La tasa de natalidad en Villaviciosa de Odón ha descendido un 2,37 por ciento en 17 años

0

Según el estudio Esenciales de la Fundación BBVA y el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (Ivie).

Si en el año 2000 había 9,02 nacimientos por cada 1.000 habitantes en la localidad (tasa bruta de natalidad -TBN- ), en 2017 (el último año analizado en el estudio) fue de 6,65. El municipio sigue la tendencia generalizada en España que se ha convertido en el penúltimo en Europa en cuanto a fecundidad, con una media de 1,3 hijos por mujer en 2017.

En el conjunto de la Comunidad de Madrid se ha pasado de una TBN de 10,58 en el año 2000, a 9,31 (-1,27). Las localidades de nuestra región están dentro de la mitad en España en la que ha descendido en estos 17 años, algo que afecta principalmente al centro, al sur de España, así como Canarias.

No obstante, en Villaviciosa de Odón el descenso de la TBN no ha sido tan elevado como en otros cercanos. En Boadilla del Monte en el periodo comprendido entre el año 2000 y 2017 se reducido un 6,20 por ciento, pasando del 14,89% hace nueve años, a los 8,69% de hace dos; en Villanueva del Pardillo ha pasado del 23,03 en el año 2000 al 8,22%, nada menos que un decremento del 14,81%; en Villanueva de la Cañada el descenso ha sido del 5,95 (de 14,76 al 8,81%).

También ha habido localidades con poblaciones similares a la villaodonense en las que la tasa de natalidad se ha incrementado. En Navalcarnero se ha pasado de 13,02 hijos por cada 1.000 habitantes en el año 2000, a los 13,31 de 2017 (+0,30%). Por su parte, en Arroyomolinos también ha aumentado levemente: de 15,69 a 16,10 (+0,41%).

Maternidad

La caída de la natalidad y la fecundidad guarda una estrecha relación con el aplazamiento de la maternidad en España, según los impulsores del estudio. La creciente participación de la mujer en el mercado de trabajo y el elevado nivel educativo que ha provocando la decisión de ser madres a edades más avanzadas. Es una tendencia presente en todas las sociedades desarrolladas (“síndrome del retraso”), aunque particularmente intensa en los países del sur de Europa.

Los nacimientos en mujeres menores de 30 años caen a la mitad desde 1990, mientras que se duplican en mujeres de entre 35 y 44 años. Si bien, en mujeres de más de 45 años es la más baja, se multiplica por 4 desde 1990 y por 2 desde 2007. Por tanto, se tienen menos hijos y a mayor edad.

A este factor se suma el hecho de que en España hay más muertes que nacimientos, lo que se conoce como saldo vegetativo. En 2018, en 42 provincias el número de defunciones supera al de nacimientos, casi el doble que en 2000. Zamora vuelve a posicionarse en 2018, por sexto año consecutivo, como la provincia con el crecimiento vegetativo negativo más elevado (11 personas menos por cada mil habitantes) y Almería como la del valor positivo más elevado (3 personas más por cada mil habitantes).

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí