Espacio para bicicletas en los campos de fútbol municipales

0

Campos de fútbol Villaviciosa de Odon

Los hurtos y robos de bicicletas en los campos de fútbol municipales de Villaviciosa de Odón han hecho que un vecino, Manuel Pavón Esteban, nos envíe este escrito que entregó en el Ayuntamiento institución, de la que, según él, no ha obtenido respuesta. Reproducimos íntegramente el texto.

El motivo de mi demanda no es otro que solicitar un estacionamiento de bicicletas en los Campos de Fútbol de Villaviciosa. La solicitud fue motivada por las despariciones, de bicis, que en septiembre del año pasado se produjeron en el estacionamiento de dichos vehículos, que se encuentra en el parque ubicado junto a los Campos de Fútbol de la mencionada localidad.

Autoescuela Triumph

Desconozco si los propietarios, en algunos casos niños, lo pusieron en conocimiento de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, pero lo que sí esta claro que las bicicleta,s así como accesorios de algunas desparecieron del lugar indicado. Yo cuando me enteré y como aficionado que soy a la bicicleta, a la vez que usuario de las mencionadas instalaciones, decidí hacer una solicitud al Ayuntamiento requiriendo que se habilitara un lugar de estacionamiento para bicicletas dentro de las instalaciones deportivas, de manera que estuvieran mejor guardadas que en la calle. Expuse una serie de argumentos los cuales sirvieron como fundamentos a mí solicitud. Estos eran los siguientes:

La gran cantidad de chavales que van a las instalaciones con sus bicicletas, que de quedarse estacionadas en un lugar seguro, muchos más niños utilizarían este sano medio de transporte. Al mismo tiempo que se potencia el deporte, se potencia una educación hacía el mantenimiento del medio ambiente y más aún en un municipio en el cual contamos con un llamado “anillo verde” mediante el cual podemos llegar a cualquier punto del casco urbano evitando al máximo la circulación entre vehículos a motor, disminuyendo el riesgo potencial para el ciclista.

Que dado el gran espacio de las instalaciones, propuse que se realizará un estudio por los técnicos, con la finalidad de ubicar la zona de estacionamiento de bicicletas. Así como la prohibición de circular en ellas dentro de las instalaciones, es decir, que habría que ir a paso de peatón hasta el lugar de estacionamiento, para evitar cualquier tipo de incidencia que se pudieran ocasionar.

Que en días de competición deportiva o cualquier otro evento, dentro de las instalaciones, quedara prohibido el acceso con bicicleta a las mismas, debido a la gran cantidad de público que puede concentrarse.

Creo que, a mí juicio, son unos argumentos bastante lógicos para hacer una solicitud a la Administración. La cual se cursó a finales de septiembre del año pasado, no obteniendo respuesta hasta el momento, a no ser que se entienda como respuesta, la colocación de un gran cartel prohibiendo entrar bicicletas en las instalaciones.

Pienso que la Administración deberia de colaborar más en potenciar este tipo de actividades, que sin lugar a dudas con actuaciones como crear estacionamientos para bicicletas en lugares seguros, seria una aptitud muy positiva por su parte y de agradecer por todos los que utilizamos este medio.

Por último quiero dar una serie de consejos a todos los usuarios de bicicletas en caso de desaparición o adquisición de segunda mano:

En primer lugar dejarla estacionada en un lugar seguro.

Saber cúal es el número de serie de nuestra bicicleta, este número se encuentra grabado en el cuadro de la misma; todo cuadro de bicicleta lleva su número de serie y es un requisito imprescindible, en caso de denuncia, de mucho valor para los agentes de la autoridad tener conocimiento de esta numeración ya que borrarla, del cuadro, es prácticamente imposible.

Tener una fotografía de la bicicleta; hay características que se nos pueden olvidar a la hora de su descripción, que los amigos de lo ajeno no han caído en borrarlas.

En cuanto a la leyenda urbana que hay “ de que si se pinta la bicicleta”, en la mayoría de los casos no es cierto ya que la bicicleta quedaría desvirtuada en sus características, siempre y cuando hablemos de bicis con cierto valor en el mercado, que son aquellas que pueden introducir en el mercado de segunda mano.

Que cuando se compre una bicicleta de segunda mano, tengamos la certeza de su procedencia, de lo contrario podríamos incurrir en un delito de receptación, con independencia de probar a posteriori nuestro error. El cual podría el juez entrar a valorar.

 

Manuel Pavón Esteban

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí