La dermatitis en perros, un problema más común en primavera

0

Nos adentramos en unas fechas en las que predomina el florecimiento y aparición de distintas plantas, además de una gran actividad de pequeños insectos, por eso nuestra mascota puede sufrir mayor escozor en sus patas.

Los perros también se pueden ver afectados por alergias producidas por su exposición frente a partículas que se pueden encontrar en el aire, en comidas, o en diferentes objetos a los que están expuestos a diario. La dermatitis en perros es una enfermedad bastante común y que puede ser causada por diferentes motivos, aunque también es cierto que determinadas razas tienen más predisposición a sufrirla, como los bóxer, bulldog francés, pastor alemán o golden retriever.

Sin embargo, nos centraremos en la dermatitis alérgica o atópica. Esta es una enfermedad generalizada y causada por la predisposición genética que tenga el perro a desarrollar alergias debido a causas ambientales, como el polen, los insectos o ácaros.

Los principales síntomas que aparecen suelen ser el picor exagerado, enrojecimiento de la piel y pequeños granos y pústulas. Además, la zona comenzará a mostrar sequedad y se verá más oscura y dura. La mayoría de as veces se producen debido a que el mismo animal, al tratar de calmar el malestar, comienza a lamerse y rascarse, provocando irritaciones de mayor gravedad.

Veterinario

La reacción que debemos tener en caso de comprobar estos indicios, es acudir directamente al veterinario, antes de administrarle ningún tratamiento, ya que el experto será quien determine la magnitud de la infección y le recete la medicación en las dosis y duración correspondiente.

Normalmente, el tratamiento consiste en medicamentos que tengan un efecto que calme el picor, aunque también se usan inmunodepresores para frenar la aparición de nuevos anticuerpos que generan el malestar en nuestro perro. En algunos casos se administran antibióticos para evitar nuevas infecciones de hongos.

Una vez conocemos la opinión y el veredicto de veterinario, sí que podemos ayudar en este sentido. Por ejemplo, algunos expertos, recomiendan la aplicación de champuses antibacterianos e hidratantes, que ayuden a mantener la piel del perro en plenas condiciones, así como talco y todo. De todos modos, el seguimiento de tratamiento médico es fundamental para mantener la situación bajo control.

La mejor manera para evitar la aparición de este tipo de dermatitis, es la vacunación. Esta medida reduce al 15 por ciento las probabilidades de que el perro desarrolle la enfermedad.

También aconsejan evitar el contacto con alérgenos, como los ya mencionados ácaros, o los que se encuentran en comidas o en flores y polen. Debido a que en ocasiones también se desarrolla por la picadura de pulgas, debes mantener su piel y su hogar limpios de estos parásitos.

Compartir

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí