El hospital Rey Juan Carlos realiza tratamientos especializados contra la incontinencia urinaria

0

Doctor David Carracedo, Urología Hospital Rey Juan Carlos

Mediante diagnósticos integrales y seguimientos personalizados de este tipo de enfermedad.

El doctor David Carracedo dio en una jornada consejos para prevenirla.

El Hospital Universitario Rey Juan Carlos ha explicado en una jornada sobre la incontinencia urinaria y qué impacto tiene en la población, ya que puede ser un problema higiénico y social. La ha organizado junto a la Asociación Incontinencia (ASIA).

Asimismo, han informado sobre la variedad de tratamientos existentes, disponibles en el centro mostoleño “gracias a la oferta asistencial y coordinación en la atención de los servicios de Diagnóstico por Imagen, Urología, Rehabilitación y Cirugía”, indicaron.

Según el doctor especialista David Carracedo Calvo, “realizan un diagnóstico integral con el objetivo de ofrecer una atención personalizada para cada paciente”. Ha añadido que disponen “de todas las técnicas, así como de personal formado específicamente”.

Para ello deben “realizar una correcta historia clínica, una exploración física adecuada” para conocer el estado del tracto urinario y la musculatura del suelo pélvico, y “definir el problema y cuantificar el impacto que tiene en la calidad de vida del paciente”.

Tratamientos

Carracedo explicó que existen cuatro tipos de incontinencia: la de esfuerzo, que “aparece asociada a esfuerzos físicos como toser, estornudar o realizar una actividad física”; la de urgencia, “precedida de un deseo súbito e irrefrenable de orinar”; la mixta; y la ocasionada por rebosamiento, en “pacientes que no consiguen vaciar de forma adecuada la vejiga”.

Para la de esfuerzo, en el hospital comienzan con rehabilitación de suelo pélvico mediante ejercicios de Kegel, tutorizados por el personal. Si resultan insuficientes, recurren a “diversas técnicas quirúrgicas.

En cuanto a la incontinencia urinaria de urgencia, cuenta con varias alternativas: “tratamiento farmacológico, como la administración de toxina botulínica en la vejiga, la neuromodulación del nervio tibial posterior o la neuromodulación de raíces sacras”.

Prevención

El Dr. Carracedo sugirió a los asistentes “evitar el sedentarismo, el sobrepeso y la obesidad”, ya que favorecen el primer tipo. También “reducir el consumo de sustancias irritantes o estimulantes como el alcohol, la cafeína, la teína o el tabaco”, que empeoran el segundo. Y “realizar una ingesta hídrica adecuada evitando la deshidratación o el consumo excesivo de líquidos”.

En el caso de las embarazadas, propensas a sufrirlo tras el parto recordó el “fortalecimiento del suelo pélvico mediante la realización de ejercicios de Kegel o hipopresivos”.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí