El exalcalde de Brunete, Borja Gutiérrez, declarado culpable por intentar sobornar a una edil de UPyD

0

El delito de cohecho fue cometido en 2012 por ofrecer favores a la concejala María Isabel Cotrina, a cambio de su apoyo a la investidura como regidor del Ayuntamiento brunetense en las elecciones de 2011.

Un jurado popular ha declarado culpable (siete votos a favor y dos en contra) al exalcalde de Partido Popular, Borja Gutiérrez, en un juicio que tuvo lugar en la Audiencia Provincial de Madrid la pasada semana.

Pese a que inicialmente la Fiscalía solicitó tres años y medio de prisión y la acusación popular seis, finalmente han rebajado la petición a dos años, lo que haría que Gutiérrez evitase la cárcel.

A la condena del exregidor se suma también la de la cabo de la Policía Municipal, culpable por el mismo delito, aunque considerada cooperadora necesaria, por lo que la condena es de un año y seis meses de prisión. La Fiscalía pide para ambos una multa de 18.000 euros.

El jurado también ha entendido que en el procedimiento judicial se han producido dilaciones injustificadas.

El fallo permite a los condenados el beneficio de la suspensión de la ejecución de la sentencia de la pena privativa de la libertad siempre que no delincan en el plazo de tres años. Contra esta resolución cabe recurso de apelación ante el Tribunal Superior de Justicia de Madrid.

Hechos

Gutiérrez siempre ha negado los hechos y argumentó que solo hablaba sobre «temas políticos», en conversaciones que se encuadraban dentro de «la actividad política».

El proceso se inició con la denuncia de UPyD y de la propia edil magenta, quien aportó varias grabaciones de conversaciones con ambos condenados.

El 16 noviembre de 2012, en el restaurante el Ternasco Brunete, con previa intermediación de la cabo, el exalcalde ofreció durante el encuentro a la edil de UPyD en el Ayuntamiento, pasar a desempeñar un cargo en su equipo de Gobierno si le apoyaba en su elección como regidor. Le llegó a plantear ser segundo teniente de alcalde, un cargo retribuido con 23.800 euros anuales, y le ofreció incluso tanto un puesto en las próximas elecciones en las listas del PP como futuros favores personales y profesionales para ella y su entorno por parte de terceros interesados en la aprobación de los proyectos, “instándole así a faltar a la debida lealtad y compromiso adquirido con los electores y las obligaciones inherentes de un cargo público”.

Una semana más tarde, la agente policial acudió al domicilio de Cotrina en Brunete para hablar de diversos temas y tratar de convencerle sobre el voto de esta última a favor de la suscripción de un Convenio con el Canal Isabel II, “trasmitiendo y prometiendo en nombre del alcalde, que al día siguiente de votarse en Pleno a favor de dicho convenio, su hija discapacitada obtendría un empleo». También le indicó «la posibilidad de no acudir al Pleno ese día, lo que permitía la aprobación de la propuesta con los restantes votos de los concejales en virtud de la aritmética parlamentaria y voto de calidad del alcalde en caso de empate, instándole de esta forma a abandonar e incumplir sus deberes elementales como cargo público electo”.

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí