En la Comunidad de Madrid están registradas un total de 6.381 mujeres víctimas de violencia de género

0

Los juzgados madrileños recibieron en el segundo trimestre del año un total de 6.872 denuncias, de las que se computan 6.381 víctimas.

El porcentaje de mujeres víctimas de violencia de género por cada 10.000 habitantes en la región es de casi dos puntos más que en la media nacional.

Los juzgados madrileños recibieron en el segundo trimestre del año un total de 6.872 denuncias por violencia de género, lo que supone un incremento interanual del 19,4 por ciento.

En este segundo trimestre del año también se produjo un incremento de más de 16 puntos en las solicitudes de órdenes de protección, si bien se mantuvo en los mismos parámetros la concesión de las mismas por parte de los órganos judiciales, en torno a un 70 por ciento.

Este dato supone un incremento porcentual del 25,2% en la variación interanual, ya que en el segundo trimestre de 2016 las mujeres víctimas de violencia de género fueron 4.769.

En España la media de mujeres víctimas de violencia de género por cada 1.000 habitantes es de 17. Por encima de ese valor se sitúa Comunidad Valenciana, con 21,3 mientras que el más bajo se da en Castilla y León, con 10,8 y en Asturias, Cantabria, Galicia y País Vasco, con ratios ligeramente superiores a 11.

Un 68,8% de las denuncias fueron presentadas por la propia víctima, directamente en el juzgado o a través de atestados policiales. Las originarias de la policía se sitúan en el 20,4 % de los casos.

Por otra parte, se produjo un importante aumento porcentual respecto al año anterior en relación con las denuncias presentadas por familiares de la víctima, pasando de 34 en 2016 a 101 en este trimestre de 2017.

Obligación de declarar

Un 12,5 % de víctimas se acoge a la dispensa de la obligación legal de declarar, concretamente 799 casos, un descenso de más de tres puntos respecto a la cifra del mismo trimestre del año anterior; es superior en el caso de las mujeres españolas (418) que en las extranjeras (381).

En relación a las órdenas de protección, durante el segundo trimestre del año, se solicitaron 1.742 en los diferentes órganos judiciales. Un total de 1.592 fueron solicitadas en los juzgados de violencia sobre la mujer y otras 150 lo fueron en los de guardia.

El incremento de solicitudes de órdenes de protección en los juzgados especializados con respecto al mismo trimestre de 2016 fue de un 16,1%. Un 52% de las solicitadas fueron adoptadas.

Además, derivadas de las órdenes de protección y otras medidas cautelares se adoptaron 1.921 medidas judiciales penales, entre las que destacan la orden de alejamiento, la prohibición de comunicación, la suspensión de la tenencia y uso de armas, la salida del domicilio, la prohibición de volver al lugar en que se cometió la agresión y las medidas privativas de libertad.

Al mismo tiempo se dictaron 700 medidas civiles cautelares mientras se resolvía el proceso penal. Un 35,7% lo fueron en relación con la prestación de alimentos y un 34% resolvieron la atribución de la vivienda. En un 7,4% supusieron la suspensión de la guarda y custodia de los hijos y en un 3,1 a la suspensión del régimen de visitas.

La presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, ha valorado estos datos: «De un lado, datos positivos, algunos muy positivos, como lo son el descenso del número de mujeres que renuncian a declarar en el marco del proceso judicial y el mantenimiento de las medidas judiciales que buscan proteger a los menores, víctimas como son de la violencia de género. También quiero destacar una vez más el aumento de las condenas a los maltratadores, por lo que tiene de valor en sí mismo y por el mensaje ejemplarizante que desprende: no hay impunidad para la violencia machista». También ha destacado «el incremento de las órdenes de protección concedidas, no solamente el de las solicitadas».

Como aspectos negativos: «la elevada cifra de mujeres víctimas de violencia de género. Asumir como algo normal esas más de 40.000 mujeres que han sufrido en un trimestre la crueldad de la violencia sexista es imposible. Y lamentar una vez más la escasa incidencia en la estadística de las denuncias de malos tratos que presentan familiares de las víctimas. Es en ese terreno, el de la concienciación y sensibilización social y familiar, donde más podemos ganar en el combate contra el terror de género».

 

E

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí