Padres tóxicos, un mal en el deporte infantil y juvenil

0

Fundación Brafa y SportMagister lanzan la campaña #NoSeasHooligan para erradicar este tipo de comportamientos en el inicio de una nueva temporada deportiva.

Hace apenas unas semanas han regresado las actividades extraescolares de niños y jóvenes, y el fútbol sigue siendo la más elegida por delante del baloncesto y golf (segunda y tercera en el ranking). El año pasado el número de federados en España superó los 900.000, 118.000 en la Comunidad de Madrid, según datos de la Real Federación Española. Una cifra que dice mucho de lo que significa el balompié en nuestro país.

El fútbol base sigue estando en el punto de mira de todos, para lo bueno y lo malo, ya que es una herramienta educativa y psicológica para los niños y niñas que lo practican. De ahí el importante papel que también desempeñan los padres, que deben contribuir con los entrenadores a esa formación integral a través del deporte.

Por este motivo, la Fundación Brafa decidió lanzar una campaña para educar precisamente a los progenitores. Se llama #NoSeasHooligan y ya comprende nueve vídeos, con temáticas que van de las agresiones e insultos que reciben los jóvenes árbitros pasando por las figuras del padre entrenador y el padre hooligan, que a menudo coinciden en una sola.

Los vídeos pretenden «invitar a todos los padres y madres a que reflexionen sobre cómo queremos que sea el deporte de base y los valores que debe enseñar a los jóvenes» según esta fundación catalana.

El propósito no es que los padres se realicen a través de sus hijos, ni siquiera ganar, sino  que el deporte sirva como herramienta para educar en valores como “el respeto, el compañerismo, el esfuerzo y la generosidad”. Aprender, en definitiva, el concepto del juego limpio ‘fair play’ que debería ser el pilar del deporte.

Efecto nocivo sobre su desarrollo

Campañas como la de Bafta pretenden dar visibilidad a un problema muy extendido en el deportes base, y en especial en el fútbol. Los psicólogos coinciden en el efecto nocivo que pueden provocar los comportamientos poco ejemplares de los padres en sus hijos.

Así, según el portal Psicología y Mente, la implicación de que los padres y madres puedan dedicar a sus hijos e hijas debe contribuir a su buen funcionamiento psicológico y mental, convirtiendo el deporte en un lazo en común que proponga nuevas metas y aficiones conjuntas, que respete su autonomía y que consiga progresivamente su desarrollo integral a través de una unión paterno filiar estable y duradera.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí