«El desamor español en tiempos del coronavirus»

2
Yolanda Guio.

Confieso que tengo tantas ideas sobre lo que quiero contar en esta columna que no sé por cuál empezar, cuáles descartar, subrogar…

En estos meses de confinamiento por la pandemia del COVID-19 si algo ha quedado patente en nuestra querida España desde el minuto uno es lo bien que se sigue propagando el odio entre españoles, posiblemente no tengamos rival en cainismo entre hermanos, hay demasiados que aprovechan cualquier crisis para buscar un chivo expiatorio, aunque en este caso el culpable es un puñetero virus, da igual, para ellos es un tema menor. Y la verdad es que lo tienen fácil, el culpable para casi todos los cainitas siempre es el antagonista político, más si está en el gobierno (en cualquier escala), y más si está en el Gobierno estatal, aunque en ello se estén jugando la salud propia y, peor aún, la ajena. Vaya por delante que por supuesto considero que el Gobierno central ha cometido errores, pero hay maneras y maneras de ejercer la oposición (más en un tema que ha desbordado a gobernantes de todo el mundo y distinto signo político). Afortunadamente siempre hay excepciones, y en este caso quiero valorar el respaldo leal que ha dado Más Madrid al Gobierno del Ayuntamiento de Madrid para abordar esta crisis sanitaria sin precedentes, que tanto nos está castigando.

En este tipo de cainismo se llevan la palma los “cayetanos” y secuaces con sus ruidosas manifestaciones de gran peligro para la salud pública, alentadas desde una extrema derecha que presume de constitucionalismo, amor a la patria y a los españoles. Parece que ese constitucionalismo no es óbice para manifestarse de forma ilegal hasta ahora (sin los permisos correspondientes), y su amor a los españoles no les impide reunirse sin guardar las distancias preceptivas para combatir la pandemia (lo que puede ser castigado según la Ley General de Salud pública con una multa de hasta 600.000 €).

Lo que reina en estos grupos es el lado oscuro

Parece que dar rienda a su cabreo está por encima de enfermar/matar a mucha más gente (vayan los sanitarios por delante como víctimas más laceradas por la enfermedad y sus condiciones de trabajo), y de menospreciar el esfuerzo que la gran mayoría de la población está haciendo respetando el estado de alarma, para no propagar el virus y no colapsar los servicios de salud. No solo estoy hablando del confinamiento duro que estamos soportando (cada cual según su fase), sino también de las consecuencias económicas que ha conllevado: multiplicación exponencial del paro, ruina de pequeños empresarios, familias sin dinero para comida, luz, gas…, consecuencias educativas para el alumnado desde Infantil hasta universidad…, consecuencias psicológicas, sociales, culturales, judiciales, etc.

Todos sabemos de qué hablo y de su envergadura. Todos lo sabemos, menos ellos, se les ha olvidado. ¡Qué corta es la memoria cuando la cabeza es víctima de sus fantasmas y paranoias! ¡Triunfa el imperio de la sinrazón, de la falta de sentido común, así que no pidamos en estas condiciones sentido de estado, ni sentido de comunidad, o patriótico! Lo que reina en estos grupos es el lado oscuro.

¿Y qué componentes tiene ese lado oscuro?:

  1. Nacionalismo mítico y excluyente: se consideran los exclusivos representantes de la patria española, y por tanto todos los que no comulguen con su sentido tradicionalista, transcendental y mítico de la bandera y del pueblo español son considerados “antiespañoles”.
  1. Victimismo patriótico: se creen más víctimas que nadie. Normalmente se consideran perseguidos y marginados por su españolismo, y frecuentemente lo explotan mintiendo, descontextualizando, hasta la saciedad para aparecer como tales. Veremos abajo un vídeo reciente de muestra. Hay otros anteriores en Newtral.es y Maldita.es.
  1. Prejuicios perversos sobre los adversarios políticos: creen que los que se alejan de su forma de concebir España tienen intenciones perversas contra ella y los españoles, y si están a la izquierda del espectro político dan por hecho que todos quieren instaurar un estado comunista y bolivariano (nada más irreal y kafkiano). Es decir, reducen sus adversarios a uno y lo demonizan, para convertirlo en su chivo expiatorio (así comenzaron los nazis con los judíos antes del Holocausto).
  1. Identidad narcisista: Sienten frustración, humillación y miedo ante el curso de la historia, ante su pérdida de privilegios, o de estabilidad, ante la confluencia con sectores sociales que consideran peligrosos por sus ideas, o por la superación de su subalternidad (migrantes…), más cuanto mayor es la crisis que se esté viviendo. Cultivan cierto sentido elitista y narcisista, se sienten especiales, el pueblo elegido. Por ello se acogen a un populismo que les dota de identidad grupal, les ofrece unos mitos, ritos y símbolos, les marca unos culpables de la crisis y les señala un camino de heroicidad que pasa por concebir la vida política como una lucha, incluso aunque con ello se llegue a la muerte propia (héroe), o ajena (conflicto civil). En este tipo de populismo está presente el culto a los héroes y a la muerte (más velado). Y es que la ideología populista siempre es una teodicea, es decir, da un sentido a la vida y a la muerte, como las religiones.

Normalmente se consideran perseguidos y marginados por su españolismo

  1. Irracionalismo. No impera en su discurso la razón, sino los prejuicios y el utilitarismo de los mismos. Por ejemplo, hace tiempo que comenzaron a propagar que no se aplaudiera a los sanitarios (seguidos de policía, Guardia Civil, bomberos, cajeros…y personal que trabaja arriesgando su salud y la de los suyos en plena pandemia) porque el Gobierno lo estaba haciendo fatal, porque se había convertido en una fiesta… Si hubieran hecho uso de la razón los que lo siguieron se hubieran dado cuenta de que esos minutos sirven de ánimo a esos colectivos tan expuestos y sacrificado, máxime los sanitarios, que además son minutos de agradecimiento grupal, de comunicación gestual y verbal con los cercanos… cosas tan necesarias para la salud mental en momentos largos de confinamiento. Si se hubieran puesto a pensar que nadie había pedido ni creído que esos aplausos eran al gobierno de la nación,  y que detrás lo que dominaba era la rabia de vernos unidos en el agradecimiento, quizá no les hubieran seguido en el consejo. La unión se les hace insoportable a estos patriotas, y por ello sembraron la confusión: se dijo que si aplaudíamos se estaba aplaudiendo a Sánchez… ¿Dónde hay una razón para justificar tal desvarío?
  1. Fobia a la diversidad: Como grupo de gente que sostiene una única forma de vivir la patria y el estado, y en ello implican una única forma de vivir la familia, la seguridad, la sexualidad, las creencias, la educación, la política, la ciudadanía…, no toleran la diversidad, para ellos es una traición a su identidad monolítica y sacrosanta. Orgullo y prejuicio juntos. Por esa fobia a la diversidad, tampoco tienen espíritu parlamentario, boicotean sistemáticamente acuerdos, pactos, consensos…

Confío en el sentido común de la mayoría de los españoles, y apelo a que nos formemos como personas

Ya ha habido altercados violentos en alguna de estas manifestaciones patrióticas, el más reciente tiene que ver con una pelea en Moratalaz, vean ustedes el vídeo y su texto y díganme si responde el texto a lo que ocurrió: ¿Quién/es comenzó/aron la pelea arrojando un objeto primero y luego lanzándose a pelear cuando uno de los chicos contra los que iba el objeto se quejó de ello? ¿Es verdad que el agresor llevaba una bandera y por eso le agreden? La manipulación informativa del texto es flagrante: https://www.youtube.com/watch?v=GAcd75g_VU0

Y véase también este otro vídeo y díganme cuántos de los puntos mencionados no se ven en ello: https://www.youtube.com/watch?v=TgaxKq_M9KA

Y, por último, lean esta noticia sobre el manual que circula en las caceroladas para intimidar a la policía y salvarse de cargos:  https://elpais.com/espana/2020-05-19/el-manual-que-circula-en-las-caceroladas-grabar-a-policias-y-no-llevar-el-dni.html

El domingo tenemos nuevas manifestaciones, algunas permitidas, veremos qué nos deparan a nuestra querida España.

Confío en el sentido común de la mayoría de los españoles, y apelo a que nos formemos como personas, estemos más atentos a nuestro desarrollo personal (y espiritual), para ser menos susceptibles de caer en populismos y odios de ningún signo (no olvidemos que tienen efecto boomerang). Esta columna iba a estar dedicada en su mitad a hablar de ello, pero no quiero alargarla más. Otro día hablaremos de cómo identificar el lado oscuro de nuestra incertidumbre y nuestra inseguridad para no ser cómplices activos o pasivos de la ira, la rabia, la envidia…, en una palabra, el desamor, que puede dominar a muchos de los humanos y que también se contagia.

¡Buen fin de semana!

Yolanda Guío (@Guiocerezo

(Educadora y antropóloga)

 

 

 

 

 

2 Comentarios

  1. Su visión absolutamente sectaria de la realidad, causa tanta nausea como su tonito de “educadora” que mas bien es adoctrinadora. Como los fanáticos de una secta, en este caso la progre. Habla usted de “Cayetanos” con desprecio y tilda al que protesta cacerola en mano y pacíficamente como “Peligrosos” Anque voy a Alcorcon con frecuencia y el incidente de Alcorcon no lo vi, si me contaron que fue parecido. Pero no puedo opinar. Sin embargo….
    Le voy a describir el incidente de Moratalaz, porque estuve allí y usted solo habla intoxicada por los medios que imagino que lee, tan sectarios como usted. El calvo que lanza el puñetazo en primer lugar. Cruzo por entre la gente que protestaba, empujando a la chica del muchacho de rojo, al tiempo que la llamaba puta fascista. Yo estaba a escasos 6 mts. El chico de rojo se encaro con los dos matones provocadores, miembros de un conocido grupo violento de ultraizquierda del barrio. Y empezó a recibir golpes por todos lados de los secuaces de la banda aludida. El chaval de rojo, no es un “Cayetano” es un taxista que lleva dos meses sin cobrar ni un euro y su chica peluquera en un ERTE y sin cobrar también desde marzo. Solo estaban ejerciendo su derecho a protestar por la pésima gestión de este gobierno. Que ha sido mucho peor y sigue siéndolo, que cualquier país de nuestro entorno. Defenderlos como usted hace, es o de ignorantes o de acomodados en el sistema. Y que les importa una mierda los record de muertos y sanitarios infectados que tenemos, por la torpe y hasta criminal gestión de este gobierno, más preocupado de las mordidas y la propaganda, que de la gestionar con eficacia la Pandemia. Claro que con la escasa preparación de los ministros, poco nos pasa. Solo son cuotas de partido y chanchulleo.
    La gente que escribe memeces como las suyas, suelen ser funcionarios bien pagados, normalmente en excedencia o liberados sindicales o con cargo en algún partido(que no tienen que trabajar). Con la vida resuelta y el riñón bien forrado. No le pida a una pareja de trabajadores que no tiene para comer por primera vez en su vida, que se queden calladitos y soporten los insultos de la ultraizquierda. Pero las adoctrinadoras de pueblo como usted. Lo llama paranoias, victimismo patriótico, nacionalismo mítico, identidades narcisistas y que son el “Lado Oscuro” y NO. Son trabajadores que ven que les mienten a diario, que les chulean y que valiéndose de un estado de alarma ya único en Europa, no pueden ni protestar. Por que vienen los matones de Podemos.
    En este país los fanáticos “progres” han conseguido la aberración de no poder ir por la calle con ningún símbolo de tu país, sin que seas increpado, acosado, insultado y a veces hasta agredido. ¿Le parece a usted normal? Caso único en el mundo.
    Lo normal en cualquier país democrático, es que si quieren defender los robos descarados, la nefasta gestión y la dictadura del estado de alarma de este gobierno. Lo hagan pacíficamente proclamando sus razones. No atacando pacificas manifestaciones ajenas. Eso es de nacis fascistas y matones comunistas que la misma mierda són. Aunque ellos se llaman “antifascistas”
    No la he visto a usted protestar por la peligrosidad de las miles de personas apelotonadas en el funeral de Sr. Anguita. Ni a nadie que insultara por cubrir su ataúd con una bandera prohibida en la UE. Documéntese. No solo de El País, Publico, La Ser, La RTVE podemita, Antonio Maestre y demás consagrados sectarios ULTRAizquierdistas. ¿O esta haciendo meritos para colocarse en algún medio del régimen? Váyase usted a catequizar al monte los Olivos y deje de engañar y sembrar odio hacia todo el que usted considera del “Lado Oscuro” Solo piensan diferente a usted y lo expresan libre y pacíficamente, no con la violencia habitual de la ultraizquierda que usted veladamente defiende. SECTARIA!!!

  2. Solo voy a contestarle dos cosas, porque sus maneras y su forma de mezclar las cosas se contestan por si solas:

    Nunca he defendido la violencia de ultraizquierda. Jamás. Es más, también he escrito en contra de ella. (Va a ser que no me cuadra el adjetivo que me dedica, ni su suposición de que yo la defiendo).

    En estado de pandemia cualquier manifestación, sea del signo que sea, supone un riesgo de contagio muy grande. Y la salud y la vida de los españoles y de los sanitarios debe ser la prioridad. Ya habrá momentos para manifestaciones. Hasta ahora a la extrema derecha se le ha dado muy bien lo de las redes sociales (aunque sea a golpe de bulo o manipulación informativa constante). Lo cual no me lleva a decir que sean los únicos que generan bulos/noticias manipuladas, pero sí los que se llevan la palma en la gravedad y en la cantidad.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí