Visitar bares da mayor satisfacción vital

0

Bares

Acudir asiduamente y en compañía se ha convertido además en una práctica que facilita la socialización, según la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes en Servicios Sociales.

Es el primer informe de estas características que se elabora en nuestro país y ha contado con la colaboración de Hostelería de España. En él se destacan algunos aspectos sobre la función que cumple este sector en la sociedad por el impacto que tiene en la vida personal y colectiva de los ciudadanos.

El 45,5 por ciento de los expertos de hostelería y el 53,85% de lo social coinciden en que los bares tienen una función de afianzamiento de las relaciones, ya que la mayoría de las personas acuden mayoritariamente acompañadas. Los establecimientos se han convertido así en espacios de referencia para el encuentro entre vecinos, compañeros de trabajo o simples conocidos. Los más tradicionales (de tapas, bar-terraza, cafeterías y restaurantes) son los que más favorecen este tipo de relación de proximidad.

La función más valorada es precisamente esa, la de ser punto de encuentro entre vecinos y amistades (4,21 sobre 5), seguido de lugares para ver eventos deportivos (3,99), y la reciente visión de espacios informales para trabajar o estudiar (3,9), o como una nueva
función de estos establecimientos que todo parece indicar que va a tener un mayor peso en el futuro y en las nuevas generaciones. Las nuevas tecnologías y en especial las redes sociales no afectan al papel de los bares como espacios de relación personal directa.

La función más valorada es la de ser punto de encuentro entre vecinos y amistades

También está claro que son elementos característicos de nuestra cultura y una de nuestras señas de identidad, y según el informe, el tener uno o varios establecimientos de referencia -algo que tienen el 85% de los usuarios- se asocia a mayor satisfacción vital: entre 3,87 y 3,89 en una escala de 5 satisfacen sus necesidades de pertenencia y afecto gracias a la calidad de los contactos en hostelería. Para los usuarios, estos lugares son algo más que «servicios» y forman parte de su vida cotidiana. Esto cambia según el tamaño de la población. La mayor fidelidad se produce en poblaciones medias (entre 20.000 y 50.000 habitantes).

Además, el estudio incluye un dato revelador, sólo el 0,3% (142.781 personas) de la población de nuestro país vive en algún municipio sin bares o establecimientos hosteleros de proximidad. Castilla y León concentra casi la mitad de ellos (70.441 habitantes, el 3% de su población). En el otro extremo hay cinco comunidades autónomas en las que todos sus municipios cuentan con estos servicios: Baleares, Canarias, Galicia, Madrid y Murcia.

La mayor fidelidad a los bares se produce en poblaciones de entre 20.000 y 50.000 habitantes

Algo que según los autores de este estudio, es importante porque «la carencia de bares en una localidad limita las oportunidades de desarrollo personal y cohesión social. Son los últimos reductos contra la despoblación por ser un servicio nucleador de la vida colectiva». Y señalan además, la importancia de iniciativas que permiten mantener abiertos estos establecimientos en municipios con escaso número de habitantes como son los centros multiservicios, especialmente presentes en provincias como Soria o Teruel.

Actualmente en España, el sector hotelero sigue teniendo peso económico, aportando el 6,4% del Producto Interior Bruto y dando empleo a 1,8 millones de trabajadores.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí