Javier Godino se estrenará como director en Villaviciosa con la obra de teatro ‘La piedra de la paciencia’

0

El actor Javier Godino finaliza 2012 con el estreno de 'Los días no vividos' y su obra 'La piedra de la paciencia'El actor villaodonense Javier Godino se estrena como director de teatro a los mandos de la obra ‘La piedra de la paciencia’. Además, el 21 de diciembre llegará a los cines el largometraje ‘Los días no vividos’, una historia sobre el fin del mundo que protagoniza junto a Ingrid Rubio.

Villaviciosadigital ha conversado con él sobre sus futuros proyectos y sus éxitos cosechados.

Es cuestión de no dejar de luchar por la profesión que amas y de ser positivo y confiar. En ese punto se encuentra Javier Godino. “He tenido muchas veces el pecado del pesimismo, por eso puede que tardara tanto en encontrar trabajo”, confiesa. Pero nunca se ha rendido y su interpretación como Isidoro Gómez en el ‘El secreto de sus ojos’ con Ricardo Darín y Soledad Villamil, compartir rodaje con Hugh Jackman en ‘La lista’ y aprender de Viggo Mortensen en ‘Todos tenemos un plan’, le ha cargado las pilas.

“Es verdad que cuando alguien cosecha pequeños éxitos se va animando. Me acuerdo del primer día de función del musical ‘Hoy no me puedo levantar’ que vinieron mis padres y me vieron triunfar en una de las mejores funciones que yo he hecho en mi vida, de esas inolvidables. Llegué a ver a mi madre emocionada y tras ese éxito pensé ¡qué me voy a quejar yo ahora que tengo a mi madre feliz! Ahora es mi mayor fan, pero se pasó muchos años de mi vida diciéndome que esto era muy difícil”, recuerda.

Hoy se encuentra sin puntos débiles, con la frase por bandera de querer es poder. “Siempre he intentado pensar que tengo un techo y llevo unos años en los que he decidido que ya no lo hay. Por eso ahora no quiero creer que tengo un punto débil sino cosas por aprender”.

Una obra muy útil para la sociedad

Los frutos de su trabajo van llegando. Así, el 1 de diciembre a las 20.00 horas en el Auditorio Teresa Berganza de Villaviciosa de Odón, estrenará en el pueblo que le vio nacer la obra ‘La piedra de la paciencia’, basada en la novela de Atiq Rahimi. En un país en guerra, una mujer tiene que cuidar de su marido, héroe militar y ahora inválido por una pelea dentro de su propio bando. Esto empuja a la mujer a revelar secretos a su marido inmóvil. Se trata de una piedra mágica a la que uno le cuenta sus desgracias, sus sufrimientos y sus miserias.

“La obra es preciosa, potente, yo creo que es algo que no se ha visto nunca, es una tragedia y la estamos convirtiendo en espectáculo. Habla sobre la comunicación entre hombre y mujer, un tema muy importante tan mal estudiado y tan mal educado. Espero que la gente la descubra porque tengo muchas ganas. Es muy útil y bueno para la sociedad, eso es lo que más me entusiasma de este proyecto porque siento que estamos diciendo algo importante, algo bueno para entender a los hombres y a las mujeres, para aprender a amar y a morir”, cuenta entusiasmado.

Él como director, guiando a un reparto de actores entre los cuales se encuentran grandes amigos como la villaodonense Imán Padellano, a la que está muy unido y con la que hizo la obra ‘Paquita y Luciano’ en el año 2002. “Fue mítica en Villa”, recuerda. “Toda esta idea de ‘La piedra de la paciencia’ surgió de Imán que se leyó la novela y me dijo que tenía la necesidad de contarla”, dice. “La conozco desde hace muchos años, ella es todo talento y pasión”.

Junto a ellos Luis Callejo, “un profesional con corazón, un actor de raza, estuvo nominado al Goya como mejor actor revelación por su papel en ‘Princesas’ de Fernando León Aranoa. Es el compromiso personal”, le describe su director. Un elenco que también cuenta con Juan Caballero, “a él directamente le busqué porque es un talentazo”; José Tornadijo “un actor comprometido, valiente, es un actor de proceso que ha ido creciendo cada año y del que estoy muy orgulloso”; Luis Callejón “un genio por descubrir” y con la colaboración especial de Pilar Bayona. “Es un regalo que hemos encontrado. Una maravilla contar con una actriz que tiene toda esa experiencia y que se atreve a meterse en mundos tan difíciles como los que refleja esta obra”, describe Godino a Pilar.

Un director exigente

Igual de exigente que es como actor lo es como director. “Me pongo siempre en el ojo del público más pejiguero, aquel que no se lo cree a la primera, por eso soy muy estricto con los actores, eso muy bueno para el resultado. Estamos llegando a unos picos emocionales, a unas catarsis y a un nivel de actuación que estoy fascinado. Al mismo tiempo también estoy asustado, quiero que todas las funciones sean tremendas porque la obra, los actores y el texto lo merecen”, explica.

Después del estreno en Villa tiene pensado hacer un coloquio con todos los asistentes. “Me gustaría que viniera mucha gente, distribuidores, productores para intentar vender la obra y que pueda tener una carrera comercial”, desea Godino.

Un luchador nato que cuando no hay trabajo lo crea. “Así es como yo he aprendido, empecé con 18 años a estudiar, con 17 hacía mis montajes siempre a nivel amateur y semiprofesional y hasta los 27 años no empecé a ganar un sueldo de verdad”.  Y aunque se encuentra en la búsqueda de su piedra personificada de la paciencia tiene claro una cosa: “Mi piedra podría ser ahora perfectamente la aspiración al arte. De esta manera tengo el teatro, que es donde entrego todas mis miserias y mis miedos para transformar lo que llevo dentro de mi”, confiesa.

Una obra con la que estará también del 13 al 16 de diciembre en el Teatro Conde Duque de Madrid.

Un fin del mundo en 24 horas

Además, en el mes de agosto Godino estuvo rodando en Madrid ‘Los días no vividos’, con Ingrid Rubio y Asier Etxeandía, la primera película de Alfonso Cortés Cavanillas que nos contará  el fin del mundo. Godino interpreta a David, un chico con mucha firmeza y muy realista. “Fue difícil para mí porque yo en seguida me voy al idealismo. Él es muy seguro en sus convicciones y no se va en ningún momento a quejarse a Dios, de hecho no cree en Dios. David es muy de las tres dimensiones y eso me gusta”.

“¡Qué difícil es contar el fin del mundo!”, pensó cuando le llegó el guión. “Ha sido un rodaje estupendo con una gente maravillosa”, cuenta orgulloso.

Un film que protagoniza y en el que asegura que con 24 horas de vida haría lo mismo que David en la película. “Hay gente que vive el fin del mundo como una tragedia y mi personaje y el grupo que le rodea luchamos porque el final sea algo bonito y que nos podamos ir felices incluso encontrando el amor que es el anhelo de mi personaje. Estoy seguro de que a la gente esta historia le va a tocar el corazón”, dice.

Trabajar con Ingrid Rubio, con la que nunca había coincidido, para él ha sido algo mágico. “Nada más llegar al rodaje y verla ahí me hizo feliz”, sonríe. “No es un fin del mundo de superhéroes, es de nosotros mismos y eso la convierte en universal. No va a haber que hacer mucha promoción, en cuanto la vean diez personas van a decírselo a cuarenta cada uno”, anima así a visionarla a partir del 21 de diciembre, el día establecido en la profecía maya.

Una esponja de experiencias

Y es que este año 2012 está siendo muy bueno para Javier ya que el pasado siete de septiembre llegaba a la gran pantalla ‘Todos tenemos un plan’ de Ana Piterbarg donde Godino hace de Rubén. “Es un hombre que vive de la naturaleza, cazador y analfabeto. Yo vengo de Villaviciosa de Odón y de pronto me convertí en un hombre muy simple que no ha estudiado nada, que hace lo que le mandan. Yo soy la abeja obrera, la que hace lo que le dicen pero que también tiene aguijón”, advierte.

Compartir escenas con Viggo Mortensen le ha servido para tomar muchas notas. “Ha sido increíble trabajar con Viggo, es un actor muy generoso pero hablo de un nivel de generosidad altísimo. Te traía al rodaje libros, discos, referencias, recuerdos, tengo en mi casa hasta un banderín de San Lorenzo porque él es un hincha de fútbol a muerte, me regaló hasta una foto de Maradona. Es llegar y empezar a regalar, pero no sólo a mí como actor, sino a todo el equipo. Lo mismo traía frutos secos al rodaje que unos dulces. Ponía música en maquillaje, cargaba maletas con los eléctricos. Para mí es un maestro y yo le he copiado”, cuenta.

“Cuando llegué al rodaje de ‘Los días no vividos’ puse en práctica todo, porque hay que aprender de los buenos, así que hacía regalos a mis compañeros como los maestros”, dice divertido.

Pero todos sus rodajes le han enriquecido y más cuando un trabajo resulta ganador de un Oscar, como fue ‘El secreto de sus ojos’.  “Ricardo Darín es un tío muy divertido, siempre tiene buen rollo, sabe crear y ser un líder, sabe aunar un equipo, tiene una forma muy bonita de trabajar y Soledad Villamil es impresionante, una de las mejores escenas de mi vida la he hecho con ella. Cuando una película es tan querida por la gente te hace unirte a esas personas para siempre”, confiesa.

Y unido está también a su pueblo. “El otoño en Villaviciosa siempre va conmigo. Me acuerdo del camino de El Forestal con todos sus árboles, todo el suelo amarillo, paseando un otoño emocionado. Recuerdo el viento bajando mi calle que antes estaba sin asfaltar, la infancia, los paseos en bicicleta. Creo que el pueblo tendría que venderse así, como un pueblo verde”, afirma.

Desde Villaviciosadigital le deseamos mucha suerte en todos sus estrenos.

Texto: Natalia Pulido.

Imágenes: Natalia Pulido y fotografías de diferentes rodajes.

[wzslider]

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí