La Serie A de Italia, suspendida hasta nuevo aviso

0

Todos los partidos se disputan ya a puerta cerrada por orden del Gobierno. 

Italia está pasando por uno de los episodios más complicados de su historia. El país transalpino se ha convertido en apenas un par de semanas en el segundo foco más importante del mundo de coronavirus. El Covid-19, del que se tuvo constancia a principios del mes de enero en la ciudad china de Wuhan, se ha expandido con gran rapidez por buena parte del mundo, siendo ya 100 países los afectados. En Italia se han detectado más de 8000 personas contagiadas, y la cifra de muertes se eleva hasta los 463 a la hora de escribir estas líneas. Algunos expertos señalan que la mortalidad elevada registrada en el país se debe, en gran medida, a la alta esperanza de vida de los italianos, pues el perfil de los fallecidos es el de personas que superan la barrera de los 80 años.

No obstante, el miedo que existe entre la población a la enfermedad es más que palpable, y la necesidad de poner freno al contagio ha llevado al gobierno a tomar medidas extraordinarias. La más importante de ellas ha sido decretar la restricción de movimientos en todo el país, algo que hasta ahora solo ocurría en la región de Lombardía. Esta medida, la más drástica que se ha tomado fuera de China, se suma a la suspensión de la docencia en colegios y universidades hasta el próximo 15 de marzo y a la prohibición de cualquier actividad pública o privada que suponga la reunión de cientos de personas en mismo espacio. Se han cerrado museos, teatros y discotecas, y se han bloqueado procesos de selección de trabajadores para el ente público.

En este escenario, el deporte también ha tenido que adaptarse a las restricciones impuestas desde el gobierno. Se han suspendido o aplazado pruebas de diferentes disciplinas, y muchas competiciones se llevan a cabo a puerta cerrada desde hace un par de semanas. Este es el caso de la liga italiana de fútbol, la conocida en el país como Serie A, que se ha visto obligada, por orden del gobierno, a celebrar todos sus encuentros sin público hasta el 3 de abril. Así se han disputado varios encuentros ya, muchos correspondientes a partidos de jornadas anteriores que habían sido aplazados, pero ahora el gobierno italiano abre la puerta a suspender de forma indefinida la liga, tal y como ya ocurrió con la Superliga china a finales de enero.

Así lo ha comunicado el ministro de Deportes italiano, Vincenzo Spadafora, quien ha pedido a la Federación de Fútbol nacional que cese la competición hasta que la situación mejore en el país. Spadafora se une así a Damiano Tommasi, presidente de la Asociación Italiana de Futbolistas, quien a través de Twitter expresó públicamente su apoyo a la suspensión de la liga para evitar que el número de contagiados siga aumentando.

En su comunicado, Spadafora ha afirmado que es necesario tomar medidas acordes a la situación de extrema gravedad que se está viviendo en el país, y que la Federación debería dar ejemplo en este sentido. Sin embargo, los intereses económicos podrían dilatar esta decisión en el tiempo. El calcio es uno de los ámbitos que más dinero genera a nivel mundial, por lo que suspender la liga italiana no solo repercutiría en el país transalpino, sino también en los mercados internacionales. Hay que tener en cuenta, en ese sentido, que el fútbol es el pilar alrededor del cual pivotan otras actividades económicas de gran envergadura, como la venta de merchandising o el sector de los pronósticos y las casas de apuestas.

De hecho, cuando el gobierno decretó que todos los partidos debían disputarse a puerta cerrada, Spadafora pidió a los presidentes de la Federación y de la Serie A que todos los partidos fueran televisados en abierto, con el objetivo de que todos los ciudadanos pudiesen disfrutar de los encuentros, aludiendo a la vocación del deporte de “unir y permitir que todo el mundo pueda disfrutar de un espectáculo emocionante”. Gabriele Gravina, presidente de la Federación, dio su visto bueno a la iniciativa, pero Paolo Del Pino, su homólogo en la Serie A, alabó la buena voluntad de Spadafora pero rechazó esta posibilidad por los compromisos empresariales que la institución mantiene con terceros.

Con todo, y aunque por el momento no se ha decretado la suspensión efectiva de la Serie A, Gravina no descarta este escenario en el caso de que algún jugador contraiga el virus. Además, el máximo mandatario del fútbol italiano tampoco ha confirmado si los encuentros previos a la Eurocopa de la selección contra Alemania e Inglaterra finalmente se llevarán a cabo. Todo depende de la evolución de una enfermedad que ha puesto en jaque al mundo.

 

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí