María Martín (PP): «Calatalifa, sus secretos nos esperan»

0

Parte exterior de la fortaleza.A vista de ojo de Villaviciosa de Odón, en un cerro a la orilla izquierda del río Guadarrama, se encuentran bajo tierra las ruinas de una antigua ciudad árabe del siglo IX: Calatalifa.

La ciudad enterrada da nombre a una de nuestras calles y a un instituto de nuestra localidad pero de momento su historia, al igual que sus ruinas, siguen aguardándonos. Lo único que hasta ahora se conoce de ella es el resultado de tres catas arqueológicas de hace 35 años. Sus secretos aún deben ser desentrañados.

El profesor de Historia Medieval de la Universidad Complutense, Manuel Retuerce, arqueólogo que dirigió las tres campañas (realizadas durante los años 1980 y 1982) afirmó, según cuentan los recortes de prensa del momento, que «desenterraron los cimientos de una muralla que dejan entrever unos muros de hasta siete metros de altura, se vislumbraron los zócalos de viviendas, cerámicas y algún resto de tumbas cristiana…» Y eso que, en palabras del experto, todavía «no hemos visto ni el uno por ciento de la ciudad».

Son muchas las referencias escritas sobre Calatalifa, otro arqueólogo, Jesús Rodríguez señala que la fortaleza sirvió de defensa a los musulmanes de los mozárabes de Toledo. Este reputado experto, autor del libro «Calatalifa, historia de una fortaleza» afirma que la población controlaría las almenaras de la Sierra del Hoyo y que en el siglo XV su población sufrió la peste, por lo que tuvo que abandonar Calatalifa.

Este último verano, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad Autónoma de Madrid ha realizado nuevos estudios sobre el terreno. En ellos, se han encontrado un aljibe menor, restos de la muralla y otras cerámicas de la época. Además, se ha llevado a cabo un análisis topográfico de más de 40 hectáreas en la zona. A comienzos de este año, contaremos con un informe detallado de esta actividad arqueológica, lo que va a aportarnos referencias más precisas sobre los restos hallados.

Calatalifa es un objetivo prioritario para este Ayuntamiento

En un mundo de cifras macro, cuentas, presupuestos y burbujas económicas, apostar por un futuro de conocimiento de nuestra historia es, en definitiva, volver a recuperar nuestra esencia como sociedad.

«Tápalo, tápalo, vaya a venir algún listillo, diga que esas piedras son valiosas ruinas arqueológicas y nos paran las obras durante años”. Por desgracia esta mentalidad ha sido la imperante durante mucho tiempo en nuestro país. De esta forma, buena parte de nuestra historia, de la cultura y civilización de nuestros antepasados ha sido escondida bajo carreteras y bloques de viviendas. Por suerte, las cosas han cambiado. Con dificultades, pero han cambiado. Porque cada vez estamos más mentalizados en que conocer lo que hacían los hombres y mujeres de las generaciones que nos precedieron es una riqueza a la que no se le puede dar la espalda. Nuestro patrimonio tiene que ser puesto en valor. Su protección es asunto prioritario.

Es de justicia, nos agranda como pueblo y también eleva el nivel cultural de una sociedad. Porque, además, tal conocimiento nos ayuda a afrontar mejor los años venideros. No se trata por tanto meramente de agua pasada que no mueve molino. Siendo así mismo una fuente inagotable, incluso económica, que no es posible ser tan miopes como para desperdiciarla dejándola olvidada.

Pero es que además, el turismo cultural es una realidad que nadie puede ignorar. Y, por suerte, la cultura forjada por siglos juntos en nuestro país es de tal valor que cualquier esfuerzo que se haga para ponerla al descubierto, racionalmente, es un paso decisivo, que sirve tanto para escribir el presente próspero que queremos, como para dejarlo como valioso legado a las generaciones futuras.

Calatalifa es un objetivo prioritario para este Ayuntamiento. Sus secretos llevan cientos de años bajo el secreto del subsuelo. Ya es la hora de sacarlos a la luz. Es un proyecto de futuro para saber cómo vivían nuestros antiguos vecinos, además de un compromiso al que esta Corporación Municipal, con el impulso y la inestimable colaboración de los propietarios del terreno, no va a renunciar.

 

María Martín

(Concejala de Medio Ambiente)

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí