Las tarjetas de transporte público podrán recargarse en los cajeros automáticos

0

Tarjeta de transporteLa Comunidad de Madrid permitirá recargar en cajeros automáticos la tarjeta transporte público, que ya casi ha sustituido a los abonos transporte normal y joven de la zona A y se irá extendiendo paulatinamente a todos los títulos.

Con el objetivo de sacar a concurso el contrato, el Consejo de Gobierno ha conocido un informe que detalla las condiciones que deberá cumplir esta futura red de recarga.

La nueva tarjeta de transporte comenzó a implantarse hace menos de un año, en mayo, y ya disponen de ella más de medio millón de madrileños, puesto que ya ha sustituido totalmente al abono magnético joven de la zona A y a finales de mayo completará la sustitución del Normal para esa misma zona. Superada con éxito esta primera fase, a partir de este momento continuará extendiéndose paulatinamente a todos los abonos y, posteriormente, al resto de títulos de transporte.

Recuperar más de 60 mil euros

La aceptación del nuevo formato viene avalada tanto por las cifras de venta como por la opinión favorable mostrada por los usuarios (un 85 por ciento de los encuestados prefiere este sistema al anterior). Al respecto, cabe destacar que este nuevo formato dispone de tecnología sin contacto y permite a los usuarios planificar mejor su compra porque el periodo de validez es de 30 días desde la primera utilización. Otra importante ventaja es que en caso de pérdida o robo el usuario puede recuperar el saldo que aún no había consumido. Esta opción novedosa ha permitido a 3.100 madrileños recuperar en estos primeros meses de funcionamiento más de 60.000 euros que de otro modo habrían perdido.

Existen diferentes vías para solicitar la tarjeta. Quienes ya disponen de abono transporte pueden tramitar su sustitución por Internet, en estancos o por correo. Los nuevos usuarios pueden pedirla por la Red o en una oficina de gestión, ubicadas en los intercambiadores. Una vez disponible la tarjeta, los usuarios pueden cargarla en las máquinas automáticas de la red de Metro de Madrid habilitadas para ello y en estancos, existiendo más de mil puntos de recarga.

La sustitución paulatina de los títulos de transporte supondrá un aumento de la comodidad y un ahorro económico importante para los usuarios. Pero, además, su puesta en marcha permitirá ahorrar más de 150.000 kilos de papel en los próximos 5 años y un 30% en los costes de operación y mantenimiento de las máquinas canceladoras, al tratarse de una tarjeta sin contacto.

 

Redacción

Foto: CAM.

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí