Revolcón del Puerta Bonita al Villaviciosa (4-1)

0

Los hombres que dirige Fernando López «Nano», cayeron por un contundente 4-1 en el que, posiblemente, sea su peor partido de la temporada. 

Derrota sin paliativos de un Villaviciosa irreconocible frente a un Puerta Bonita que consigue la segunda victoria en casa en los que va de temporada. El partido comenzó con muchas interrupciones, una de ellas sirvió para atender a Pope, quien sufrió un fuerte golpe y tuvo que abandonar el césped. Héctor salió por primera vez en lo que va de liga, en un encuentro que no fue el mejor para debutar.

En el minuto 11, Álex cabeceó al primer palo un córner botado por Rosales, lo que se convertiría en el primer tanto del partido y del Puerta Bonita. Los madrileños llevaron la iniciativa de juego ante un rival en el que sólo destacaron sus bandas, Cata y James. En una contra villaodonense, el colegiado pitó penalti a su favor por mano de Rosales dentro del área. Garci, que volvió a la titularidad, transformó la pena máxima y llevó el empate al marcador (min. 26).

El Villa se agazapó buscando alguna salida aislada ante el empuje local que dio sus frutos en el 36. El pichichi del grupo 7 de la Tercera División buscaba el hueco en una defensa visitante muy atrasada y lo consiguió dejando un pase que aprovechó José Luis para batir picando la pelota al meta Héctor (2-1). El propio José Luis regaló el tercero a Álex, tras una asistencia de saque de falta, que aprovechó el delantero para batir el portero de disparo cruzado (3-1).

Los de López a penas crearon una ocasión, gracias a Moreno, y fue más demérito de la zaga carabanchelera que otra cosa.

Defensa de tres

Tras el descanso, «Nano» puso en liza una defensa de tres para intentar acortar diferencias, ya que en los minutos iniciales todo seguía igual. Ese cambio provocó que la iniciativa de juego fuera del Villa, lo que asumió a la perfección el Puerta Bonita, esperando una contra para matar el partido. Eso sucedió en el 76, después de una magistral falta lanzada por Dani Martínez, que repelió el larguero y que aprovechó el más listo; el debutante Jorge González, para rematar de cabeza a la red (4-1).

Mario pudo anotar el segundo para los visitantes, si no llega a ser por una espléndida parada del portero madrileño, Sierra. Con esa ocasión, prácticamente se cerró un choque que otra vez siembra de dudas al Villa, decimocuarto de la tabla con 17, a sólo dos del descenso.

 

Redacción

Foto: archivo

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí