«Tenemos que convertir las dificultades en oportunidades»

0
asteroide Dimorphos
Asteroide Dimorphos.

«En Villaviciosa empieza el invierno cuando la Soledad entra en la iglesia después de la procesión» Eso me comentaba un vecino el domingo pasado. 

Javier Romera
Javier Romera, párroco de Villaviciosa de Odón.

Tiene razón, ahora comenzamos un nuevo curso y vale la pena que lo hagamos con gratitud, alegría y esperanza. Las noticias y la expectativas no parecen muy halagüeñas. Hay una frase del papa emérito Benedicto XVI que nos puede ayudar «tenemos que convertir las dificultades en oportunidades» y también darnos cuenta de todas las cosas buenas que ocurren a nuestro alrededor y todavía más importante, las personas que están a nuestro lado. 

Gratitud por todo lo que se nos ha dado, este tiempo después de la pandemia es una oportunidad para las relaciones interpersonales. La pandemia ha acelerado los progresos de la era digital: mayor familiaridad con las nuevas tecnologías de la comunicación, teletrabajo etc…Pero también nos hemos dado cuenta de la importancia de estar juntos, poder dar un abrazo, sonreír, vernos. Necesitamos ver y estar físicamente con la familia, a los amigos, a los compañeros. Somos para los demás y nosotros para ellos.

Somos para los demás y nosotros para ellos

Poder estar juntos de nuevo supone una gran alegría. Ojalá no nos acostumbremos o caigamos en la rutina de los encuentros que cada día se nos ofrecen. Pensar en los demás, ser generosos con nuestro tiempo, nuestras cosas nos hace superar el egocentrismo que es lo que la mayor parte de las veces nos causa sufrimiento. Leyendo un libro de espiritualidad titulado ‘Amor y autoestima’ he descubierto más profundamente que la misericordia y la compasión con uno mismo y con los demás son el secreto de la felicidad.

la misericordia y la compasión con uno mismo y con los demás son el secreto de la felicidad

Por último, esperanza. Ante las guerras hoy abiertas, las dificultades económicas, familiares, enfermedades, sufrimientos la pérdida de valores. No nos podemos dejar abatir, como si no tuviéramos esperanza. Los creyentes sabemos que Dios, Padre misericordioso cuida de cada uno de nosotros, de toda la humanidad y que el bien al final triunfa sobre el mal. Las dificultades y pruebas de cada día nos muestran la Providencia divina y la capacidad humana para superarse cada día. Como ejemplo de ello, la iniciativa de la NASA para desviar el asteroide Dimorphos y evitar el choque con la Tierra, que nos llena de esperanza y agradecimiento. Es la primera misión de defensa planetaria. Confiamos en el éxito de la misión y nos ponemos en las manos Dios.

Javier Romera (Párroco iglesia Santiago Apóstol Villaviciosa de Odón)

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí