Las mascotas de Villaviciosa también pueden sufrir estrés y ansiedad

0

 

Un síntoma de la ansiedad canina es el destrozo de objetos. Fuente:Ideal

Con la llegada del otoño, también llega el cambio de la rutina estival, el recorte de los paseos por el parque y la separación durante largas horas entre el amo y su mascota debido a las jornadas laborales. Estos factores, entre otros, pueden propiciar problemas de comportamiento en nuestra mascota asociados al estrés. Otra de las causas más comunes es el escaso o nulo contacto social con animales de su misma especie.

Este estado anímico provocado por situaciones puntuales es algo normal y fácil de controlar; de hecho el organismo de nuestros perros está preparado para adaptarse a situaciones estresantes de forma temporal. Sin embargo, si estas anomalías se prolongan en el tiempo y no son tratadas, pueden convertirse en ansiedad, la cual es una  verdadera patología, que deteriora la salud física y emocional del animal.

Según Laura Sagarra, veterinaria y etóloga en la ClínicaVeterinaria La Gavia, “en los perros adultos puede aparecer la ansiedad cuando cambian de rutina y vivieron  alguna situación traumática anterior; sin embargo en los cachorros se puede producir cuando se enfrentan a importantes cambios de forma brusca y no gradual”.

“Los cachorros al separarse de sus madres necesitan un periodo de adaptación, que les provoca estrés hasta que vuelven a formar un núcleo familiar. Deben acostumbrarse a ello y a la soledad de forma gradual para evitar su ansiedad pronta o al hacerse adultos”, explicó la etóloga a Villaviciosadigital.

Signos de la ansiedad       

Los canes, cuando sufren esta dolencia, suelen mostrar unos signos específicos o realizar determinados comportamientos.

Perro que sigue a su amo con la mirada. Fuente: nombresparamascotas.com
Perro que sigue a su amo con la mirada.

Hacer destrozos en la casa cuando están solos –principalmente de objetos relacionados  con la salida como la correa o la puerta-, ladrar, llorar  y aullar sin parar, seguir al dueño con la mirada, chuparse las patas excesivamente, vomitar u orinarse en lugares inadecuados son algunos de los síntomas más comunes de la ansiedad canina.

«Las muestras de cariño exageradas en el reencuentro con su amo cuando éste solo ha salido unos minutos o su tristeza cuando el dueño tarda un poco más de lo normal, por ejemplo a la vuelta del trabajo», son signos a tomar en cuenta.

“Es importante estar pendiente de sus cambios de actitud y si vemos algo extraño consultar al veterinario. En ocasiones pueden tener algunos de estos síntomas y no tener ansiedad, sino por ejemplo, un exceso de energía no descargada. No podemos generalizar”, recalcó Sagarra.

La mejor forma de corregir estos trastornos es identificar la posible causa y así adaptarnos mejor a las necesidades de nuestra mascota; eso sí, apoyándonos siempre en  el veterinario y en los casos que se manifieste el estrés o ansiedad, consultar a un etólogo.

Sagarra informa  que lo principal es analizar el comportamiento de la mascota, para establecer un diagnóstico. “A partir de ahí, si sufre algún trastorno, indicamos unas pautas de modificación de conducta y si es necesario una medicación adecuada. Los difusores collares de feromonas suelen funcionar bien como ayuda, pero cada perro es un mundo”, concluyó.

Elena G. Moreda

Fotos: Ideal y nombresparamascotas.com

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí