Ojo a las ofertas en unas rebajas donde los comercios eligen el periodo

0

Rebajas

La Dirección General de Consumo ha publicado en su página web una serie de recomendaciones para alertar a los consumidores durante las compras realizadas en período de rebajas,  entre las que se recuerda que los productos vendidos deben tener la misma calidad y contener la misma información que los productos ofertados durante otras épocas del año.

Consumo recuerda que no deben venderse como rebajas artículos deteriorados o adquiridos para ser vendidos a un precio inferior al ordinario. Además, destaca que en las etiquetas de los productos ofertados debe figurar el doble precio, es decir, el precio rebajado o el porcentaje de rebaja que se ofrece, junto a precio anterior. La comparativa debe reflejarse tanto en las etiquetas de los productos como en las de los escaparates.

Autoescuela Triumph

Si las ofertas no afectan a la totalidad de los productos comercializados, los artículos rebajados tienen que estar debidamente identificados y diferenciados del resto.
Respecto a la forma de pago en periodo de rebajas, ésta debe ser la misma que el resto del año, a no ser que el vendedor especifique lo contrario en un cartel bien visible. En caso de contradicciones en la información facilitada al público, por ejemplo, que el cartel diga una cosa y el tique otra, prevalece la opción más favorable al consumidor.

Misma garantía

La Dirección General de Consumo recuerda que la normativa vigente dice que los productos en rebajas tienen también una garantía de dos años. Asimismo, es necesario tener en cuenta que no es obligatorio que el comerciante cambie un artículo o reembolse el dinero del producto salvo defecto de origen. La posibilidad del cambio o devolución se entiende como una atención comercial y sólo se realizará si así lo anuncia el comercio.

Petuluku, tienda de animalesSolamente en el caso de venta a distancia de productos hay siete días para devolverlo si así lo desea el consumidor. Consumo recomienda exigir y guardar los tiques y las facturas de los artículos adquiridos por si fuera necesario realizar algún tipo de reclamación o cambio, además de no aceptar saldos ofrecidos como rebajas, ya que los primeros son productos cuyo valor en el mercado ha disminuido por encontrarse defectuosos o deteriorados, mientras que los productos rebajados deben poseer la misma calidad que en tiempos comerciales ordinarios.
Por último cabe recordar que desde este año y debido al cambio de normativa, el comerciante puede decidir libremente los periodos estacionales y la duración de los tiempos en que se pueden celebrar las ventas en rebajas. Estas pueden afectar a menos de la mitad de los productos ofrecidos y los establecimientos comerciales pueden vender saldos que no hayan sido puestos a la vendidos con anterioridad.

 

Redacción

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí