«Enlorquecidos en Villaviciosa de Odón»

1

Una de mis aficiones preferidas es el flamenco. Siempre he defendido que uno de los mejores maridajes que existen en nuestra cultura es el de la poesía con el cante jondo.

Nuestro país ha dado grandes poetas desde tiempos inmemoriales; Quevedo, Góngora, Teresa de Jesús,  Arcipreste de Hita, Jorge Manrique, Antonio Machado, Miguel de Unamuno, Gloria Fuertes, Rosalía de Castro… o la excelsa generación del 27 con nombres como Miguel Hernández, Pedro Salinas, Vicente Aleixandre, León Felipe, las sin Sombrero- mujeres ilustradas y comprometidas- como Rosa Chacel y María Zambrano; pero, sin lugar a dudas, el poeta de mayor repercusión internacional y que más trabajó por recuperar el flamenco, rescatarlo de las catacumbas de la historia y por estudiarlo en profundidad, fue el admirable Federico García Lorca.

Manu Barriga.

Circula por la red un texto: “Buscaban a Lorca en una fosa común de Granada, y lo encontraron vivo en todas las bibliotecas del mundo”. A lo que yo añadiria: y en los mejores palos del flamenco.

Federico, además de su talento inabarcable para la poesía y el teatro, tenía claras aptitudes para el dibujo y la música. Los versos del poeta granaíno  son los  más musicados en el mundo del flamenco. Como dijo su paisano y gran cantaor Enrique Morente, «La expresión de Lorca tiene música, como toda la buena poesía. Él era músico y es posible que sea por eso que lo hayan abordado tantos músicos de diversas especialidades. El flamenco va con el sentimiento de Federico. Hay que tener en cuenta que era un andaluz universal, pero muy andaluz. De hecho, tiene un libro que se llama Poemas del Cante Jondo

este año se cumple el centenario de la presentación de este poemario en el primer concurso de Cante Jondo

Precisamente este año se cumple el centenario de la presentación de este poemario en el primer concurso de Cante Jondo, organizado, nada más y nada menos, que por Manuel de Falla y con la inestimable colaboración de intelectuales de la talla de Andrés Segovia, Miguel Zerón, Juan Ramón Jiménez , Ramón Pérez de Ayala y el propio Federico, entre otros y celebrado en lo localidad natal del poeta, Granada. Este evento supuso un hito para la historia de la cultura andaluza y el flamenco. Múltiples intelectuales de diferentes disciplinas (escritores, pintores y músicos españoles e internacionales), se involucraron tanto en la organización como en el desarrollo de este evento popular, que supuso el reconocimiento artístico e intelectual del “cante primitivo andaluz”, que era como entonces se denominaba al flamenco. Este acontecimiento abrió las puertas del cante jondo a la modernidad y  al arte, y el flamenco empieza a reivindicarse como parte del ADN de nuestra cultura alcanzando otra dimensión.

Las conferencias de Federico García Lorca sobre el Poema del Cante Jondo aportan una enorme sensibilidad que caló en los asistentes y aficionados al cante jondo y a la poesía. En este poemario escribirá versos para distintos palos del flamenco como seguiriyas, soleás, saetas o peteneras. En la publicación nos encontramos con versos tan hondos y hermosos como el de la seguiriya titulada La guitarra:

“Empieza el llanto

de la guitarra.

Se rompen las copas

de la madrugada.

Empieza el llanto

de la guitarra.

Es inútil callarla.

Es imposible

callarla.

Llora monótona

como llora el agua,

como llora el viento

sobre la nevada.

Es imposible

callarla.

Llora por cosas

lejanas.

Arena del Sur caliente

que pide camelias blancas.

Llora flecha sin blanco,

la tarde sin mañana,

y el primer pájaro muerto

sobre la rama.

¡Oh guitarra!

Corazón malherido

por cinco espadas”

El Concurso de Cante Jondo en 1922 en Granada, que ganaron un joven Manolo Caracol  y ‘el Tenazas’, tuvo tal repercusión internacional que sembró, de alguna manera, las bases para que, casi un siglo después, en 2010, la UNESCO por fin otrorgase al flamenco la consideración de Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

más hitos de la fusion entre el mundo lorquiano y el flamenco, como por ejemplo el encuentro entre el cantaor granaino Enrique Morente y el poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen

Podemos destacar más hitos de la fusion entre el mundo lorquiano y el flamenco, como por ejemplo el encuentro entre el cantaor granaino Enrique Morente y el poeta y cantautor canadiense Leonard Cohen. Ambos coincidieron en el bar del Hotel Palace de Madrid, el mismo al que solía acudir Lorca. De la amistad que se forja entre ambos “lorquianos” surgió la creación del disco Omega en 1996 que supuso, por su transgresión, una revolución en el mundo del flamenco. Enrique Morente junto al grupo de rock ‘Lagartija’ Nick adapta al flamenco textos del poemario Poeta en Nueva York como Pequeño vals vienés, La Aurora o Norma y paraiso de los negros.

Sin ánimo de extenderme, también quiero citar a quién es considerado el mejor cantaor de todos los tiempos, el ya mito, Camarón de la Isla, quien se atrevió, no exento de polémica entre los más puristas, a a adaptar La leyenda del tiempo de Federico Garcia Lorca. En este caso se trata de un fragmento de la obra de teatro Así que pasen cinco años, que el genial poeta y dramaturgo granaino escribió en 1931 y que no llegó a publicarse ni a representarse en vida de Federico Garcia Lorca. En este caso es un Arlequin quien en la representación recita:

“El Sueño va sobre el Tiempo

flotando como un velero.

Nadie puede abrir semillas

en el corazón del Sueño (…)”.

Muchos son los trabajos que podria seguir recordando y recomendando de voces actuales como Marina Heredia, Carmen Linares, Miguel Poveda… porque el legado de Federico Garcia Lorca sigue vigente, es universal, atemporal, único y sigue emocionando y “enlorqueciendo” a quienes nos acercamos a él.

Por último, quiero terminar con una reseña a un escritor local, Carlos Mayoral, quien recientemente ha presentado su última novela Yo no maté a Federico, un interesante relato, entre la realidad y la ficción, muy documentado, en el que narra los últimos días del poeta y la vida del que es considerado su asesino, el capitán Nestares. En varios capitulos el autor nos acerca a la figura de Manuel de Falla, Miguel Zerón, las zambras del Sacromonte, y al Poema de Cante Jondo. La novela ha sido presentada hace unos días en la siempre activa librería Los Libros Salvajes, regentada magistralmente por Carmen, Blanca y Félix. Un lugar, como se dice en el mundo flamenco, con duende.

Manu Barriga

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí