Hoy comemos en: El Pintxo de Villa, ambiente ameno y jugosos platos

0

En nuestra secciónHoy comemos en’ degustamos algunos de los platos más conocidos de El Pintxo de Villa (C/ Mayor 3, en Villaviciosa de Odón) que recientemente ha inaugurado la ampliación de su local y que ya funciona a pleno rendimiento manteniendo sus señas de identidad.

En un ambiente familiar y amigable característico de este local probamos su Tosta de oro, las patatas a los cuatro quesos, las tortillas de camarones, croquetas caseras y las famosas tiras de buey.

Autoescuela Triumph

No puedes decir que has tapeado por Villaviciosa de Odón si no has pasado por El Pintxo de Villa, local indispensable del municipio en un enclave único junto a la Plaza de la Constitución. Recientemente ha cumplido con unas de las peticiones más populares entre su público ampliando el local notablemente para dar cabida todo el año a sus fieles comensales.

Si algo destaca de El Pintxo de Villa cuyo propietario es Fernando Tomás Pliego, es la amistosa y rápida atención de su servicio, sin olvidar las generosas raciones y tapas que acompañan a las consumiciones. Algo que no es una excepción a esta regla en nuestra visita.

Una vez sentados junto al gran ventanal que ocupa toda una pared en la reciente ampliación del local, van llegando los platos. Abrimos boca con una ración de croquetas (9 euros) que cumplen a la perfección con la premisa anunciada a la entrada y dejan patente que son caseras. Su masa, su sabor y consistencia son buena prueba de ello.

No podrían faltar en la mesa las raciones de patatas, bravas (6,50 euros la ración) por un lado, con su toque picante en boca, y para los amantes del queso, las patatas a los cuatro quesos (7,50) en las que la mezcla de los diferentes estilos fusionan una apetitosa apuesta y diferente en cada ocasión. Combinaciones ambas aderezadas con la seguridad de una buena base de patatas fritas en su punto.

Platos estrella, Tosta de oro y fuente de tiras de buey

Los grandes protagonistas de la mesa que se afianzan entre los favoritos de los feligreses de El Pintxo de Villa está la suculenta Tosta de oro (6 euros) y la fuente de tiras de buey con patatas (19 euros).

La primera de ellas resulta una combinación perfecta donde la carne tierna de primera caliad se sitúa entre el toque dulce de la cebolla caramelizada y las rebanadas de queso Brie. Todo ellos sobre una rodaja de pan que soporta y da estabilidad a esta mezcla de sabores. Como aderezo, una salsa de carne, cebolla crujiente y cebollino. Es un plato que se disfruta de principio a fin sin llegar a resultar excesivo ni dulzón en momento alguno.

En lo que respecta a las tiras de buey, resultan la elección perfecta para compartir y probar una de las especialidades de este local. Las patatas, siempre fritas en su punto con el toque crujiente necesario, sirven de acompañamiento a una impresionante y suculenta carne de buey a la plancha con salsa teriyaki, la gran protagonista de este plato aderezado con pimientos de Guernika. La salsa y el chimichurri casero impregnan las patatas y la carne y se degusta en el paladar desde el principio.

Tapear, comer, cenar en El Pintxo de Villa es una notable experiencia para un gran abanico de público que, además, se verá rodeado de un ambiente cómodo y ameno, así como disfrutará una atención afable que precede a sus apetitosos platos.

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí