«Ley Celaá, ¿no se podía hacer de otra forma?»

0
Encarnación Dávila Bravo.

No me puedo resistir a dedicar mi columna de este mes, a un tema que creo que es de una importancia capital: ‘La ley Celaá’.

Lo primero y más destacable es que en un tema tan importante como es la educación, no se haya buscado el mayor consenso y dialogo posible, no ya con las distintas fuerzas políticas (cosa que es de todo punto imposible con este Gobierno), si no con todos aquellos colectivos que van a tener que convivir y según mi opinión “sufrir” esta ley.

La educación es la base de cualquier sociedad y la que asienta todos aquellos valores esenciales para su desarrollo. Quizás por eso, no les ha importado el sentir de la propia sociedad a quien va dirigida. Así se puede acercar más a una determinada ideología, que ahora mismo se cree en posesión de la verdad.

Según mi criterio es un ataque en toda regla a la libertad educativa, que por derecho tienen los padres respecto de sus hijos, entendiendo que la responsabilidad de la elección de educación de los hijos es de los padres  y no del gobierno de turno (como se nos ha querido trasladar).

De todos los puntos de la ley, destacaría lo siguiente:

  • Eliminación del castellano como lengua vehicular: Lo único que puede justificar este aspecto es el pago a “los nacionalistas” por otras contraprestaciones. Supongo que los tribunales tendrán algo que decir en esta materia. Es importante que en aquellas autonomías que tienen otras lenguas, se pueda recibir la formación en ambas, pero no por ello se degrade el castellano.
  • Golpe a la concertada: Es un ataque en toda regla a la libertad de elección de centro educativo para las familias. Es un modelo que funciona perfectamente, y es muy difícil entender que se quiera cercenar. Lo primero que cabe preguntarse es ¿tenemos la posibilidad de incrementar las plazas en los colegios públicos en la misma proporción que se va a desmontar la educación concertada? ¿Por qué los padres no pueden elegir este tipo de enseñanza?

es un ataque en toda regla a la libertad educativa

  • En contra de la educación especial: Es sin duda, uno de los puntos más controvertidos de la ley. En primer lugar porque estamos tratando de un colectivo que tiene que tener un tratamiento especial. En la nueva norma se avala el cierre, paulatino, de centros para niños con necesidades especiales, para integrarlos en centros corrientes, lo que dificultará, sin duda, el desarrollo de estos alumnos. De nada ha servido las peticiones de estos colectivos, y lo que seguramente ocurrirá y lo que temen los padres, es que este tipo de educación termine por desaparecer.
  • Ataque a la excelencia educativa: La nueva norma permitirá que los alumnos pasen de curso sin límite de suspensos. La justificación es la necesidad de reducir la tasa de abandono escolar (en este momento la más alta de Europa), y para ello se ha estimado que es mejor limitar el esfuerzo necesario para pasar de curso, aunque con ello se devalúe el título obtenido. Es decir se pretende obtener la igualdad en la mediocridad.

Pero el sistema puede ser perverso y agravar las diferencias sociales que el Gobierno pretende combatir, dado que los alumnos que hayan realizado sus estudios en centros más exigentes, sin duda estarán mejor preparados.

el sistema puede ser perverso y agravar las diferencias sociales que el Gobierno pretende combatir

Espero, como ya se está avanzando, que las comunidades autónomas en el desarrollo de sus competencias en materia de educación puedan “suavizar”, alguno de estos puntos.

La Comisión Europea ya ha advertido que es una ley educativa sin consenso social ni político, y que es la primera ley educativa de la historia que ha dejado fuera del debate a la sociedad civil.

Estos son, según mi criterio los puntos más sensibles, y creo que no es bueno la falta de consenso, que condena a la ley a ser efímera, cuando lo primero que se pide en educación es un modelo estable para profesores, alumnos y centros que permita avanzar de forma práctica, corrigiendo los fallos que se vayan detectando.

Encarnación Dávila Bravo

 

 

 

 

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí