«La Real Federación Española de Fútbol está empujando a los equipos a la ruina»

0
A la izquierda, Stephen Newman, presidente del Internacional de Madrid, y a la derecha David Barragán, vicepresidente.

Así lo han manifestado en un extenso comunicado desde este club de Villaviciosa de Odón, el Internacional de Madrid.

Han recalcado que van a emprender acciones judiciales en el ámbito penal, civil y administrativo.

Transcurridos 10 días desde que el el Juez Único de Competiciones de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Rafael Alonso Martínez, resolviera el denominado expediente de «desiscripción» abierto el 26 de agosto contra el DUX Internacional de Madrid, expulsándole de la Primera y la Segunda Federación, los directivos del club de Villaviciosa de Odón han hecho pública una extensa nota en la que acusan a la Real Federación Española de Fútbol (RFEF) de estar «empujando a los equipos a la ruina».

Consideran que «la reestructuración de las competiciones», creando la categoría Primera RFEF, «es un techo al fútbol modesto que impide el acceso al fútbol profesional al 95% de los clubes de España». Acusan a la federación de imponer «exigencias unilateralmente sin contar con los actores del fútbol español», algo que, en su opinión, va «en contra de cualquier mérito deportivo».

Han argumentado que «el origen de los problemas» es que «la RFEF está intentando gestionar una categoría profesional, que catalogan como aficionada, sin estar preparada para hacerlo». Han apuntado a que los «ingresos son dudosos, no hay patrocinadores oficiales, ni acuerdos comerciales, no hay sponsor deportivo ni nombre de la competición, y los derechos televisivos se venden con poco éxito». Toda esta «mala gestión» supone para ellos «la tumba de muchos clubes».

En este sentido, han recordado que a las exigencias de infraestructuras (estadio con aforo de al menos 4.500 personas; césped natural y potencia de luz de 600 lux) se suma las económicas (salarios mínimos de 20.000€ por jugador; más costes arbitrales por el cuarto árbitro; fichas P+; servicio médico obligatorio; avales, etc). Esto hace que «la gran mayoría de los equipos contraen deudas al finalizar la temporada por militar en Primera Federación», por lo que creen que «en un contexto económico actual como el que estamos, en el que los costes de desplazamientos, suministros etc. se están incrementando día tras día, la foto de final de año será catastrófica para los equipos». En su opinión este contexto hace que la RFEF esté «empujando a los equipos a la ruina».

Amenazas

Ante esta situación, el ahora vuelto a denominar Internacional de Madrid (tras la decisión de DUX Gaming de dejar de prestar su imagen al primer equipo) ha recordado que creó una asociación con cinco equipos de la Primera RFEF con el objetivo de mejorar sus acuerdos comerciales con patrocinadores, intentar la reducción de costes y «trasladarle a la RFEF la realidad que viven los equipos».

Y ¿qué hizo la federación? Desde el club villaodonense han recordado que amenazó a esos equipos, una «reacción desproporcionada con el objetivo claro de generar miedo» y «evitar la adhesión de cualquier otro». Por ese motivo han indicado que interpusieron una denuncia «por amenazas y coacciones, que fue admitida a trámite y en octubre se celebrará el juicio», han avanzado.

Además de recordar la cronología de los hechos que han tenido lugar en los últimos meses, han explicado que interpusieron recursos administrativos a los requisitos establecidos por la federación y que el Internacional de Madrid en sus 20 años de historia «nunca se ha dejado a deber nada a nadie, siendo la seriedad en los pagos uno de los pilares».

Inversores

Respecto a las negociaciones que abrieron los máximos accionistas del Internacional de Madrid (Stephen Newman, presidente y David Barragán, vicepresidente) con posibles inversores que aportasen capital para poder hacer frente al entorno millón y medio de euros que es necesario para competir en Primera Federación, han explicado que durante cinco semanas negociaron con «resultados positivos», pero que uno de esos posibles nuevos accionistas contactó con «altas instancias de la RFEF», quienes indicaron que «la RFEF solo vería con buenos ojos cualquier transacción, si como resultado desparecía del accionariado, Stephen Newman».

Incluso apuntan a que , «la última semana de pretemporada, con la vista puesta en Riazor, dos negociaciones avanzaban»; en una de ellas «se definió unas condiciones mínimas de arranque con desembolsos y fechas de pagos». Sin embargo, «la RFEF debió intuir que estábamos cerca de firmar, y puso toda la maquinaria de comunicación para abortar este objetivo», han denunciado. Según el Internacional de Madrid «atentando al ordenamiento jurídico, incoó un procedimiento inexistente, no reglado, para desinscribir al club de la categoría, suspendiendo cautelarmente la inscripción, impidiendo que pudiera tramitar licencias, argumentando que no se habían tramitado ninguna ficha federativa».

Finalmente, pese a los recursos del conjunto de Villaviciosa de Odón, el juez falló en su contra y perdieron sus derechos para disputar esta temporada 2022-2023 en Primera o Segunda Federación.

Futuro

Los rectores del club han avanzado que van a presentar batalla a la RFEF. Sus servicios jurídicos «ya están trabajando en las correspondientes acciones judiciales, y en los próximos días se interpondrán los correspondientes procedimientos penales, civiles y administrativos». El objetivo es recuperar la plaza en 1ª RFEF, «un camino posiblemente largo», pero han afirmado a que lo hacen «desde el pleno convencimiento» que están haciendo lo mejor para el club «y para todos los aficionados del fútbol en general».

Según el comunicado, muchos clubes de Primera y Segunda les han mostrado su apoyo, aunque no de forma pública.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí