Vuelven las misas a las iglesias de Villaviciosa de Odón

0

Desde este lunes, con un aforo de un tercio de la capacidad, tras la decisión del Gobierno de España para que la Comunidad de Madrid siga en fase 0 con medidas de alivio.

A partir de este lunes 18 de marzo vuelve el culto a los templos de Villaviciosa de Odón y de otros municipios de la región. En la iglesia de Santa María habrá misas de lunes a sábado, a las 12.00 horas y a las 20.00 h; también los domingos, a las 10.00 h., a las 11.00 h., a las 13.00 h. y a las 20.00 h. En la de Santiago, los domingos a las 12.00h y a las 13.00 h.

Asimismo, Santa María estará abierta de 9 a 21.00 h. Y para la exposición del Santísimo los jueves de 18.00 a 20.00 h; el Santo Rosario, a las 19.00 h; los horarios de confesión de 10.00 a 13.00 h. y de 19.00 h. a 21.00, y «cuando se pida», según explica el párroco Javier Romera.

Por su parte el despacho parroquial (en la Plaza de las Margaritas) está abierto los martes de 11.00 h. a 12.00 h. y de 17.00 h a 18.00 h.; los jueves de 11.00 a 12.00 y de 20.30 a 21.30 horas.

Protocolos

Entre las consideraciones generales la vicaría de la Diócesis de Getafe, a la que pertenece Villaviciosa de Odón, advierte a sus sacerdotes y fieles que si presentan algún indicio de padecer COVID-19 «no asistan a la celebración».

Asimismo, recomiendan regular el acceso al templo y controlar la distancia de seguridad (metro y medio) entre los feligreses a través de un equipo de voluntarios o poner dispensadores de gel desinfectante a la entrada son algunas de las medidas que se impondrán para garantizar la seguridad; uso de mascarilla y manos lavadas.

También se recomienda mantener una distancia de tres metros entre los miembros del coro -si lo hay- aunque se prefiere un único salmista en las celebraciones.

Se avisa asimismo que si los lectores no pueden evitar tocar el atril, el ambón o el leccionario deben lavarse las manos antes y después de las lecturas, norma que será aplicada también a todos los ayudantes en la misa.

Además, después de cada celebración se procederá a la desinfección de asientos, pomos y lugares de contacto con productos adecuados que no dañen los bienes culturales que posea la iglesia.

En cuanto a la celebración del sacramento de la Eucaristía, se recomienda a los sacerdotes desinfectarse las manos antes de distribuir la comunión, que se puede hacer de dos maneras: trasladándose los fieles hasta el lugar donde se encuentra el ministro, formando una fila para los que quieran comulgar en la boca y otra para los que prefieran en la mano -respetando siempre la distancia de seguridad-, o bien, trasladándose el ministro hasta el fiel que permanece sentado en el banco.

En todas las situaciones se debe evitar el contacto con el feligrés y en caso de que se produjera, el sacerdote debe lavarse las manos inmediatamente antes de continuar distribuyendo la comunión.

En cuanto a la posibilidad de visitar la iglesia para rezar y adorar al Santísimo, la Diócesis recomienda a los presbíteros que habiliten un espacio concreto en el templo y que dispongan de algún material desinfectante para que el fiel limpie la zona antes y después de rezar.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí