Fernando Castellano: «la`voz de su amo´, ha saltado de su ámbito caciquil al vecino municipio de Brunete»

6

Ayuntamiento de Brunete

Publicamos íntegramente el texto que nos ha hecho llegar el portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Brunete, Fernando Castellano, sobre las alusiones que una revista local mensual de Villaviciosa de Odón ha publicado acerca del conflicto político brunetense.

Villaviciosadigital es ajena a la opinión expresada por cualquier persona en nuestra sección Cuéntanos. Asimismo, ofrecemos a los aludidos en este texto nuestra sección para manifestar sus valoraciones al respecto, siempre y cuando se hagan con educación.

Autoescuela Triumph

El Círculo de PePinión, es decir, la “voz de su amo”, ha saltado de su ámbito caciquil y se ha trasladado al vecino municipio de Brunete para asistir a un acto de adhesión inquebrantable a su alcalde, al mismo tiempo que al linchamiento de otros dos concejales que han cometido un pecado gravísimo, dar algo de luz para que se vean las alcantarillas en las que algunos se mueven.

Desde luego, al que suscribe no le resulta sorprendente la persecución a que se ve sometido el oscuro y perverso Sr. Castellano por la “voz de su amo”, o quizá por el “amo” mismo. La lleva sufriendo desde hace mucho tiempo, desde que se osó discrepar con el “amo” en defensa de su legítimo interés y el de sus vecinos.

Ahora, además, este insigne representante de la prensa subvencionada con dinero público, da un paso más. Se pregunta, al final de un artículo que nadie firma: “No sabemos cómo terminará este asunto de Brunete ni quién tiene razón, pero estamos seguros que UPyD se debería replantear tener en sus filas un personaje, siendo suaves y como mínimo, tan polémico”.

Fernando Castellano Martin
Fernando Castellano Martín (UPyD).

Cualquier periodista digno de ser llamado como tal, no mezclaría PePinión con información. Más prudente sería esperar a saber quién tiene razón en “este asunto de Brunete”. Pero eso es mucho pedir puesto que ni siquiera la “voz de su amo” se ha parado a pensar que tanto los juzgados de lo Contencioso como el TSJ de Madrid, en lo que se refiere a Campodón, han dado la razón al “polémico” Sr. Castellano. Ese oscuro y malvado Sr. Castellano polemiza cuando cree que tiene razón y, curiosamente, de vez en cuando los tribunales se la dan.

Y, no contento, va más allá. Se pregunta también como UPyD puede admitir a cualquier ciudadano como afiliado. Este señor, el que se oculte tras la redacción del artículo –sería bueno que se identificase- parece ignorar el derecho constitucional a la afiliación política, que sólo puede impedirse por motivos tasados. Puede que lo único que deba haber visto UPyD en el oscuro y malvado Sr. Castellano es que carece de tacha alguna en su vida civil o profesional. Y puede que no se replantee mantenerlo en sus filas pues algunas cualidades raras hoy en día, como el sentido común o la decencia, aparenta tenerlas.

Pero, en fin, como la “voz de su amo” parece dirigirse personalmente contra el oscuro y malvado Sr. Castellano, le contesto de forma personalísima y le ruego encarecidamente que en el futuro no mezcle su esfera pública con la privada.

Terminaré haciendo una pregunta similar a la que hacía la “voz de su amo”. No sabemos cómo terminará el asunto de la prensa local paniaguada, pero estoy seguro de que la digna profesión periodística  se debería replantear tener en sus filas un personaje, siendo suaves y como mínimo, tan sectario.”

 

Fernando Castellano Martín

(El oscuro y malvado Sr. Castellano según algunos)

Portavoz de UPyD en el Ayuntamiento de Brunete.

Compartir

6 Comentarios

  1. A los políticos hay que criticarles por acciones públicas, en relación a la Comunidad, pero nunca en su vida privada.
    Insultos personales deben desaparecer y la prensa que los pública, en parte es culpable. Si analizan y ven esos insultos no deben publicarla. Eso trae malas consecuencias. Odios y rencores que luego pasan a la vida privada.
    Por favor pido a Villaviciosa digital no acepten esa forma de expresarse con insultos personales.

    • Juy jim, le agradecemos su participación. No dude que no aceptaremos insultos, amenazas, injurias o calumnias, como hemos indicado siempre a la hora de moderar los comentarios de nuestros lectores. Un saludo.

  2. En relación al representante de UPYD, en Brunete, como todos los políticos hace su labor para su partido y para el Pueblo, que para eso son elegidos.
    En Campodon ha hecho una buena labor, pues en muchas cosas los Tribunales le han dado la razón. Una de las más importantes ha sido la disolución de la Entidad Urbanística. Como eso ha hecho mucha pupa a los ayuntamientos, entre otras cosas, se le pone como un ogro y no gusta. Los vecinos no se enteran, la mayoría de estas cosas. Si ha hecho algo mal y para su lucro personal que lo digan, pero si no es así habrá que alabar su función, aunque no nos gusté a algunos.

  3. «El Círculo de PePinión, es decir, la “voz de su amo”, ha saltado de su ámbito caciquil y se ha trasladado al vecino municipio de Brunete para asistir a un acto de adhesión inquebrantable a su alcalde,…»

    No me extraña nada, se deben encontrar pequeños en el espacio local. Vuelvo a mi comentario de hace un rato, son del calado de Intereconomia. Esto de periodismo tiene bien poco.

  4. Señor Castellano, ¿pero no recuerda que en este país hay libertad de expresión? Pues es lo que emplean desde el Circulo de Opinión; le podrá gustar o no, pero es lo que hay. Es pura opinión con un sólo criterio, que todos conocen.

    El Círculo no es información, es pura opinión; todo partiendo de la base de que esa revista la hace una persona que no tiene formación alguna en Periodismo y eso se puede comprobar en cada texto. Hablamos de un impresor que de redacción periodística, no sabe nada.

    Y por último, ¿qué insinúa en su último parrafo? ¿Que el colectivo de periodistas debería «expulsar» a este tipo de publicaciones? Pero si el Círculo no hace periodismo…

  5. Por eso decía Pepinión. Nunca he dicho que se trate de una «opinión» objetiva y contrastada, que no lo es pues al menos se requiere que se diga quién da esa «opinión». Pero si no es ni «opinión» ni «información», ¿porqué quiere aparentar ser alguna de las dos cosas?.
    En definitiva, quien se oculta en el anonimato tras el parapeto de una revista subvencionada es que no tiene la valentía mínima para afrontar las consecuencias de sus ¿opiniones?.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí