Jose María Avendaño, nuevo obispo auxiliar de la Diócesis de Getafe: “la esperanza es esencial en la vida”

0
Jose-María-Avendaño-en-su-primera-misa-como-obipos-auxiliar- Diocesis-Getafe
José María Avendaño en su primera misa como obispo auxiliar. (Foto: Diócesis de Getafe).

El pasado sábado tuvo lugar la ceremonia de ordenación episcopal y presidió el domingo su primera misa, una concurrida ceremonia celebrada en la catedral de Getafe.

José María Avendaño Perea (Villanueva de Alcardete, 1957), que fue nombrado el 30 de octubre por el papa Francisco obispo auxiliar la Diócesis de Getafe, habló en la homilía del domingo sobre el Adviento, el tiempo litúrgico que acaba de comenzar. Invitó a todos a permanecer vigilantes para recibir la llega de Jesucristo e insistió en la necesidad de llevar la esperanza y la alegría al mundo que nos rodea. “Venimos alegres a la Casa del Señor porque sabemos que celebramos su venida, una alegría que no nos da nada ni nadie en este mundo”, afirmó.

Asimismo, recalcó que “el Adviento es el tiempo de la Esperanza, con mayúsculas, y con esta actitud tenemos que renovar nuestro corazón los cristianos (…), la Esperanza se llama Jesucristo”. En este sentido subrayó la importancia de llevarla; “la esperanza es esencial en la vida”, y pidió “ser testigos creíbles de esperanza, con nuestras palabras, gestos, en nuestros ambientes, con nuestro comportamiento, porque el mundo no puede vivir sin esperanza”.

«Obispo bueno»

Avendaño, que saludó a todos los presentes, pidió a los fieles que le ayudasen a ser “un obispo bueno, un obispo santo”. Encomendó su ministerio y a todos a la intercesión de la Virgen María y bajo la advocación de Nuestra Señora de los Ángeles y terminó su alocución.

El sábado durante la ceremonia de ordenación episcopal del hasta ahora vicario general de la Diócesis de Getafe no olvidó en su homilía al papa Francisco, al que agradeció que “se haya fijado en un sacerdote del presbiterio diocesano”.

la Esperanza se llama Jesucristo

Y como primeros comienzos de su ministerio episcopal pidió a Dios que le concediera “audacia de profeta, fortaleza de testigo, clarividencia de maestro, seguridad de guía, mansedumbre de padre, y siempre sencillez, caridad y humildad para poder llevar a cabo esta hermosa labor «con el gusto espiritual de estar cerca de la vida de la gente, hasta el punto de descubrir que eso es fuente de un gozo superior. La misión es una pasión por Jesús, pero, al mismo tiempo, una pasión por su pueblo» (EG 268), afirmó recordando las palabras del Papa.

“Que los pobres, indefensos y necesitados se sientan custodiados y defendidos desde mi corazón” subrayó el nuevo prelado auxiliar.

Conocedor de la Diócesis

El nuevo obispo auxiliar es conocedor de la Diócesis de Getafe en la que ha vivido todo su ministerio sacerdotal desde su ordenación en 1989 y donde ha desempeñado diversos cargos: vicario parroquial, párroco, arcipreste, miembro del Consejo presbiteral, del Consejo diocesano de Pastoral, del Colegio de Consultores, y responsable del Área de Pastoral Social. Además es miembro -por designación de la Conferencia Episcopal- del Consejo General de Cáritas Española. 

Licenciado en Teología y experto pedagogo, es un sacerdote con una «profunda espiritualidad», que ha vivido su ministerio con una opción preferencial por los pobres, los enfermos, los reclusos, todos los que sufren, “los descartados de nuestra sociedad” a los que siempre se refiere el papa Francisco. 

En su labor estará ahora auxiliar al obispo Ginés García Beltrá, en una Diócesis de Getafe que tiene una extensión de 2.295 Kms. cuadrados y una población de 1.394.798 habitantes, distribuídos en 48 pueblos y 125 parroquias, entre ellas de localidades como Villaviciosa de Odón, Móstoles o Alcorcón.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí