Móstoles contará con un piso de acogida a migrantes solicitantes de asilo

0

MóstolesForma parte del proyecto ‘Acoger es amar’ de la Diócesis de Getafe.

El piso de acogida temporal para personas migrantes y solicitantes de asilo que se encuentran sin amparo y sin recursos en España se inaugura este jueves 19 de enero, a las 18.00 horas en Móstoles.

Esta solución de acogida forma parte del proyecto ‘Acoger es Amar’ que la Delegación de Migraciones puso en marcha en enero del año pasado.

El acto, que será presidido por el obispo de Getafe, Ginés García Beltrán, contará también con la presencia del vicario episcopal para la Pastoral Caritativa y la Acción Social, Aurelio Carrasquilla; el delegado de Migraciones, Fernando Redondo; el arcipreste de Móstoles, Fernando Gallego; el párroco de Nuestra Señora de la Asunción, Pablo de Haro y varios miembros del equipo que se ocuparán del seguimiento y acompañamiento de las familias.

Según Redondo, se trata, de “aliviar la situación de precariedad y hacinamiento en la que viven muchas personas y familias migradas presentes en diferentes municipios de la Diócesis de Getafe, estableciendo una red de alojamiento temporal”.

Tres habitaciones

El piso, donado a la Diócesis con el propósito de atender a estas familias, posee tres habitaciones que proporcionarán alojamiento, de entre seis meses a un año prorrogable, a una madre procedente de Costa de Marfil con una niña pequeña a su cargo y en un futuro próximo a otra familia peruana.

El objetivo es proporcionar alojamiento y cubrir las necesidades básicas –agua, luz, gas, etc- de estas personas valorándose la asistencia alimenticia en colaboración con Cáritas parroquial en los casos que sea necesario, con vistas a lograr su independencia económica y su integración social.

Se les acompañará y dará asesoramiento, información, visitas periódicas de la trabajadora social, ayuda en la tramitación de documentación y búsqueda de empleo, entre otros servicios.

Según señala Redondo, “el ejercicio de la caridad, en este caso en relación a las personas que vienen hasta nosotros pidiendo refugio, es un compromiso de toda la comunidad diocesana”.

Los fieles diocesanos –laicos, sacerdotes y consagrados- pueden participar en este proyecto de distintas maneras: compartiendo o cediendo una vivienda, colaborando económicamente en su sostenimiento u ofreciéndose como voluntarios para ayudar, previa formación a cargo de la Delegación de Migraciones.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí