«Todas las administraciones se lavan las manos respecto a los vertidos de aguas fecales en Villaviciosa de Odón»

0

Así se han manifestado desde Ecologistas en Acción de la localidad en relación este suceso que se produce desde hace 20 años en la localidad.

Mientras, sigue la instrucción en vía judicial abierta por el Grupo municipal Se Puede.

Siguen los vertidos de aguas fecales al río Guadarrama a través del Arroyo de la Vega, tras 20 años desde que se produjo la rotura de la depuradora de la urbanización El Bosque y la Universidad Europea de Madrid por las obras de ampliación de la carretera M-501.

Ecologistas en Acción y la Asociación de Vecinos (AVVO) denunciaron en 2017 esta «intolerable situación», según han recordado a Villaviciosadigital.es. La denuncia se registró en el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón, las Consejerías de Medioambiente y Transportes de la Comunidad de Madrid, el Fiscal de Móstoles, la Dirección del Parque Regional del Curso Medio del río Guadarrama (ya que los vertidos se producen en zona protegida por dicha figura), la Confederación Hidrográfica del Tajo, el Canal de Isabel II y Agencia Europea de Medio Ambiente.

Tres años después de su reclamación continúan los vertidos y ante las respuestas de todas esas administraciones Ecologistas (a las que ha tenido acceso Villaviciosadigital) cree que «se lavan las manos». El Canal de Isabel II les remitió el 29 de noviembre de 2018 a la construcción de una estación de bombeo de aguas residuales (EBAR), para lo que el 31 de enero de ese año firmó con el Consistorio una adenda a un convenio ya suscrito para construirla. Esa solución fue consecuencia de un acuerdo del Pleno de diciembre de 2015 en el que se aprobó por unanimidad una moción del grupo Se Puede para conectar el alcantarillado de la zona afectada con la estación de bombeo del Monte de la Villa y su posterior enlace con el colector que vierte a la depuradora municipal.

Sin embargo, a día de hoy nada se sabe del inicio de las obras de la EBAR y desde Ecologistas apuntan a que «aún no hay proyecto aprobado», pese a que la exedil de Urbanismo, María Ángeles Méndez, anunció en el Pleno del Ayuntamiento a finales de 2017 que calculaba que para el primer semestre de 2018 podían estar en ejecución. En octubre de ese año reconoció el retraso y explicó que ya se habían «realizado las canalizaciones» y el proyecto se había presentado al Canal «de forma que cuando emita el informe favorable comenzarán las obras cuya duración máxima se estima en seis meses. Por todo ello se puede afirmar que la solución está más cerca que nunca”, recalcó la exconcejala del PP. Es decir, que el Canal sigue sin dar trámite para su aprobación.

Tanto el Consistorio como los Ecologistas y la AVVO han recalcado que quien debe construir la EBAR es la Comunidad de Madrid, la administración responsable de la ejecución del desdoblamiento de la M-501, lo que provocó la rotura de la depuradora. Sin embargo, desde el Ejecutivo regional el 12 de diciembre de 2017 contestaron mediante un escrito firmado por el entonces consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán (PP), aludiendo a reuniones con el Ayuntamiento villaodonense y Canal de Isabel II y un acuerdo con la Junta de compensación del Monte de la Villa para que se hiciese cargo de las obras del colector, unos trabajos que en septiembre de 2018 no habían comenzado.

Por parte del Gobierno regional lo último de lo que hay noticias, es la respuesta que les dio en octubre de 2018 el exconsejero de Medio Ambiente, Carlos Izquierdo (PP). Este les dijo en una reunión que tomaba nota de la situación y les comunicó que se informaría de cómo estaba, según contaron los ecologistas. La esperanza de estos y de los vecinos era por aquel momento que las obras de la EBAR pudieran estar acabadas antes de las pasadas elecciones municipales de mayo.

Europa remite a España

Por su parte, desde la Dirección General de Medio Ambiente de la Unión Europea, en un escrito de 30 de enero de 2018 les comunicaron que no iban iniciar un «procedimiento de infracción» contra España. Alegaron en primer lugar que «son las autoridades nacionales,
administrativas y judiciales, las competentes en primera instancia de velar por el correcto
cumplimiento de la normativa comunitaria». En segundo lugar apuntaron a que «el objeto de su queja podría ser abordado de una mejor manera por parte de las autoridades administrativas y jurisdiccionales competentes en su Estado miembro, tal y como nos señala que ha realizado al denunciar recientemente los hechos ante la Fiscalía
de Medio Ambiente».

¿Y cuál ha sido la respuesta de la Fiscalía? El 14 de junio de 2018 les explicaron que como los hechos denunciados ya estaban siendo analizados por el Juzgado de Instrucción número 2 de Móstoles, remitía las actuaciones para unirlas a las diligencias previas.

Esta vía judicial por un posible delito continuado contra el medio ambiente, al haberse vertido al Arroyo de la Madre, incontroladamente, tres mil millones de litros de aguas fecales, se produjo por una querella criminal que presentó en marzo de 2018 el Grupo Se Puede. Está en fase de instrucción y están investigados (antes imputados) cinco exconcejales de distintos equipos de Gobierno del PP en el Consistorio de Villaviciosa de Odón, entre otras personas.

El portavoz de esa formación, Gumersindo Ruiz (ahora edil por Más Madrid Villaviciosa), ha explicado a Villaviciosadigital que sigue la instrucción por parte del juzgado mostoleño pero que, en base al informe del Seprona (Guardia Civil), las sanciones que la Confederación Hidrográfica del Tajo sigue imponiendo al Consistorio (estima que ya cerca de 500.000 euros) hay «indicios muy sólidos de ilícito penal».

El otro vertido

Ese no es el único vertido de aguas fecales en Villaviciosa de Odón. Hay que recordar que se producen desde hace 40 años (como reconoció en Pleno el actual edil del equipo de Gobierno, que lo ha sido también durante las anteriores tres legislaturas gobernadas por el PP, Joaquín Navarro), sobre todo en época de lluvias, como consecuencia de la falta de colector que recoja las aguas residuales El Castillo y Campodón, y que al desbordar acaban en El Forestal y en calles adyacentes «inundándolo de residuos y malos olores».

El Ayuntamiento aprobó en Pleno de noviembre de 2016 una propuesta de UPyD que contemplaba la construcción de ese colector. El Gobierno local anunció en ese momento a través de Navarro que habían encargado un proyecto para ejecutar esta actuación por fases y en cuanto a la financiación, apuntaron a que contemplaban varias alternativas.

A día de hoy la porquería sigue sin control. El actual equipo de Gobierno anunció hace unas semanas que va a sustituir tramos de tuberías para evitar vertidos en épocas de lluvias.

 

ARC

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí