La enseñanza universitaria a distancia, una opción en alza

2

La idea de mejorar y ampliar nuestro curriculum, la posibilidad de finalizar aquella carrera que dejamos a medias o, simplemente, cursar una segunda titulación, lleva cada año a millones de españoles a tomar la decisión de realizar estudios universitarios. Cuando apenas se dispone de tiempo para acudir a las aulas, bien por motivos profesionales, familiares o ambos a la vez, la enseñanza a distancia se presenta como una buena alternativa. 

Según los datos oficiales del sistema universitario español en el curso 2011/2012, publicados por el Ministerio de Educación, los centros de enseñanza on-line siguen creciendo en número de alumnos debido, principalmente, a que el perfil del estudiante es distinto. La gran mayoría supera los 25 años -la edad en la que se considera que se finalizan los primeros estudios superiores- y suelen ser profesionales ya en activo, como el caso de Susana León.

Esta jovial estudiante, que ha comenzado el grado de Ciencias del Trabajo y Recursos Humanos en la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA), trabaja en una asesoría jurídica y tiene dos niños, de manera que la opción de estudiar en un centro a distancia era la más adecuada. “Me resultaba imposible compatibilizarlo con un modelo de enseñanza presencial, prueba de ello es que lo había intentado en dos ocasiones y acabé dejándolo”, cuenta a Villaviciosadigital.

No obstante, también se está produciendo un ligero aumento de jóvenes atraídos por una metodología basada en las nuevas tecnologías. Susana ha comprobado que entre los compañeros existen diferencias de edad, algunos casi expertos en las nuevas tecnologías y otros con ciertas dificultades, pero el apoyo entre ellos, pese a la distancia, es otra de las cualidades. “En una de las asignaturas un compañero estaba desesperado y a punto de tirar la toalla por su falta de dominio de los recursos informáticos, mandó un SOS pidiendo ayuda y la gente se volcó en echar una mano”, comenta sorprendida.

Susansa León, estudiante de UDIMA.
Sin barreras espacio-temporales

Con los nuevos dispositivos móviles, que permiten una conexión permanente a la Red, la enseñanza universitaria ha sufrido una considerable transformación. Esto ha permitido dar el salto de las pizarras tradicionales a las pizarras “virtuales”, con un predominio claro de lo audiovisual, de tal forma que la barrera espacio-tiempo entre profesor y alumno desaparece.

Ahora un estudiante le puede plantear una duda a un docente a cualquier hora y desde cualquier lugar del mundo y obtener respuesta por parte del mismo de forma inmediata.

Estas herramientas llamaron la atención de Susana León, a quien lo que más sorprendió es la infinidad de recursos virtuales que disponía y la facilidad de su manejo. “ Me informé de cómo funcionaba, ya que para mí era un tema que me preocupaba, al no tener un trato cara a cara como ocurre en otros modelos educativos”.

Asimismo, la relación con los profesores es constante en este tipo de enseñanza. Se puede realizar de dos formas: a través de las herramientas en tiempo real, como son los chats, las tutorías telefónicas o las clases mediante Elluminate Live!; y las que no se realizan en tiempo real, como es el uso del correo electrónico, las redes sociales, los foros de debate, etc.

De las herramientas anteriormente citadas, resulta especialmente atractiva para el estudiante Elluminate Live!, ya que se trata de una pizarra virtual donde la comunicación es bidireccional, en el sentido de que el profesor imparte su clase mientras habla con un micrófono, escribe o muestra diapositivas y vídeos, y el alumno participa mediante el micrófono y los iconos de la aplicación.

Interface de Elluminate live.
Cercanía con los profesores

En este sentido, para Susana, el trato recibido por los docentes ha sido «muy cercano y nunca había encontrado en mis años universitarios anteriores una implicación tan directa en resolver nuestras dudas y atender a nuestras sugerencias, además como soy tímida, me da menos vergüenza preguntar de esta forma cuando algo no lo tengo claro”, cuenta.

Todo este entorno virtual se pone en práctica a través de diferentes plataformas de teleformación, siendo la más extendida en el ámbito educativo la denominada Moodle. Según datos proporcionados por la propia plataforma, más de 62 millones de personas emplean este entorno virtual en el mundo y España, concretamente, se encuentra a la cabeza de los países que han implantado su utilización.

Estas plataformas permiten aplicar métodos eminentemente prácticos en este tipo de enseñanza, muy lejos de los antiguos modelos en los que prevalecía la teoría. “En mi caso ya me las he tenido que ver con sentencias de casos reales, en mi primer mes de curso algo que no me había pasado en mis estudios anteriores”, señala la estudiante.

En definitiva, la enseñanza universitaria a distancia se contempla como una opción con una clara tendencia al alza. Actualmente, en nuestro país es posible cursar estudios íntegramente on-line en los siguientes centros:

Redacción
Fotos: UFV y Susana León.

 

2 Comentarios

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí