Entrevista a Eloy Moreno: «somos muy conformistas pero si lo intentáramos sin rendirnos, nos iría mejor»

0

Eloy Moreno, autor de la novela 'El bolígrafo de gel verde'

A Eloy Moreno siempre le gustó mucho leer. De ahí pasó a enfrentarse al folio en blanco, creando relatos cortos como ‘La cama creciente’, con el que ganó el II Concurso de Relato Corto en el año 2008, organizado por el Casal Jove de Castelló. Aquello le animó mucho y pensó ¡no se me da tan mal esto!

Escribiendo artículos de opinión en su blog ‘Tercera Opinión’, fue galardonado con el premio de mejor blog en la 2ª edición de ’1 año en 1 post’ de la web Atrápalo en el 2009, año en el que terminó de escribir su primera novela ‘El bolígrafo de gel verde’, aquel manuscrito que llegaría muy lejos.

Autoescuela Triumph

Villaviciosadigital inaugura con Eloy la sección Letras bajo flexo, quien hace un recorrido por sus novelas ‘El bolígrafo de gel verde’ (Editorial Espasa, 2011) y ‘Lo que encontré bajo el sofá’ (Editorial Espasa, 2013). Además, nos presenta su última novedad ‘Cuentos para entender el mundo’ (2014), un libro para todos aquellos que siguen siendo niños aunque los adultos les obliguen a disimularlo.

Lo que comenzó como un hobby para este Ingeniero Técnico en Informática, sin plazos iba escribiendo hasta que nació su primera novela, terminó como lo que era, porque nunca pensó en publicarla con ninguna editorial. Directamente se imprimió unos cuantos ejemplares y salió a la calle con ellos a ver qué sucedía.

“Quería que viera la luz pero no con una editorial, quería probar que podía hacer yo mismo. Después de estar dos años escribiendo, no tenía ganas de ver si me cogían la novela o no, estar esperando a ver si alguien me decía algo… quería que saliera ya, tenía ganas de verla publicada”, cuenta.

Corría el año 2009 y por entonces la auto edición no era tan corriente como hoy en día. “Esperar a que alguien me dijera que lo que había creado valía o no valía, cuando podía publicarlo yo mismo, era una opción que estaba ahí”. Y así fue, el protagonista de ‘El bolígrafo de gel verde’, envuelto en una rutina que le estaba devorando ferozmente viviendo en 445 metros cuadrados, empezó a llegar a los primeros hogares.

“Si la gente sumase los metros cuadrados en los que se mueve al día vería como no sale de ahí. Cuando el protagonista calcula los kilómetros que tiene la tierra, alucina pensando que sólo recorre 400 metros cuadrados”, subraya.

Eloy Moreno firmando su segunda novela 'Lo que encontré bajo el sofá'Y es que las historias que Eloy describe en sus novelas son todas reales. “Nacen de observar mucho a la gente y son extraídas de un mundo que nos rodea. Quejas de personas que dicen que no tienen tiempo para nada, que todos sus días son iguales, y es verdad, sucede así. Esa angustia la vive muchísima gente y decidí plasmarla en un libro”.

Las páginas de un libro que te van arrinconando sin salida, pero hay una fórmula para escapar y huir de esa angustia. “Hay mucha gente que corta con su día a día cuando no le queda más remedio como, por ejemplo, al sufrir una enfermedad o que se le muera alguien cercano. A veces tiene que pasar algo muy gordo para darte cuenta de que estabas viviendo una vida que tú no quieres».

«He recibido emails de lectores que me han contado otras historias mucho más fuertes que la que reflejo en la novela. Parece que ése romper con algo no sale de nosotros, sino de una cosa externa que te obliga a tomar una decisión”.

Y en ese círculo vicioso también quedan atrapados los más pequeños. “Al final siempre son los que, sin comerlo ni beberlo, sufren esa angustia. Si nos fijamos, los niños no tienen ese agobio hasta que no se hacen mayores, son mucho más libres. Me gusta mucho recurrir a la infancia en mis novelas, en la última también hablo de ésta, de la niñez, de subrayar ese contraste de cuando éramos tan libres y cómo nos vamos atando de mayores”.

Así, mochila al hombro, de promoción en promoción, aquella historia iba calando en la gente. Los sábados su plan siempre era el mismo: ir a la librería. “Yo siempre pensé en vender en estos lugares porque era y es donde está el público objetivo. Empecé moviéndola por Castellón, mi tierra, que era las que conocía muy bien. Cuando poco a poco fue funcionando el libro, me trasladé a las de los pueblos de alrededor, a Ciudad Real, Valencia, Alicante… Me pasaba el día en la librería con la gente, contándoles qué podían encontrar en mi novela, promocionaba mi libro”.

«Estamos acostumbrados a sacar un libro y, a los dos o tres meses, ya ha desaparecido porque vienen otras novedades»

De profesión, informático en el Ayuntamiento de Castellón, Eloy aprovechaba sus días libres para ir con el libro donde fuera. “Actualmente sigo haciéndolo, si tu te mueves, el libro se sigue moviendo. Estamos acostumbrados a sacar un libro y a los dos o tres meses ya ha desaparecido porque vienen otras novedades y, en cambio, ‘El bolígrafo de gel verde’ ha durado muchísimo, puedes ir a una librería y encontrarlo aún, es una cosa increíble”.

Pero si hay algo que se palpa en sus dos novelas es una constante alusión a la corrupción en diferentes escalas. En El bolígrafo de gel verde’ salen a luz favores sucios entre compañeros, enchufes, y en ‘Lo que encontré bajo el sofá’, la corrupción política aliña el pastel.

“Es la corrupción del día a día, es algo que no se puede evitar porque somos así en este país. Hablo de la corrupción política, pero también de la corrupción de las personas, todos somos corruptos, lo que pasa que unos pueden robar un millón y otros diez euros. Un país que tiene estos políticos es porque somos así sino no estarían gobernando, los habríamos echado a patadas ya. Un país que tiene un índice bajo de corrupción, a sus políticos les pide lo mismo. También creo que tenemos una capacidad de aguante brutal pero mientras haya fútbol, pan y circo.”

El autor de 'Lo que se esconde bajo el sofá', Eloy MorenoTras su empeño de llevar el libro hasta el lugar más recóndito, en el año 2011 se produce la llamada. Consiguió colocar la novela en La Casa del Libro y empezó a venderse bien, a partir de eso le llamó la editorial Espasa. “Lo conseguí por mi insistencia, yo creo que siempre te encuentras con un ‘no’ de antemano, pero el objetivo es que sea un ‘si’. Lo que ocurre es que la mayoría de la gente se queda en un ‘no’ y eso hace que muchas veces las cosas no salgan. Somos muy conformistas, pero si de verdad lo intentáramos sin rendirnos, si pusiésemos hojas de reclamaciones, nos iría mucho mejor”.

Un papel fundamental en la batalla fueron las redes sociales. “Empecé con las redes sociales porque al principio no tenía ningún medio de comunicación y era muy complicado dar a conocer el libro. Internet, como soy informático, es una herramienta de mi trabajo, y me servía muchísimo para llegar a gente a la que no podía acceder de otra forma».

Empezó con Facebook, luego con Twitter y también el correo electrónico. «Contesto siempre a todo el mundo aunque tarde días. Poco a poco, se fue creando un vehículo de comunicación donde iba anunciando mis presentaciones, mis firmas y, a día de hoy, es mi principal vía de comunicación. En esta pasada Navidad hemos superado los 100.000 seguidores que eso ya es muchísimo”.

En sus novelas los personajes conocen lugares apasionantes, la ciudad de Toledo es el contexto de ‘Lo que encontré bajo el sofá’. “Se ha convertido en mi segunda ciudad, antes de escribir la novela visité Toledo y me encantó, me enamoré de sus calles y de casi todo lo que hay allí. De Toledo se ha escrito muchísimo pero casi siempre es novela histórica. Me pareció una manera muy bonita de mezclar leyendas antiguas con la realidad más dura que estaba ocurriendo en la actualidad”.

En su segunda novela se muestra el cansancio de una sociedad que ha sido exprimida por sus mandatarios. “Igual el cambio viene ahora en las urnas pero soy de la opinión de que, entre quien entre, van a ser corruptos porque viene con nuestra naturaleza. En una manifestación que fui, pude ver un cartel que me encantó y decía que digan mentiras pero mentiras nuevas’, por lo menos que nos mientan otros».

«El 90% de la gente que sale de la universidad sólo piensa en que alguien le contrate, no hay casi gente que quiera levantar una empresa para contratar a los demás»

«No creo que ahora mismo Podemos sea la panacea ni mucho menos, pero desde que llevo votando no recuerdo otra opción que no fuera PP o PSOE. Lo había, pero no era factible. Es la primera vez en la historia en la que yo puedo votar sin que sea algo entre dos. Las personas que llevan años y años en el poder y que se han cansado hasta de robar, que por lo menos vayan fuera y que trabajen en otras cosas como hacemos los demás”.

Eloy Moreno con su segunda novela 'Lo que encontré bajo el sofá'Para Eloy la generación perdida no existe. “Conozco mucha gente que está haciendo cosas chulísimas. Más que en la generación, el problema está en cómo nos han educado. Nos dicen que hay que estudiar una cosa u otra, para luego ser contratados por alguien. El 90% de la gente que sale de la universidad sólo piensa en que alguien le contrate, no hay casi gente que quiera levantar una empresa para contratar a los demás, hay que pensar más en emprender».

«Hay que saber sacarse las castañas, cuando algo te gusta realmente puedes vivir de ello aunque tardes más en conseguirlo. Nos han acostumbrado a salir de la universidad para que nos contrate alguien que nos tenga 10 horas trabajando para otros, en vez de trabajar para nosotros”.

Eloy no tiene un autor fetiche, pero se nutre de unas lecturas muy heterogéneas. “Si por ejemplo leo algo de novela negra, mañana es épica y la siguiente es de terror. Me gusta ampliar la lectura porque así es más grande el abanico de autores”.

Y es que, al contrario que el protagonista de ‘El bolígrafo de gel verde’, Eloy tiene tiempo para leer. “¡Es que es muy fácil! La gente dice que no tiene tiempo para leer pero es tan fácil como apagar la televisión. A mi no me gusta nada la tele, no voy a decir que no tengo porque sería mentir, pero la veo poco, alguna serie que me gusta”.

Y así, nutriéndose de letras, la pasada Navidad sacó a la venta ‘Cuentos para entender el mundo’. Un libro como el primero, auto editado. «La respuesta ha sido brutal porque creo que en un mes y medio van 3.000 ejemplares vendidos por Internet y eso en España es muchísimo. No son cuentos míos porque son de hace siglos, se habían perdido y yo he rebuscado para encontrarlos. Me he leído más de 1.000 cuentos y al final he recopilado cuarenta».

«Eran cuentos muy antiguos de Tolstoi, fábulas de muchos autores… lo que he hecho es reescribirlos porque el lenguaje era muy arcaico para hoy en día, cambiando personajes y situaciones pero conservando lo que es la esencia. Son cuentos para pensar, para pensar muchísimo, son cuentos para adultos, lo que pasa es que los niños a partir de 7 u 8 años ya lo pueden entender si se los explicas. La gente reacciona encantada antes este libro porque son cuentos que, obligo a leer uno al día y antes de dormir (ríe). Son textos que te tocan muchísimo”, continúa.

Y, aunque vaya mimando sus creaciones sin olvidar ninguna, a sus 39 años ya prepara para finales de este año su tercera novela. “Sólo puedo decir que saldrá con una editorial grande por toda España”.

Texto: Natalia Pulido@npulidojimenez

Imágenes: Dani Albors.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí