Cualquier ciudadano que salga a la calle puede ver a algunos dueños paseando a sus perros, o cruzarse con algún gato doméstico, sin embargo, desde hace unos años ya no resulta tan extraño encontrarse con alguien paseando a un hurón.

Este mamífero es carnívoro y posee un gran instinto para la caza, quizá por ello hay registros de que ya fue domesticado hace 2.500 años con el objetivo de cazar conejos. Pese a esto, el hurón puede ser una mascota que cumpla a la perfección todos los requisitos que le pedimos a un compañero, pues es juguetón, social y le encanta compartir momentos de ocio con su dueño.

Según la veterinaria Miriam Arana, son capaces de aprenderse su nombre y reaccionar cuando les llaman, siempre y cuando sea un apodo corto y de tono agudo. También pueden adaptarse a pasear con correa o a hombros de su dueño.

La web sobre cuidados de mascotas MundoAnimalia recomienda que para llevar una vida sana, el hurón precisa de una dieta equilibrada, a base de proteína animal, vitamina A, C y E, además de taurina y fibra. También es necesario bañarle con cierta periodicidad, aunque esta puede variar de las dos semanas a los dos meses, dependiendo de la actividad de cada sujeto.

Al ser un mamífero cazador, hay que extremar precauciones a la hora de compartir vivienda con animales o pequeños roedores, y pese a que puede adaptarse a una jaula de dimensiones apropiadas, es necesario que salga de ella varias horas al día. Se debe mantener al día su cartilla de vacunas y en verano son susceptibles de sufrir golpes de calor.

A la hora de hablar de las ventajas hay que tener en cuenta que es un animal travieso, capaz de dar vida a cualquier hogar. Además, su pequeño tamaño, nunca superior a 45 centímetros, lo hace idóneo para cualquier tipo de vivienda, y perfectamente manipulable. Su condición de cariñoso lo convierten en una de las principales alternativas para los más pequeños, ya que suelen mostrar especial interés por ellos.

En el otro lado de la balanza, en las desventajas, nos encontramos con algo que va intrínseco en su condición física, y es que por su tamaño reducido, y su personalidad nerviosa y traviesa, puede recorrer todos los rincones de la casa. Esto lo hará en su búsqueda de nuevos recovecos, algo que en ocasiones puede perjudicar la convivencia del hogar, tal y como apunta Ismael Naput, en Mascota Doméstica.

Desde diferentes organismos, como con casi todos los animales, se recomienda su adopción, pues hay muchos casos en los que se les abandona. Hay diferentes asociaciones como SOSHurones u Hospital El Bosque, que ofrecen distintos ejemplares de este animal, definiendo su personalidad y con la cartilla de vacunas actualizadas, para que los interesados los adopten en vez de comprarlos.

Foto: Juan José Rivas Echeverría

1 Comentario

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí