Entrevista a Beatriz Rico: “desde que tuve a mi hijo soy mejor actriz”

0

La actriz Beatriz Rico está con la obra 'Mejor viuda que mal casada' en el teatro Arenal de MadridUna hora antes de la función, Villaviciosadigital entrevista a Beatriz Rico en el teatro Arenal de Madrid. En minutos, la actriz se convertirá en Patricia para interpretar ‘Mejor viuda que mal casada’, una función con la que lleva más de un año de gira, un monólogo destornillante.

“Aunque la obra lleve un año y poco, desde sus inicios ha ido cambiando mucho. Es muy viva, según lo que me da el público yo voy cambiando, les pregunto qué chistes les gustan y cuáles no, voy quitando y poniendo. Alguien que la haya visto cuando nació, si vuelve a verla, le parecerá otro espectáculo mejor, siempre para mejor”, explica Beatriz entusiasmada.

Un secreto a voces

El año pasado recorrió España con ella, visitó Bilbao, Valencia, Palma, Vitoria, Canarias y Gijón, entre otros lugares, y la respuesta del público ha sido muy buena. “Tenía miedo porque la gente está muy acostumbrada a ver hombres monologuistas pero no mujeres. Encima una mujer que te hable de sexo de forma tan directa y con humor, tampoco se da mucho. Fui muy osada al hacerlo pero era lo que siempre quise contar y son las imitaciones que siempre quise hacer. Imito desde Luz Casal a Jaime Peñafiel, Félix Rodríguez de la Fuente o Concha Velasco. Es lo que siempre me había dicho Gabino Diego, ¡sube a un escenario y hazlo! Pero yo no sabía como hacerlo. Me ha costado, pero al final ha funcionado”, dice orgullosa.

Patricia habla al público de sexo, un monólogo explícito pero siempre desde la inocencia y la ingenuidad. Y es que los hombres siempre alucinan con las conversaciones que tienen las mujeres. “Una frase muy habitual es: había cuatro chicas sentadas detrás de mi en el restaurante y estaban diciendo unas cosas…”, ríe Beatriz. “Nosotras somos así y yo quería ponerlo encima de la mesa y explicar cómo hablamos. Es una necesidad que tenemos de lo más normal, ellos presumen de cosas pero no van tan al detalle. Para mí esto es un sueño cumplido”, continúa.

Además Beatriz Rico también baila, algo que siempre quiso hacer: cabaret. “El monólogo es muy mío porque para hacer algo tu sola realmente tienes que identificarte, creer mucho en ello y que te salga desde dentro”, puntualiza.

El alimento del público

Ahora en Madrid, después de estar cinco semanas en el teatro Pequeño Gran Vía, Beatriz vuelve a llenar el escenario ella sola, notando la energía del público, algo que sólo saben los que están arriba.

“El notar que llegas a la gente, que hay complicidad y sobre todo, las carcajadas y el aplauso espontáneo, es algo que no tiene precio. El mejor premio que yo tengo es cuando termino y la gente se acerca a decirme gracias por haber conseguido que se olviden de los problemas por un tiempo. Eso es el mayor regalo”, dice emocionada.

Y es que Beatriz es una mujer pasional que echa el resto cada día que pone un pie en escena. Si algún día llega con dolores de espalda o de cabeza, actúa y se le quitan todos los males. “La gente te alimenta, es una cosa muy rara y eso es porque es vocacional”.

Látigo para el hombre malo

Pero tantos años de carrera no han conseguido quitarle los nervios antes de salir. “El pánico más grande que siento es que no les guste, salgo muerta de miedo pero ya lo tengo controlado, pasan cuatro minutos y Patricia ya está a tope. Eso sí, antes de salir me santiguo mil veces y miro la maleta con la que entro en escena otras mil. Soy muy perfeccionista y rozo a veces la obsesión”, ríe.

¿Qué lleva en la maleta? Agua, una flor del pelo y…”un látigo para los hombres que se portan mal”, dice burlona. “Un día entro con la maleta abierta y santiguándome al escenario”, bromea.

Patricia, que es una mujer que se venga de los hombres porque le han hecho daño, tiene un objetivo al poner las cartas sobre la mesa que Beatriz no puede desvelar a Villaviciosadigital. “Desvelaría el final que va con sorpresa, son los últimos cinco minutos donde el público entiende el por qué Patricia hace lo que hace. Digamos que ella necesita explicar y justificar la vida que ha llevado hasta ahora y ahí lo dejo”, apunta coqueta.

Dame salud 2013

Cuando Beatriz mira hacia el futuro sólo pide salud para su hijo y para ella, “porque él me necesita”, asiente. “Cuando eres madre tu vida gira en torno a esa persona y un miedo constante a que le pueda pasar algo. Mientras mi niño esté bien, yo estoy bien”, asegura.

Y es que la actriz es una persona muy familiar. “Cuando estás en una profesión tan inestable y tan rara, necesitas estar arropada por una familia que te mantenga fuerte y que si te derrumbas te sujeten y te ayuden. Yo tengo la suerte de tener una familia maravillosa”.

Dentro del espectáculo, la actriz hace una reflexión contando lo duro de la profesión. Pero hay momentos que no se olvidan. “A parte de las esperas al teléfono, algo que con los años te vas acostumbrando porque sabes que luego te vuelven a llamar y que sólo es cuestión de tiempo y paciencia, lo más duro fue subirme a un escenario a los dos días que falleciera mi padre y hacer comedia”.

La voz de las caras conocidas

Ella es luchadora y aunque la cultura está “atravesando su peor momento” defiende los derechos adquiridos que han costado mucho esfuerzo.

“La unión hace la fuerza y hace fuerza en todo, tanto el apoyar a una asociación de un síndrome de una enfermedad rara como a la hora de defender nuestra posición de españoles y de ciudadanos. Llevo trabajando toda la vida para tener unos derechos adquiridos y mis padres y abuelos también han trabajado por lo mismo. Como ciudadana me enerva que se me intente quitar esos derechos”, explica.

“Aunque tenga que dar gracias porque me están yendo bien las cosas veo a mucha gente que lo está pasando muy mal. Si tengo que salir a la calle y manifestarme o poner en la red social un mensaje diciendo lo que realmente pienso de la situación que estamos viviendo, lo hago. Además creo que es necesario que las caras conocidas que tenemos repercusión, hagan públicas muchas cosas”, continúa.

Gracias por venir

Aunque la gente sea más selectiva a la hora de ir al teatro debido a la crisis que atravesamos, Beatriz tiene esperanza en las tradiciones.

“Por mucho que se empeñen en que la gente sea triste y se quede en su casa, lo tienen difícil. Las personas si se tienen que dar una vuelta más al cinturón, lo hacen, y para mí tiene muchísimo más mérito que, en la situación en la que está el país, vengan a verme y sobre todo, que sea gente joven. Ayer observaba a mi público y pensaba, la media de edad está por debajo de los 30 y les dí las gracias porque muchos de ellos estarán en paro”, asegura.

Para la actriz hay una clave. “La risa es curativa y es algo que no tiene precio. Quizá también por eso a mi me gusta también hacer reír, soy muy payasa y lo llevo en la sangre”.

El rastro de unos 21 años

Desde sus inicios ha ido aprendiendo multitud de cosas y de aquella joven queda la ambición sana y la ilusión por hacer siempre cosas mejores. “Ahora soy más realista y más cautelosa. Algo fundamental que me ha cambiado es el haber sido madre, me ha despertado una sensibilidad que no tenía. Desde que tuve a mi hijo soy mejor actriz, de repente me salen muchos más registros que tenía dormidos, al tenerle se me encendieron todas las lucecitas y entendí la vida”, dice con cariño.

Pero sigue siendo soñadora y, sobre todo, muy activa. “Me encanta hacer un trabajo e ir a por otro. Ahora tengo mono de cámara, me han llamado para un corto y he dicho que si corriendo”.

Además tiene trabajos pendientes por estrenar en la gran pantalla, una es ‘El Clan’ con Pepe Sancho y dirigida por Jaime Falero donde cuatro amigos inseparables que jugaban a ser una banda, se verán involucrados en un trabajo por encargo que llevará sus vidas por un camino sin retorno. “Yo que siempre suelo ser muy negativa con los trabajos que hago y que siempre les pongo pegas, a esa película no le saco ni una”, asegura.

El segundo film es ‘Las hijas de Danao’, un thriller de Fran Kapilla donde en los ensayos de una gran ópera, una conocida soprano recibe una amenaza anónima.

Asi que volveremos a escuchar el nombre de esta actriz en muchas ocasiones y ahora, ¡a disfrutar de su monólogo en el teatro Arenal de Madrid de jueves a domingo!

Texto y fotografías de la entrevista: Natalia Pulido.

Fotografías de la obra: Gus Geijo.

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí