones vivido en la pasada Feria del Libro de Madrid. Pero hay autores que no han estado y que, sin embargo, nos han regalado con su ópera prima el corazón. Este es el caso de la periodista Goizeder Lamariano Martín y su obra ‘Cuentos pacientes’, publicada en agosto de 2012 con la Editorial Círculo Rojo. Un conjunto de 23 relatos que nos arrastran a la infancia, nos deleitan con el amor, nos hablan de sexo, saludan a la muerte y nos rellenan de vida. Villaviciosadigital ha querido desmenuzar este libro con su autora, nacida en Pamplona y licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra en el año 2006.

Goizeder Lamariano habla de su libro Cuentos pacientes

Entre 2004 y 2009 trabajó como redactora en Diario de Navarra hasta que se trasladó a Madrid donde ejerció como redactora jefe en La Tribuna de Valdemorillo para, posteriormente, trabajar en el periódico A21, donde fue directora. Actualmente disfruta de unos meses mágicos, esos que no se vuelven a repetir cuando se es mamá, pero su pasión por la escritura la ha mantenido siempre intacta. “Ya en el colegio, cuando hacíamos redacciones me encantaba y leer también, pero escribir ficción no me lo había planteado nunca hasta que, en enero de 2010, recién llegada a Madrid, empecé un taller de escritura en la biblioteca porque estaba en paro y empezamos a hacer relatos cortos con los que disfruté muchísimo”.

Aquel taller le picó el gusanillo. “Empecé a escribir relatos por mi cuenta. Una editorial realizó un concurso de reseñas a nivel nacional y quedé la segunda. No gané el premio que era un viaje a Nueva York, pero ahí me di cuenta de que merecía la pena compartir lo que iba escribiendo”.

Por ese motivo nació su blog ‘Cuéntate la vida’, donde colgaba sus relatos. “Al principio, el blog lo van leyendo tus amigos, tus familiares y tu entorno más cercano y luego empieza a extenderse a desconocidos. En Peñíscola, donde fue la final del concurso, abrí los ojos. El hecho de haber quedado segunda entre mucha gente y que me felicitaran por mi estilo, me hizo plantearme el llegar más lejos. Llegar a ese público desconocido y salir del caparazón en el que estaba, envuelta en mis conocidos”.

El siguiente paso fue mandar los relatos a diferentes editoriales. “Hubo varias que me dijeron que si, pero al final me decanté por Circulo Rojo para coeditar la obra. El proceso de edición fue largo, corregir galerada… no se me olvidará nunca. El 31 de agosto llegaron los libros a casa y, para que te voy a engañar, lloré y fue muy emocionante. Hasta hace poco hubiera dicho que ese fue el momento más emocionante de mi vida, sino hubiera sido porque después nació mi hijo”.

«Me resulta más fácil contar algo vivido y sentido para llegar a transmitirlo. Hay muchísimo de mi en el libro»

Si echa la vista atrás, Goizeder se siente muy orgullosa de lo logrado. “Desde el primer momento me sentí muy arropada por la editorial y reconozco que les di mucha guerra. Les mandé el manuscrito, lo leyeron, me dijeron que adelante, que estaban dispuestos a publicarlo y durante todo el verano creo que corregí unas ocho o nueva galeradas. Las corregían ellos, me las mandaban y yo las volvía a corregir (ríe), no terminaba de verlo perfecto. Con el diseño de portada también hicieron un gran trabajo, la foto es de José Luis Ollo, un fotógrafo de Pamplona”, explica a Villaviciosadigital.

Así, los 23 relatos vieron la luz. Cada uno de ellos, reflejan historias redactadas con mucho mimo. “Creo que transmite mucho porque la mayoría son muy autobiográficos. A mi me resulta más fácil contar algo vivido y sentido para llegar a transmitirlo. Hay muchísimo de mi en el libro, por eso conseguí ese estilo que intento que sea cercano. El haberme dedicado tantos años al periodismo me ha ayudado mucho. Las dos personas que me acompañaron en la presentación del libro en Pamplona eran periodistas, Luis Guinea y Javier Rodrigo, y los dos destacaron que estaba escrito por alguien que sabe observar. Creo que eso no es mérito mío sino de esta profesión, donde aprendes a mirar y ver las cosas”.

Y es que Goizeder, es una mujer de libreta en el bolso, por si llega la inspiración. “Hay una parte del relato de ‘Las tijeras’ escrito en el bus”.

Cuentos pacientes de Goizeder LamarianoEl dolor, la tristeza, la alegría, la esperanza… todos los sentimientos recogidos en un libro muy a flor de piel. “A mi me gusta hablar y sobre todo, comunicar. A veces, no tanto para llegar a la gente, sino para sacar lo que yo tengo. No sé guardarme nada dentro, necesito soltarlo todo, lo bueno, lo malo… El libro nació también por la necesidad de desahogarme. En 2009 operaron a mi padre de un cáncer que él venía sufriendo desde hace cuatro años y fueron operaciones muy complicadas, estuvo en la UCI, le dieron quimioterapia, fue un proceso muy largo que luego superó y yo quise sacar todo eso. En las escenas del hospital, él está ahí”.

Y aunque es una devoradora de libros, su escritura es muy libre. “Yo no intento parecerme a nadie porque no soy quien para hacerlo y además, lo veo imposible. Me gusta mucho Almudena Grandes, Carmen Martín Gaite, Paul Auster… pero estoy convencida de que cada libro tiene su momento. Me ha pasado muchas veces leer un libro que no te engancha y dejarlo por la mitad, retomarlo a los años y disfrutar muchísimo, o al revés”.

Extrovertida, familiar, le gusta estar rodeada de su gente, disfrutar de los amigos. “Soy tranquila, en el sentido de que soy de las que se conforma con poco e intento disfrutar de los pequeños placeres. No aspiro a grandes cosas, en ese sentido soy tranquila, pero tengo muy mala leche, mucha”, ríe.

Goizeder, a sus 30 años, forma parte de esa generación que muchos han definido como generación perdida. “En parte si, porque he estado en paro, pero he tenido la suerte de empezar a trabajar mientras estudiaba, los dos últimos años de carrera ya estaba escribiendo en un diario y luego estuve tres años más. El principio de la crisis me pilló trabajando. Luego por circunstancias personales estuve parada y luego vino el cambio de ciudad donde me costó situarme. He tenido mis momentos de frustración, donde piensas que has estudiado una carrera de cuatro años, tus padres se han dejado un dinero para que pudiera dedicarme a lo que me gustaba y también he pensado eso de: ¡todo esto para qué! Pero siempre hay que tirar para adelante. Tuve la suerte de sacar este libro y ahora la gente me pregunta si habrá otro. Eso es maravilloso”.

“Me costó muchísimo cambiar el chip, pensar que no podía dedicarme al periodismo pero que, al mismo tiempo, había que trabajar en algo»

Después de haber superado el pánico a las faltas de ortografía, Goizeder se atreve con todo. “En el blog tengo una sección de faltas de ortografía y me aterraba la idea de que alguien pudiera encontrar una falta en mi libro. Los lectores me lo decían: si pillamos una falta la vamos a poner en tu sección”,  dice risueña. “En general, soy muy perfeccionista para todo y, para escribir, muy puntillosa”. Pero nada va a impedir que saque una segunda obra. “Quiero escribir una novela, exactamente una novela histórica pero ahora con el niño, no hay horas suficientes en el día. La idea y el proceso de documentación están, tocaría el momento de ponerse a escribir, echar horas… ahora no me lo planteo pero no está descartado”.

Quitarse el pudor

Todo por ese sueño, “poder vivir de lo que me gusta”. “Me costó muchísimo cambiar el chip, pensar que no podía dedicarme al periodismo pero que, al mismo tiempo, había que trabajar en algo. Tuve que reciclarme y trabajar de lo que fuera. A mi no se me caen los anillos por nada y ya teníamos en mente ser padres y había que llevar dinero a casa pensando en lo que venía. Pero me gustaría dedicarme al periodismo y a la literatura ¡ya ni te cuento! Eso sería un sueño”.

Por el momento en su blog se quita la espinita. “Nació el 29 de abril de 2010 con mi primera reseña de ‘El hombre solo’ de Bernardo Atxaga”. Ahora, ha alcanzado ya más de 600.000 visitas en cuatro años, con 494 entradas, 537 seguidores y 13.000 comentarios. “He tenido la suerte de conocer a otros muchos blogueros e incluso hacernos amigos”.

Portada de Cuentos pacientes de Goizeder Lamariano MartinEn ‘Cuentos pacientes’ hay todo tipo de relatos pero su parte preferida está clara. “¡Los relatos eróticos sin ninguna duda! Yo jamás me había planteado escribir literatura erótica y en aquel taller se planteó el reto. Cuando hubo que entregarlo, de 12 a 15 personas que éramos, fui la única que lo escribió. Nadie había roto ese pudor. Fue una experiencia chula y me divirtió mucho. Se que los lectores también se lo han pasado muy bien, con ‘El mamón’ especialmente”.

Pero también hay un relato que guarda para ella con mucho cariño, ‘El fuerte de mi abuelo’. “Está basado en una historia del fuerte de San Cristobal en Pamplona, que fue cárcel franquista. En 1938 hubo una fuga en la que sólo tres o cuatro personas consiguieron huir y el resto fueron fusilados en las laderas del monte conforme huían. Aquella fuga fue el 22 de mayo de 1938 y todos los años se hace un homenaje a esos fusilados y van las familias. Actualmente siguen buscando restos porque en toda la ladera del monte hay gente enterrada y cuando trabajaba en el Diario de Navarra me tocó cubrir un año ese homenaje».

Justo ese año acudió uno de los pocos supervivientes que quedaban. «Un hombre entrañable. Él me contó lo sucedido, se emocionó, yo lloré con él y esa es la historia de ese relato. La pena es que cuando publiqué el libro, me puse en contacto con los familiares y él ya había fallecido. Le tengo mucho cariño”.

Siempre ha sido crítica con lo que escribe y con lo que lee pero, desde que tiene su blog, mucho más. “Valoro mucho el blog por eso, porque disfruto mucho más un libro. Disfruto leyéndolo y lo leo con otros ojos, analizándolo y sopesándolo más, lo disfruto cuando escribo la reseña y lo vuelvo a disfrutar cuando la gente lo comenta. Digamos que de un libro saco mucho más partido”.

Si quieres disfrutar con su obra, Villaviciosadigital sortea entre las personas que nos sigan en Facebook o en Twitter, y que compartan la entrevista, un ejemplar de su libro ‘Cuentos pacientes’ firmado por la autora. ¡Participa!

Texto y fotografías: Natalia Pulido. @npulidojimenez

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí