Más del 70 por ciento de los autónomos se plantea cerrar o reducir plantilla en caso de un nuevo confinamiento

0

Según los datos de un estudio de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA). El 56,95% han visto reducida su facturación, comparado con el año pasado en un 60% o más.

El quinto barómetro de ATA, realizado entre el 14 y 15 de agosto a 1.465 personas sobre la previsión que tienen respecto a sus negocios, refleja el pesimismo entre los trabajadores por cuenta propia. El dato destacado es que más del 70% de los autónomos se plantea cerrar o reducir plantilla en caso de un nuevo confinamiento. Exactamente un 72% han respondido que tendrían serias dificultades para mantener su actividad. Según esta asociación, significaría el cierre definitivo de su negocio para el 20,1%, cuatro puntos más de los que consideraban esta opción en el anterior estudio. El 35,4% considera que es posible que significara el cierre definitivo de su negocio o que al menos tendría que reducir el tamaño de su empresa para poder continuar (16,4%).

“Estamos en una situación de emergencia, donde lanzamos un SOS al Gobierno. Es necesario implementar medidas ya que salven actividades de autónomos, sus empresas y los empleos que generan”, ha asegurado Lorenzo Amor, presidente de ATA. “Cada día que pasa se va deteriorando más la economía de la mayoría de los autónomos», añade y recalca que “volvemos a estar en una situación extraordinaria que necesita de medidas extraordinarias”.

En cuanto a la situación de los negocios en la actualidad, 8 de cada 10 autónomos (el 79,5%) aseguran que la facturación se ha visto reducida respecto a la del año anterior. Uno de cada diez asegura que se ha mantenido y un 4,7% considera que incluso ha aumentado. El 56,95% la han visto reducida, comparado con el año pasado en un 60% o más. Para tres de cada cuatro 74,24% su facturación ha caído en un 40% o más.

A esto se suma el hecho de que muchos de ellos sufran morosidad; concretamente el 30 por ciento.

Ayudas

En cuanto a las ayudas del Gobierno, que prolongó el pasado 26 de junio hasta el 30 de septiembre por el que los más de 1.500.000 autónomos que se habían beneficiado de la prestación extraordinaria por cese de actividad se les concedía de forma automática la exoneración del 100% de la cuota de seguridad social en julio, del 50% en agosto y del 25% en septiembre y se ofrecía también a aquellos autónomos que mantuvieran una caída en su actividad del 75% en esos meses poder solicitar la prestación por cese de actividad ordinario pero compatible con la actividad hasta el 30 de septiembre y se habilitaba una ayuda para los autónomos de temporada, «el contexto en el que se negociaron estas medidas ha cambiado drásticamente». ATA apunta a que en ese marco más del 90% había reiniciado su actividad tras la finalización del estado de alarma pensando en que la pandemia se controlaría pero lejos de esto, ha aumentado los rebrotes y algunos sectores como el del ocio nocturno se han visto obligados a cerrar.

Además, consideran que ha fracasado la prestación de cese de actividad desde el 1 de julio, ya que solo un 5% la solicita y apenas a un 4% se le concede. A lo que se suma la dificultad para mantener las contrataciones; la mitad de los que tienen trabajadores ha solicitado ERTE y uno de cada cuatro mantiene el 100% de su plantilla.

“Si la primera oleada de la pandemia, se saldó con un millón de empleos menos, de los cuales 135 mil estaban bajo el paraguas de los autónomos, esta segunda oleada, sin duda, llevará a muchos autónomos al cierre y, a los que son empleadores, a tener que reducir plantilla, como ya se observaba en junio en los datos de autónomos propiamente dichos de Seguridad Social«. 

Medidas

En este contexto, han recordado «la importancia» de que el Gobierno ponga en marcha 10 medidas, que consideran que deben adoptarse «de forma inmediata”: prórroga de los ERTES hasta el 1 de abril de 2021, así como la prestación de cese de actividad ordinario “especial” (compatible con la actividad) hasta el 1 de abril de 2021; restablecer la extraordinaria para todos los no beneficiarios de la ordinaria que se vean afectados por restricciones a su actividad debido a los rebrotes; establecer una reducción de la cotización en la cuota de aquellos con una caída igual o superior al 50% en el tercer trimestre 2020 con respecto al mismo trimestre de 2019 hasta el 1 de abril de 2021; extender las líneas ICO de liquidez hasta el 1 de abril de 2021 y prolongar el periodo de carencia hasta 24 meses.

En cuanto a impuestos, en el caso del IVA, piden una reducción temporal de hasta el 50% del tipo en hostelería, turismo, cultura, peluquería y gimnasios; prorrogar los aplazamientos de automáticos de todos los tributos hasta el 1 de abril de 2021; deducción Fiscal a los autónomos en el IRPF y empresas en impuestos de sociedades que hayan mantenido el nivel de empleo en 2020; prórroga de los límites de módulos hasta 2022 y mantener la posibilidad temporal de renuncia a ellos durante 2021 y por último, la creación de una red de mentores empresarial para la prevención de quiebra y la reorientación de los negocios de autónomos mediante su digitalización y capacitación en dicho entorno.

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí