¿Habrá un mañana?

2

juventudHace unos días vi en la portada de un periódico de tirada nacional, que España es el país con más paro juvenil de toda la Unión Europea. La foto me impactó. Si ustedes la ven, dirán que no tiene nada de especial: un chico y una chica tirando de sus maletas. Nada de especial, ¿verdad? si se tratara de ir a pasar unas vacaciones con algún familiar o con unos amigos o a hacer el Erasmus a un país de los que llamamos ahora de nuestro entorno. Pues no, no se trataba de ninguno de esos viajes a los que hasta ahora estamos acostumbrados.

Estos jóvenes llevan en sus maletas sueños que en su país, España, no han podido ni pueden cumplir. Y lo peor de todo que todos los que se marchan por esa necesidad de cumplir sus sueños. Se sienten expatriados y este adjetivo no se lo pongo yo, no.

También hace unos dos leí un blog de un ciudadano español que hace un año que marchó a Canadá con su mujer y una niña pequeña, para que su hija tuviera una cama donde dormir. Ese es el sueño de miles de jóvenes que buscan su habitación, su trabajo, su independencia económica, un plan de vida. En definitiva, su vida. Una vida y unos sueños que esta sociedad en la que vivimos les ha robado, y que sin darnos cuenta les estamos induciendo a que emigren y que, también sin darnos cuenta, nos estamos quedando solos, sin jóvenes.

España se está convirtiendo en un país de personas mayores. Me recuerda a Suiza en los años 60, no sólo porque era un país envejecido por su población, sino también porque era donde emigraron muchos españoles. Pero la diferencia es que esos españoles que emigraban eran personas del campo y ciudad sin estudios, a diferencia de hoy que nuestros jóvenes son universitarios con una estupenda preparación, pero que la mayoría de ellos harán los mismos trabajos que hicieron los españoles que se fueron sin estudios.

Como todos ustedes, convivimos con estudiantes en este encantador pueblo. Pues un día, conversando con unas chicas por casualidad, me dijeron que ellas en cuanto terminasen la carrera se marcharían fuera de España para poder realizar sus sueños. ¿Pero saben lo que me sorprendió? el convencimiento que tenían de que se veían obligadas a emigrar, a ser expatriadas, porque en definitiva es a lo que les ha abocado esta sociedad. Ellas no eligen, otros han elegido por ellas. No dejemos que elijan por nosotros, trabajemos en y por nuestro país para tener un mañana mejor.

 

Francisca Izquierdo

(UPyD Villaviciosa de Odón)

2 Comentarios

  1. Es una verdadera pena la marcha de nuestros jóvenes, y mayores porque no pueden. Yo tengo una hija en Inglaterra y se lo que pasan.
    Dicen que la culpa es de la sociedad ¿me pueden ustedes decir porque?
    La culpa es de los políticos que nos gobiernan y no he heno la culpa a los ciudadanos. ¿Para qué tenemos a los políticos? Para qué gestionen la economía, seguridad y justicia. Y si no hacen eso que se vaya. Ha arruinado a los españoles de muchas maneras. Ha eliminado toda la industria nacional, véase Pegaso, Barreiros, Seattle, Ebro y otras muchas. El campo está abandonado en casi toda España. No lo gestiona y así no ayudan al campesino. Ahora si, los impuestos deben pagarlos.
    Si no hay construcción en muchos años. Para qué quieren los jóvenes estudiar arquitectura? Y así otras muchas carreras. La ganadería esta siendo liquidada. Ver la zona de Gredos donde había miles de vacas, ovejas y cabras y ahora nada de nada. Así levanta a España las personas puestas para hacer esa función.
    La política tiene que cambiar y exigir a las personas que nos gobiernen si están capacitadas para ello, pasando un examen previo. El político con hechas arengas y mucho rollo ya tiene bastante para coger el puesto.
    Eso tiene que cambiar y si no nunca saldremos de la crisis. Consecuencia, más hambre, paro y eso trae revoluciones y guerras. Si es eso lo que queremos sigamos así.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí