Hoy comemos en: «La Chacina», notables carnes y jamones, calidad y variedad a buen precio

0

Carnes del restaurante La Chacina Villaviciosa de Odon

Inauguramos la sección Hoy comemos en degustando algunos platos del restaurante La Chacina (C/ Carretas, 4 en Villaviciosa de Odón), que pese a que ha abierto sus puertas hace unos meses ya está a pleno rendimiento y ofrece a sus clientes la posibilidad de menú semanal y una amplia carta a precios asequibles.

Probamos una degustación de croquetas de Roquefort y piñones, la tempura de pulpo con alioli, cecina de León, queso manchego, risoto de setas y verduras, salmorejo cordobés, lomo alto, secreto ibérico y una tarta de queso con crema de frutos rojos.

Autoescuela Triumph

En pleno centro de Villaviciosa de Odón La Chacina ofrece a sus clientes un acogedor espacio en el que los comensales pueden escoger zona para elegir mesa: la terraza de verano, la de invierno, perfectamente acondicionada para no pasar frío, o el comedor interior, donde la tranquilidad envuelve a las mesas.

Una vez sentados, la atención es correcta y el servicio rápido. Abrimos boca con las croquetas de Roquefort (7,50 euros la ración) servidas con una crema de frambuesa en donde destaca el toque de vino. De un tamaño considerable, las tres creaciones crujen al unirse con el tenedor, muestra del buen empanado que las dan forma. En su interior se deshace la masa, de suave textura, sin grumos, y aceptable sabor al queso francés que envuelven el paladar sin remedio.

Del queso francés de las croquetas pasamos a probar una degustación de pulpo gallego en tempura y alioli(12,50 euros la ración), un plato único entre los restaurantes de la localidad. Con una buena cocción, el paladar agradece su punto y sabor justo a mar. La salsa ensombrece el gusto de este fruto de mar, que merece la pena degustar sólo.

Excelsa cecina leonesa y queso manchego

A continuación nos sirven un mixto de cecina de León (la ración 11,50 €) junto a un supremo queso manchego madurado en cueva de la Solana, municipio ciudarealeño. La primera, con un sabor sublime impulsado por el rocío de un buen aceite de oliva, a la que no es necesario añadir los leves copos de sal que la acompañan. El segundo, un fuerte gusto, merced a su curación, una delicia para los amantes queseros.

Acompañando los platos, una copa de Senda, vino tinto de San Martín de Valdeiglesias; rocoso, aunque de agradable regusto final en boca.

La Chacina también dispone de una variedad de arroces. Probamos un risoto de setas y verduras (10,90 €), con un buen punto de cocción, una agradable salsa suavizada por trozos de puerro. Un buen plato al que podrían acompañar otras verduras.

Antes de las carnes, nos sirven un salmorejo cordobés (3,90 €). Totalmente artesanal, con una buena textura en la que no predomina ningún elemento concreto pero se perciben todos sus ingredientes. Por supuesto, acompañado con sus virutas de jamón y huevo que dan un punto agradable este clásico andaluz.

Con el regusto de la huerta española del salmorejo, pasamos a saborear el lomo alto fileteado (500 gramos 19,90 €) y el secreto ibérico (13,50 €). Aceptable este último, con un leve toque de su propio jugo que le da un buen sabor, aunque lejos del ofrecido por el lomo; tierno, bravío señal de buena carne de buenos pastos nacionales que se deshace en boca. Junto a ellos, unas patatas panaderas crujientes.

Y para finalizar, un postre casero, como todos los que realizan en La Chacina. Tarta de queso con crema de frutos rojos (3,90 €). Destacado sabor a leche, muy compacta pero sin empalagar, gracias a los toques afrutados de la crema. Una delicia para los más golosos.

Comer en la «La Chacina» es una grata sorpresa en la nutrida oferta villaodonense, muy recomendable para todo tipo paladares gastronómicos.

 

IRC

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí