Paco y Úrsula, líderes de una familia-manada perfecta

0

Esta pareja de Villaviciosa convive con René, una hembra de bulldog francés, que fue la primera en llegar, junto con Mateo, un macho de la misma raza que llegó un año después. Hace tres años tuvieron a su hijo Nico y ahora han completado el círculo con Vera, su niña de apenas un año de vida.

¿Desde cuándo tenéis a los perros?

René, la hembra, es la mayor y tiene ocho años y Mateo siete. Paco me la regaló por mi cumpleaños y como es una raza a la que no le gusta estar sola y por trabajo pasaba mucho tiempo sin compañía, decidimos comprar a Mateo. Además, los dos habíamos tenido antes perro y teníamos claro que queríamos tener uno propio.

¿Cómo es René?

Es una superviviente. No sabíamos que era una raza con la que se traficaba. Cuando llegó a casa todavía no estaba tan de moda como ahora y Paco buscó algún criador porque no había muchos; la compró en Sevilla y resulta que lo hizo a un traficante de animales y este les traía de los países del Este en camiones, en unas condiciones lamentables.

René estaba medio muerta cuando vino, nos dijeron que tenía tres meses pero la veterinaria nos confirmó que apenas tenía unas semanas de vida y muchos problemas de salud. Incluso nos adelantaron que no saldría adelante. Sin embargo, conseguimos que saliera, la dimos jeringuillas de Actimel y salió adelante. No sabemos cómo pero sobrevivió (risas).

Es más independiente que Mateo, va más a su aire. Sin duda, la jefa es ella.

¿Y Mateo?

Llegó en otras condiciones. Nos informamos mejor, buscamos un criador nacional y responsable. A pesar de que es grandón, es muy mimoso y más osito que ella. Enseguida hizo piña con René, sin ella le daría algo.

¿Por qué os decantasteis por los Bulldog francés?

Por el tamaño, es ideal para una casa; por el carácter vimos que eran muy buenos para los niños porque, aunque en ese momento no teníamos, era un plan de futuro y buscamos una raza que fuera compatible con ellos.

Hace tres años tenéis a Nico, vuestro primer hijo, ¿es incompatible tener perro con tener hijos?

No sabíamos la realidad cómo era. Cuando no tienes hijos, los perros forman una parte importante de tu ocio, tienes mucho tiempo libre y les sacas a pasear, les dedicas muchos ratos. Luego la realidad es que cuando llegan los bebés no les puedes dedicar tanto tiempo a los perros; pasan un poco a un segundo plano. Eso hace que te sientas un poco culpable pero, en general, está bien.

Los niños disfrutan mucho de los perros y estos de los niños porque juegan con ellos, sobre todo cuando van siendo más mayores.

¿Seguisteis algunas pautas para que los perros se adaptasen a los niños?

Sí, nos aconsejaron darles a oler los pañales que utilizaban cuando eran bebés en el hospital para que supieran lo que llegaba, luego poco a poco les vas dejando que se acerquen y les huelan. Así se van adaptando a ellos. Ya con Vera estaban acostumbrados.

¿Qué tal aceptaron René y Mateo a Nico y Vera?

De maneras diferentes. René más a su aire, no les hizo demasiado caso. La veterinaria nos lo dijo, que al ser hembra lo iba a pasar peor aunque  pensábamos que iba a ser al revés pero no; no les consideraba de la manada.

Mateo al principio tuvo celos y empezó a marcar la casa otra vez, pero ahora parece que la situación se normaliza y mejor, muy bien, todo el día encima, muy cariñoso, muy pendiente de los niños.

¿Qué es lo mejor de compartir vuestra vida y la de vuestros hijos con René y Mateo?

El aprender a exteriorizar el cariño, a cuidarlos. Los niños aprenden valores sobre cómo cuidar animales, respetarlos, demostrar sentimientos. Además, de aprender la responsabilidad que supone; Nico cuando les saca recoge los excrementos con la bolsa, nos ayuda a bañarlos, etc.

¿Y lo menos bueno?

(Paco): Da mucho trabajo, pero lo peor es no poder dar a los perros lo que les dabas antes, el dedicarles tiempo.

Hay personas que hablan de que los perros pueden transmitir enfermedades a los niños. ¿Qué pensáis?

Hay estudios que demuestran que los niños que tienen animales en casa son más sociables, más cariñosos y les ayuda a su sistema inmunológico. Creo que los perros lo único que les aportan a los niños son beneficios.

(Paco): Nosotros convivimos perfectamente, procuramos tener más cuidado en la higiene, sobre todo cuando los perros vienen de la calle, pero el resto del día la convivencia es perfecta.

¿Qué diríais a la gente que tiene niños pequeños y se plantean tener un perro?

Es importante que los niños tengan ya una edad en la que puedan hacerse responsables de los perros, que sean conscientes de los cuidados que requiere el animal. Nosotros con la edad de nuestros hijos es un trabajo añadido y es cansado; terminas de trabajar y llegas cansado a casa y encima tienes que sacar a los perros, pero si el niño es más mayor y forma parte del cuidado y educación del perro, les aporta muchas cosas beneficiosas.

 

Texto e imágenes: IARC.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí