¿Qué sabemos acerca de la fibromialgia?

1

FibromialgiaEl pasado 12 de mayo se ha celebrado el Día Internacional de la Fibromialgia, enfermedad de la que aún no se conocen sus causas, donde no existe una causa orgánica que justifique tanto dolor y fatiga crónica como manifiestan sentir las mujeres que la padecen. Y digo mujeres, porque en la gran mayoría de los casos son ellas las afectadas, siendo muy bajo el porcentaje de hombres portadores de este diagnóstico.

Se calcula que en España hay aproximadamente un millón de pacientes diagnosticadas de fibromialgia. Numerosas investigaciones científicas se han llevado a cabo para tratar de dilucidar una teoría de la causalidad del dolor crónico, sin que hasta el momento actual se haya arribado a definir alguna o algunas causas que expliquen el surgimiento de la enfermedad.

Con el gran avance tecnológico que hace posible que nuestro cuerpo pueda ser fotografiado, escaneado, estudiado hasta límites insospechables, sin embargo, no existe teoría médica que plantee un tratamiento eficaz para esta dolencia.

“Y nos encontramos con numerosas mujeres que deambulan por los centros médicos, en algunas ocasiones son tildadas de locas”

Autoescuela Triumph

Si consideramos a nuestro cuerpo como un conjunto de células, reacciones químicas y explicamos sus alteraciones a partir de una concepción biologicista y no tenemos en cuenta que estamos atravesados por las emociones, pensamientos, palabras, que nos inciden anímicamente, los tratamientos que se emprenden para paliar la enfermedad nos conducen a un callejón sin salida.

Las palabras pueden ser portadoras de emociones agradables, nos pueden herir, hacer daño, causar alegría, rabia, angustia, en fin, un sinfín de emociones que se experimentan directamente sobre nuestro cuerpo. Por eso decimos que “el cuerpo habla”, cuando no podemos poner en palabras aquello que nos está perturbando, que nos provoca malestar, que nos causa dolor, situaciones en la vida que no somos capaces de tramitar; muchas veces nuestro cuerpo enferma.

Evitando el dolor psíquico, éste se convierte en dolor físico. Se trataría de facilitar que las pacientes hagan un recorrido por aquellas situaciones de su vida que las han marcado, traumatizado, para así poder salir de ese dolor petrificante que no les permite vivir de la buena manera.

Es muy difícil vivir con dolor, dolor que en muchos casos se torna invalidante, las mujeres manifiestan sentir un intenso dolor en todo el cuerpo. Sabemos que el dolor no es medible, que tiene que ver con la subjetividad de cada uno.

Y nos encontramos con numerosas mujeres que deambulan por los centros médicos, en algunas ocasiones son tildadas de locas, son pocos los sanitarios que las acogen, comprenden y escuchan su sufrimiento.

“No debemos aplicar un protocolo que las uniforme a todas por igual, porque cada persona es singular”

Ha ocurrido ya que los reumatólogos declinan atenderlas por no contar con un tratamiento eficaz. En algunos casos, las medicinas recetadas suponen un alivio y en otros no demuestran eficacia alguna. Hay una total falta de humanidad en relación a esta enfermedad.

Desde mi experiencia clínica, he detectado que en muchos casos se trata de una relación mortificante con la pareja, o con los padres, o con situaciones donde la persona ha estado expuesta a vivencias muy difíciles de asimilar y superar.

No debemos aplicar un protocolo que las uniforme a todas por igual, porque cada persona es singular y tiene una experiencia de vida particular y única.

Sería interesante que en los centros de salud o zonas donde haya más incidencia de casos de fibromialgia se constituyeran unidades específicas para  el tratamiento del dolor, y de este modo poder acoger a estas pacientes que de momento están a la deriva.

Pienso que es más útil y productivo comenzar a tomar medidas y no quedarnos tan sólo en conmemorar días de celebración internacionales, no sólo en el caso que nos ocupa, sino también en muchos otros, como el Día Internacional del Suicidio, por poner un ejemplo. Considero que es importante recordar a numerosos colectivos afectados de distintas dolencias, pero no nos quedemos en lo formal y pasemos a la acción.

 

Mirta García Iglesias

(Psicóloga clínica-Psicoanalista. Socia fundadora Asociación Vínculo)

 

 

 

1 Comentario

  1. Ya lo comenté anteriormente, esta enfermedad forma parte de las numerosas dolencias que se presentan en el ser humano y tienen su origen o se agravan por los campos electromagnéticos que nos invaden a diario. A veces conscientemente, a veces inconscientemente. Pero es cierto que lo sufrimos porque somos incapaces de alejarnos de ellos.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí