La Parada cierra su 26 cumpleaños con el buen sabor de boca de su segundo Pincho de Oro

0

Esta cafetería-churrería, uno de los establecimientos hosteleros más emblemáticos de Villaviciosa de Odón, que fue fundado en 1990 por la familia Mesa-Ruiz, cierra 2016 con su segundo primer premio en la Ruta del Pincho y, lo que es más importante, manteniendo año tras año el reconocimiento del público que disfruta del placer de sus desayunos y meriendas de tradición española.

Quién se lo iba a decir a Rafael Mesa y a Isabel Ruiz cuando abrieron en el actual local de La Parada una tienda de frutos secos en la década de los 80. Unos años más tarde cambiaron el rumbo de ese pequeño negocio y abrieron un bar de barrio que se ha convertido 26 años después en absoluta referencia gastronómica y punto de encuentro de cientos de villaodonenses y vecinos de otras localidades como Boadilla del Monte, Alcorcón, Fuenlabrada o Madrid.

Rafael e Isabel, originarios de Granada, lo dirigieron hasta hace nueve años cuando se jubilaron y dieron la alternativa a Juan y a Mariola Mesa, sus hijos, que son los que a día de hoy están al frente de este negocio que se convirtió en cafetería-churrería en 1992.

Autoescuela Triumph

Pero quien fusionó la cafetería con la churrería fue Juan, que de chaval se enamoró de los churros que tomaba en un local que regentaba su tía en Granada, y decidió “compartir esa exquisita masa frita” que le “volvía loco” para dedicarse a los desayunos y meriendas. Así que abrió su negocio en el centro comercial Odonbuild en 1988. Sin embargo, no estaba a pie de calle, algo que sí sucedía con el bar La Parada, de manera que la familia lo tuvo claro y unieron sus caminos.

Desde entonces, “gracias a esa decisión viven de él unas 11 personas”, entre integrantes de la familia y empleados, cuenta Juan, que recuerda con cierta nostalgia aquellos años 90 al contemplar algunas de las fotos que han ido guardando y que muestran la transformación de La Parada a la lo largo de las décadas.

Ahora, con 26 años a sus espaldas, esta cafetería-churrería, epicentro de una familia emprendedora, es el resultado del éxito en el emprendimiento hostelero: ganas, trabajo, la alegría de sus empleados con el cliente y el buen hacer con la materia prima de calidad que se transforma en uno de los mejores chocolates de la Comunidad de Madrid; los tentadores molletes de Antequera; los croissants artesanos; el bizcocho casero o las rosquillas de la abuela.

Pero sin duda, son los churros y las porras, con un punto difícil de conseguir, los que le han dado a este establecimiento los mejores éxitos. Aquella apuesta que hizo Juan Mesa, la que le enamoró en Granada cuando era un crío, ha sido la base para triunfar en dos de las tres ediciones en las que La Parada ha participado en una de las más reconocidas Rutas del Pincho de Madrid, la de Villaviciosa de Odón. Si en 2014, su primer año de participación, sorprendió a todos con su churro de morcilla y manzana y se alzó con el primer puesto, este 2016 repitió  galardón gracias a su creación de carrillada al chocolate y crujiente de churro. Sin olvidar el reconocimiento que tuvo también en 2015 con su tortillete, Pincho de Plata y que actualmente sigue en la carta a disposición de los clientes.

De esta forma esta familia de emprendedores y trabajadores muy querida en Villaviciosa de Odón, cierra un 26 cumpleaños enormemente contenta, aunque, sin duda, su mayor satisfacción es ver como más de tres décadas después, la cafetería-churrería La Parada sigue siendo el punto de encuentro de cientos de personas que cada día disfrutan del placer de sus desayunos y meriendas de generación en generación y de tradición española.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí