El DUX Internacional de Madrid remontó para sacar un valioso punto ante el Getafe B (2-2)

0
Rubén Ramos celebrando el gol del empate ante el Getafe B
Rubén Ramos celebrando el gol del empate ante el Getafe B. (Foto: DUX Internacional Madrid).

Tras verse 0-2 en el marcador, los de Villaviciosa de Odón tiraron de garra para remontar al filial azulón e, incluso, tuvieron sus oportunidades para ganar en los minutos finales. Aunque pierden la segunda plaza, siguen en puestos de play-off de ascenso. 

Grandes nombres empezaron en el banquillo en este encuentro como Herrero y Arribas. Las buenas actuaciones de Junior en los últimos partidos le dieron la titularidad en un once un tanto extraño. Por su parte, el Getafe B fue sin Miranda, su gran estrella.

Tan solo dos minutos necesitaron los azulones para ver el pasillo de la defensa interista, totalmente rota, Alex hizo una diagonal y, tras una pared, batió a Yelco Ramos (0-1). Así terminó la racha local de seis partidos consecutivos sin encajar.

Diez minutos después, una jugada de Keita por la banda iba a terminar con el senegalés poniendo el pase atrás y Algobia poniendo el balón en el fondo de las redes (0-2), doblando la ventaja visitante.

Tocaba tirar de épica. Se llegó al descanso sin que pasara mucho más. El partido se había vuelto muy tosco, de mucho contacto y mucho físico. Junior fue, sin duda, el mejor de los locales en el primer tiempo.

Aún así, el centrocampista fue uno de los tres cambios que realizó Santaelena. Incorporó a De Mesa, Arribas y Villacañas, buscando profundidad en las bandas y físico y remate en la punta de ataque.

Poco tardaron en hacer efecto los cambios. En el minuto 47, Poley remató en semi-fallo y el balón le cayó a De Mesa, que no perdonó y puso el 1-2 en el marcador. En este momento, desaparecieron todas las intenciones ofensivas del Getafe, todo lo que restaba de partido fue un monólogo ofensivo del DUX.

A falta de 20 minutos y en pleno proceso de remontada, Santaelena dio entrada a Herrero en lugar de Franco Márquez, que tuvo un día espeso. La grada se sorprendió por ese cambio de defensas cuando había que remontar el partido pero había un porqué; el capitán interista fue clave cuando el partido se cerró y las únicas ocasiones surgían en balones parados.

Caldera para la victoria

Al filo del minuto 80, un defensor azulón llegó terriblemente tarde en una entrada con la plantilla de los dos pies, provocando el penalti con el que Rubén Ramos iba a empatar el partido (2-2). El estadio se convirtió en una caldera y los locales se volcaron por completo para culminar la remontada.

En el 80, Arribas se quedaba solo contra el portero y un defensa azulón despejó en el último segundo; dos minutos después, Rubén Ramos encontró remate en el punto de penalti y erró en la volea; en el 87, la zaga getafense la sacó bajo palos tras un rechace de córner de De Mesa; en la misma jugada, Villacañas mandó por encima del larguero un balón muerto dentro del área; en la última del encuentro, Expósito se la encontró botando en el área y su volea se marchó rozando el palo.

No quiso entrar el balón y el choque terminó en reparto de puntos que no le sirve a ninguno: ni los visitantes salen de la zona de play-off de descenso, ni los locales defienden su segundo puesto.

El DUX Internacional de Madrid se queda tercero en la tabla tras la victoria del Rayo Majadahonda. Ambos equipos se verán las caras la semana que viene en un duelo segundo contra tercero que pinta emocionante.

David Martínez (@davidmarlo_).

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí