«Mariola» Mesa, «Asun» Abella y Sandra Aguilar, tres mujeres con agallas para levantar negocios y llevar una familia

0

Sin 1título

Villaviciosadigital homenajea a las féminas para conmemorar el Día Internacional de la Mujer, acercándonos a tres historias de mujeres emprendedoras y madres de familia.

El papel de la mujer y su implicación en el mundo laboral ha ido permutando a lo largo de la historia. Durante la I Guerra Mundial (1914-1918) y ante la falta de mano de obra masculina que estuvo destinada en su gran mayoría al combate bélico europeo, muchas féminas fueron llamadas a asumir trabajos y responsabilidades que nunca se habrían imaginado desarrollar. Ese fue quizá el punto de inflexión con el que comenzó a tener mayor preponderancia, aunque el recorrido para alcanzar la igualdad sigue siendo largo.

Autoescuela Triumph

En la actualidad España está inmersa en un complicado momento que incita a muchos núcleos familiares a capear la crisis creando nuevos negocios y en muchos de ellos las mujeres las pioneras.

Emprenden más que los hombres y así lo demuestra un estudio realizado por la Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA). Sólo en los últimos ocho años el número de autónomas ha crecido en un 11,3 por ciento frente al descenso de un 2,42% de los varones.

Ejemplo de ese incremento emprendedor son las villaodonenses «Mariola» Mesa (cafetería La Parada), «Asun» Abella (confitería Bee Happy) y Sandra Aguilar (Yoyobloke Studio Gallery), con quien ha hablado Villaviciosadigital.

Mariola Mesa, 45 años, madre de dos hijos y copropietaria de la churrería ‘La parada’ desde hace 25 años. Con las tablas que le da su experiencia y cercanía de cara al público, cuenta que su marido trabaja con ella y considera que este hecho es todo «un subidón» porque ayuda a que su motivación y ganas por levantarse cada mañana y acudir al trabajo no decaigan.

Es veterana en el negocio del sector hostelero y desde la voz de su experiencia, es consciente que abrir y que resulte próspero es a día de hoy todo un reto. Además, añade que para que una empresa funcione es necesario disponer de un buen grado de formación, ganas de «currar» y ofrecer al cliente un trato extraordinario, ya que asegura que «entra sola, pero también se va sola, ya bien sea por un mal gesto, una impuntualidad al abrir, o cualquier otra causa por pequeña que sea».

«Yo tengo mi casa recogida, pero lo que tengo claro es que primero es mi trabajo, mis hijos y mi familia. Si los tengo bien a ellos, y además la casa, pues mucho mejor»

Todos los miembros de su casa ayudan en las labores familiares. Tiene una niña de seis años y un niño de ocho, son pequeños, pero según cuenta Mariola «ellos también ponen de su parte» al igual que su marido. «Yo tengo mi casa recogida, pero lo que tengo claro es que primero es mi trabajo, mis hijos y mi familia. Si los tengo bien a ellos, y además, la casa pues mucho mejor».

Confiesa que tiene una señora que le ayuda en ocasiones a mantener la casa, aunque reconoce que ella misma pasa la aspiradora o plancha a las diez de la noche, «horas no muy normales». «Si quiero que todo esté más o menos bien, hay que hacer un esfuerzo», cuenta.

Con bastante menos experiencia emprendedora que «Mariola», Asunción Abella es la propietaria desde hace casi un año de una confitería, un negocio en el que decidió embarcarse en abril de 2014 después de haber trabajado durante cuatro años en un catering y realizado varios cursos de pastelería profesional.

IMG_0381_optUna vez finalizada su formación se planteó muy seriamente trabajar para una empresa o emprender un negocio por su cuenta. Apoyada por sus familiares y amigos, y por el hecho de permanecer cerca su hogar, decidió animarse a ello, a sabiendas, dice, de la existencia de una oferta tan amplia de centros comerciales cercanos que «ofrecen de todo» y en los que «si quieres puedes pegarte allí 18 horas».

Para «Asun», como la conocen, estos espacios hacen mucho daño al comercio de cualquier localidad colindante a Madrid, pero considera que siempre hay quienes anhelan poder pasear y tomar tranquilamente un café después de dejar a los niños en el colegio o un sábado por la tarde.

Su marido y sus tres hijos la ayudan muchísimo.»Ellos colaboran y hacen su parte, ya no son pequeños». Además, y al igual que «Mariola», cuenta con la ayuda de una mujer que le echa un cable en la limpieza.

«Es muy sacrificado, te ves obligada a renunciar al ocio familiar y personal»

Se siente muy contenta, pero asegura que también es muy sacrificado ya que se ha visto obligada a renunciar a muchas cosas, entre ellas su ocio personal y familiar. Por eso aconseja «no tomarse a la ligera y madurar» la creación de un nuevo negocio porque «no se puede poner en juego la estabilidad de un hogar».

Finalmente, la casi recién estrenada en el emprendimiento, Sandra Aguilar, de 42 años, tiene dos hijos de 11 y 12 años, y es propietaria de ‘Yoyobloke Studio Gallery’, una galería de cultura visual que abrió sus puertas hace dos meses y medio. Su amplia experiencia en el mundo del diseño y la ilustración, además de una lista de clientes habituales, ayudaron a que se animara a emprender. «Tenía esa seguridad, sabía que si me lanzaba a montar algo iba estar de algún modo cubierta».

Su espacio artístico se inspira en otros negocios similares que había conocido durante su estancia en el extranjero. Encantada con las experiencias que había vivido en dichos establecimientos, decidió trasladar ese mismo sentir a Villaviciosa de Odón. «Sabía que no había nada de esto aquí y pensé si no hay y es novedoso, llamaría la atención».

«A los hijos les hace madurar y ser más responsables; muchas veces estamos muy encima de ellos»

Sandra considera que «los hijos tienen que ver que los padres tienen que atender también al trabajo», y asegura que «esto les hace madurar y ser más responsables; muchas veces estamos muy encima de ellos». En cuanto a las labores del hogar, no dispone de nadie que le ayude, pero explica que mientras sus hijos desayunan esta ordenando las cosas, cuando vuelve a comer también, y por la noche, momento en el que están todos en casa, los pone firmes, afirman riendo.

 Texto e imágenes:Diana García Fran

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí