«Perla», la escapista de Villaviciosa de Odón, ya tiene compañero: el pachorrón «Tristan»

0

Perla y Tristan perrros adoptados en Villaviciosa de Odon

Una de las perras con más ansias de libertad de Villaviciosa, Perla (a la dcha. de la imagen), disfruta desde hace unos meses de Tristan, un cachorro de mastín al que adoptó esta familia apasionada por la adopción: Ana Sánchez y sus hijas mellizas Andrea y Nagore Montero.

Si quieres patrocinar con tu empresa o negocio nuestra sección de mascotas, escríbenos a publicidad@villaviciosadigital.es

Autoescuela Triumph

Respiran amor a los animales por los cuatro costados. Ana, Nagore y Andrea no son personas sin estar rodeadas de perros o gatos. Siempre han convivido con ellos pese al dolor que han padecido con la muerte de muchos de sus compañeros perrunos o gatunos.

Ahora disfrutan de Tristan, un nuevo integrante en su manada, que está liderada por Perla, una de las mayores escapistas de la localidad madrileña.

Este “pequeño” mastín, encontrado abandonado hace unos meses en un pueblo de Extremadura, ha salido adelante gracias al amor de Ana y sus hijas, y ahora vive feliz como un habitante perruno villaodonense más. Esta es su historia.

¿Habéis tenido antes otros perros?

Ana: Sí, he tenido perros desde que soy bebé. Mis padres tenían una finca y ahí tuvimos perros de caza, setter irlandés, pastor alemán, de todo; hasta una oveja, conejos, pollos. (risas)

¿Cómo llegó Perla?

A: Acabábamos de sacrificar a un perro que se llamaba Kinter, aunque antes teníamos a Ciro, cuando llegamos a vivir a El Bosque, pero tuvo una enfermedad de hígado. Era un perro buenísimo y cuidaba mucho de mis hijas cuando nacieron. No dejaba pasar a nadie.

Con la muerte de Kinter no queríamos más, pero mis hijas insistieron y fuimos a por Perla a un picadero de caballos en Madrid, que era de un amigo nuestro.

Andrea: Mi madre escogió a Perla porque era de las más tranquilitas.

A: Lo que más me llamó la atención fue que era una cachorra blanca preciosa, que se destacaba de todos los demás que eran atigrados.

Yo no quería coger otro porque lo pasé muy mal con la muerte de Kinter y quería una temporada de tranquilidad y no sufrir porque se muriera mi mascota, un miembro más de mi familia, pero no fui firme y no las llevamos hace 13 años, tenía cuatro meses.

«Perla trató a un gato como a un hijo»

Perla perrita Villaviciosa de Odon
«Perla».

¿Qué tal fue la llegada a casa?

A: Vomitó en el coche; estaba salvaje por estar en un picadero.

And: Cuando la sacaban tenía miedo.

A: Trato de que aprendan a hacer pis y sus necesidades fuera de casa, no en la acera, sino en el campo. Estaba salvaje, pero era muy cariñosa.

¿Cómo es de carácter?

And: Siempre ladraba a los gatos, pero una vez nos encontramos a uno y lo adoptamos; Perla lo trató como a un hijo,  fue a limpiarle la cara.

A pesar de ser cachorra era muy obediente.

¿Por qué la pusisteis Perla?

A: Lo tenía ya puesto y se lo dejamos, porque como tiene ese color de pelo, aunque yo la llamo “mi lobito”.

¿Qué tal se lleva con otros perros?

A: Muy bien. Adoptamos a otro perro que vimos abandonado. Bueno, en realidad es que es una perra escapista. Hace agujeros debajo de la valla, y antes se las saltaba. Es una mezcla de serpiente con caballo.

«La llegaron a ver en Boadilla del Monte y en el pueblo»

La primera vez que se escapó sería un susto tremendo ¿no?

A: Estuvimos todos llorando. Pusimos carteles y preguntando a la gente, imagínate; apareció ella sola.

Incluso tapábamos los agujeros que hacía por debajo de la valla con troncos, telas, etc, pero lo quitaba todo.

Ha sido libre, toda la urbanización la conoce. Se ha escapado todos los días, pero nunca ha habido accidentes ni cosas raras.

Alguna vez algún vecino me dijo que la había visto en el pueblo, y claro, yo pensaba que menudo lío nos iba a meter. Se juntaba con cuatro o cinco perros con los que hacía manada y se paseaban por todo el Bosque, se iban al Sotillo, volvía hecha una mierda de sucia. Intentábamos por todos los medios que no se escapara, pero no había forma. La llegaron a ver en Boadilla del Monte y en el pueblo paseando (Villaviciosa de Odón).

¿Cuándo ha sido la última vez que se ha escapado?

A: Hace cuatro meses. Cuando trajimos a Tristan no queríamos que ella le enseñara a escaparse. A pesar de tener 13 años, es una perra que sigue con ese instinto, por eso hemos blindado la parcela, pero ocurre que ella al estar Tristan ya está entretenida, tiene un compañero y juega con él.

¿Qué hacéis en vacaciones?

A: Nos la llevamos a todos los sitios. Teníamos una furgoneta e íbamos con las gemelas, el perro y las maletas. Viajamos a todas partes, hasta Ibiza; la metimos en el ferry y allí estuvimos. La perra se portó muy bien.

And: Cuando llegaban las vacaciones, buscábamos apartamentos o campings que nos la dejaran llevar.

Extemeño Tristan

Mastin Villaviciosa de Odon
«Tristan»

¿Por qué cogisteis a Tristan?

And: Su llegada fue un poco caótica porque llevábamos varios años sin coger perro joven, con Perla, que de repente te encuentras que se te olvide educar a un cachorro, y a mí al principio me estresaba un poco porque lo mordía todo.

Nagore: Lo trajeron mis suegros que estaban en un pueblo de Extremadura y lo vieron abandonado y con mala salud, así que se lo llevaron a Alcalá de Henares. Allí le dábamos suero pero lo vomitaba todo, no tenía fuerzas ni para sentarse. No pesaba nada, y lo llevamos a la perrera para que lo cuidasen, de hecho, la veterinaria pensaba que no iba a salir con vida, aunque al final, poco a poco, le sacaron adelante y le recogimos a los 15 días. Se lo regalé a mi madre a la que convencimos entre las dos hermanas.

¿Ahora qué tal come?

N: bien pero tenemos que darle comida muy nutritiva. Ha crecido una barbaridad en poco tiempo.

A: Le damos pienso, y a veces mendrugos de pan.

N: Y mi madre a veces le da comida de humanos: queso, jamón (risas).

¿Con qué tiempo llegó?

A: Con cinco meses, estaba esquelético por desnutrición.

«Queremos decir a la gente adopte animales, que no compre perros»

¿Por qué le llamáis Tristan?

N: Fue mi suegra, que como tiene la cara triste, le puso Tristan, y mi madre coincidió.

¿Cómo reaccionó Perla?

A: Muy bien, sobre todo porque es macho, porque cuando ve a una perra se pone a la defensiva.

¿Cómo son los paseos con los dos?

A: Les sacamos a los dos y poco a poco Tristan se ha hecho con él. Van juntos, les he enseñado a que no tiren. Y Tristan ya casi no muerde la correa.

N: A Tristan le encanta ir a ver a otros perros, y como aquí en El Bosque todo el mundo tiene, pues cuando ve uno nuevo se acerca a la casa a conocerlo. Es muy cariñoso y agradecido.

¿Qué es lo mejor de Perla y de Tristan?

And: Se complementan bien; una es más tranquila y el otro más juguetón.

N: Perla es muy leal, siempre vuelve; es muy protectora. Tristan es muy terco y también patoso, me hace mucha gracia, y muy vago.

Siempre apostáis por perros abandonados, ¿verdad?

A: Nunca hemos comprado, apostamos por perros que se adopten porque son muy agradecidos. Nos da igual que sean mestizos o de raza, pero que se adopten, así das un hogar a quien está solo.

Queremos decir a la gente que adopten animales, que no compren perros. Hay muchos que están ansiosos de tener una familia y vivir dignamente.

 

IRC (@IsraelRCanora)

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí