Reclaman una normativa específica en prevención de riesgos laborales para autónomos

0

Trabajadores autonomos en Villaviciosa de Odon

Los trastornos musculoesqueléticos (TME) se encuentran entre los problemas más importantes de salud en el trabajo, tanto en los países desarrollados como en los en vías de desarrollo. La Asociación de Trabajadores Autónomos de la Comunidad de Madrid (ATA) reclama una normativa de prevención de riesgos laborales para los autónomos.

ATA, junto con el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo (IRSST) de la Comunidad de Madrid, ha realizado un  “Programa integral de acción  para el control y prevención de los trastornos musculoesqueléticos”

Estas dolencias están relacionados con el trabajo y son daños en estructuras corporales como los músculos, las articulaciones, los tendones, los ligamentos, los nervios, los huesos y el sistema de circulación sanguínea localizado. En Europa constituyen el problema de origen laboral más frecuente, afectan a la calidad de vida de la mayoría de las personas durante toda su vida, y su coste anual es grande.

Para esta asociación se debe aplicar una estrategia integrada, que considere no sólo la prevención de estos trastornos, sino también el mantenimiento, la rehabilitación y la reincorporación de los trabajadores que ya lo sufren. El programa se ha desarrollado a través de asesoramientos a trabajadores autónomos en micropymes de hasta 10 trabajadores en materia ergonómica, distribuidas de forma proporcional en cada uno de los sectores seleccionados (transportes, construcción y reparación de vehículos).

Sin formación

El estudio revela que 94 por ciento de los autónomos asesorados recurre a un servicio de prevención ajeno, un 4% asume personalmente la actividad preventiva y por último un 2% opta por designar a uno o varios trabajadores. Referente a si se tenía algún tipo de formación en materia preventiva, en su inmensa mayoría no poseen ninguna formación, un 71% así lo constata. Por lo cual casi 3 de cada 10 autónomos encuestados sí la tiene.

En cuanto a las prácticas preventivas, el análisis muestra que el 58% de los autónomos asesorados no dispone de información sobre los riesgos ergonómicos a los cuales está expuesto en su lugar de trabajo, casi 8 de cada 10 autónomos, el (79%) no tienen cubiertas las contingencias por incapacidad temporal de carácter profesional y siete de cada diez autónomos (76%), no se realizan periódicamente reconocimientos médicos de carácter laboral.

Los autónomos padecen molestias musculoesqueléticas durante la jornada laboral: el 55% manifiesta tener molestias en la zona baja de la espalda, “muchas veces” y un  30% “siempre”; el 45% en la zona alta de la espalda “siempre” y un 30% “muchas veces”; el 20% expresa tener molestias en manos, muñecas, dedos, “muchas veces”, y el 55% de los asesorados, las padece en la nuca y cuello “siempre”. Estos problemas no desaparecen al finalizar la jornada laboral y continúan fuera.

Elena Melgar, Presidenta de ATA-Madrid
Elena Melgar, presidenta de ATA-Madrid.

Desde la Asociación de Trabajadores Autónomos dela Comundad de Madrid consideran que “ante la falta de consideración de los autónomos en la normativa preventiva, el nulo nombramiento en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la escueta dedicación de un solo artículo en la Ley del Estatuto del Trabajo Autónomo, lo que necesita y requiere el conjunto de trabajadores autónomos es una normativa específica en materia de prevención de riesgos laborales”, señala su presidenta Elena Melgar.

La finalidad de los estudios como el realizado es que se cree una cultura de la prevención entre los autónomos y que la Administración se involucre en esa tarea.

 

Redacción.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí