Las mujeres y el amor

1

Mujer enamorada

A la luz de los últimos acontecimientos ocurridos en nuestro país vecino, me refiero al romance del presidente galo Françoise Hollande con la actriz francesa Juliè Gayet, me permito hacer algunas reflexiones en relación al padecimiento que sufren las mujeres ante la pérdida del amor.

La primera dama, al enterarse por los medios de comunicación acerca del affaire de su esposo, sufre una crisis de ansiedad, acabando ingresada en una clínica parisina.

Autoescuela Triumph

En el celuloide, en la última entrega de Woody Allen, Blue Jasmine, la protagonista interpretada por Cate Blanchett –por cierto, muy merecido el Globo de Oro que obtuvo por su actuación- cuando descubre que su marido está enamorado de otra mujer, lo denuncia. Denuncia lo que hasta llegado ese momento era considerado por ella como una manera normal de obtener bienes económicos, y a partir de este hecho anda a la deriva.

En la práctica clínica también constatamos la relevancia que tiene el amor para las mujeres, y en algunos casos produce en ellas las peores consecuencias. Ante la amenaza o posible pérdida de un amor, se quejan de sufrir un sentimiento de vacío, creen perder una parte de sí mismas.

Y nos preguntamos ¿qué quiere una mujer? Pues ella quiere ser amada y escuchada y generalmente quiere que la amen de forma exclusiva. Quiere ser la única para un hombre y esto la lleva a perder lo más preciado, muchas veces su independencia, su dignidad, su derecho a elegir. Ser la elegida por el hombre que ama, es para muchas mujeres el sentido de su vida.

La mujer consiente con frecuencia en ocupar ese lugar de objeto de satisfacción para el hombre, a cambio de obtener de él, un signo de amor. La mujer en el amor lo da todo, lo que tiene, lo que no tiene, para conseguir alojarse en el deseo y el amor de un hombre.

Es increíble todo lo que las mujeres hacen en nombre del amor, todas las locuras a las que están dispuestas, pueden no tener límites a nivel de lo que ellas le dan a un hombre, su cuerpo, sus bienes, su alma.

Resulta una paradoja que ante el miedo a la pérdida del amor, de la atención, cuidado, protección de un ser querido, se termina uno por perder a sí mismo.

 

Mirta García Iglesias

Psicóloga clínica
Socia fundadora de Asociación Vínculo.
Imagen: http://mujeres.publimetro.com.mx/

 

 

 

1 Comentario

  1. LA MUJER EL EL VERDDERO NGEL DE AMOR.
    Es el Ángel de Amor. Que Dios nos h dado al hombre. Ella no quiere ellas aman, sin esperar nada a cambio. Los hombres queremos pero por egoísmos.
    El AMOR ES ESTREGARAE A LOS DEMÁS DESINTERESADAMEBTE
    EL QUERER ES DARSE A LOS DEMÁS POR EGOÍSMO, ESPERANDO RECIBIR ALGO A CAMBIO.
    Es tan grande el Amor de la mujer, que es la mejor obra de la Creación que ha hecho Dios, y por eso la eligió como altar y madre de su HIJO.
    LA MUJER AMA Y EL HOMBRE QUIERE.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí