El Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechaza la resolución del contrato de la línea de Cercanías Móstoles-Navalcarnero

0

Da la razón a la Comunidad de Madrid y al Ayuntamiento de Móstoles, que se opusieron a la decisión de la empresa adjudicataria, Cercanías Móstoles Navalcarnero S.A. (Cemonasa y mayoritariamente por OHL), para cancelar el contrato de construcción.

La sección tercera de la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha rechazado la intención de la concesionaria de resolver el contrato de construcción y explotación de esta infraestructura porque considera que los motivos son injustificados (causas imputables a la administración).

De esta forma, da validez a la decisión de la Consejería de Transportes de la Comunidad de Madrid que rechazó la pretensión de la concesionaria y argumentó que ésta no había aportado el dinero necesario para su desarrollo.

Esta resolución no supone por el momento ningún cambio en la situación de los trabajos, que están paralizados desde 2010 tras entrar la concesionaria en concurso de acreedores.

Asimismo, el TSJM desestima otras dos alegaciones presentadas por la concesionaria en relación a la existencia de un desistimiento tácito de la Comunidad de Madrid a la ejecución del contrato y la de modificaciones al proyecto que incrementaron en más del 20 por ciento el coste inicial del contrato, lo que supone una modificación sustancial del mismo.

Además, la sentencia da la razón al Ayuntamiento de Móstoles, a quien reclamaba la concesionaria 50 millones de euros, cantidad a la que se había comprometido el Consistorio en pago por el soterramiento de las vías plasmado en un convenio que debía ejecutarse en el plazo de cuatro años.

Es «impensable considerar que el Ayuntamiento de Móstoles venía obligado a aportar la nada considerable cantidad de 50 millones de euros a fondo perdido sin contraprestación alguna por parte del concesionario», establece el fallo. Sí reconoce que ambas partes incumplieron sus obligaciones; una el pago, y la otra el soterramiento desde el cruce de la carretera A-5 hasta la estación de Móstoles Central y a la prolongación del ferrocarril, pero entiende que para poder reclamar el dinero, era «necesario ejecutar» los trabajos «de unas obras que no habían sido realizadas y que se encontraban paralizadas unilateralmente sine die por el concesionario con anterioridad al vencimiento del plazo para su abono».

Ante esta sentencia, el Ayuntamiento de Móstoles ha mostrado su satisfacción. La alcaldesa, Noelia Posse, ha reiterado que «la sentencia que hoy se da a conocer muestra claramente lo que desde el Ayuntamiento defendemos desde hace años. Era inviable abonar 50 millones de euros a una empresa por unas obras que se negaban a realizar. El perjuicio a nuestras vecinas y vecinos por la paralización unilateral de las obras es enorme, y especialmente sensible para Parque Coímbra, por lo que pretender recibir además 50 millones de euros era un órdago sin sentido de la empresa concesionaria».

La esperanza de la regidora es que «esta sentencia sea el inicio del camino para retomar estas obras ya que son muy necesarias para mejorar la movilidad de nuestras vecinas y vecinos y para conectar toda la zona suroeste de la Comunidad de Madrid».

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí