Dux Internacional de Madrid, en copropiedad de un equipo de e-Sports: ¿pueden el deporte tradicional y los e-Sports seguir confluyendo?

0
e-Sports foto Felix Lichtenfeld videojuegos
Foto: Felix Lichtenfeld.

Los e-Sports ya son toda una realidad en la industria del ocio y del entretenimiento. Tanto es así, que hasta han copado cotas de audiencia que hasta hace no mucho pertenecían únicamente a los dominios del deporte rey: el fútbol de toda la vida. Esto ha hecho que muchos clubes de este deporte hayan hecho huecos en sus organigramas u hojas de ruta para lo virtual. ¿Pero cómo es el futuro de la relación entre estas dos formas de entender el deporte?

Hacer de la necesidad virtud

Los e-Sports gozan actualmente de gran popularidad. Esto lo sabe toda la industria del entretenimiento. Por ello, las mejores casas de apuestas y plataformas de streaming llevan años incluyendo en sus catálogos partidas de LoL (League of Legends), entre otros muchos títulos. Esto no significa que las apuestas de fútbol en directo hayan visto mermada su presencia. Para nada, ya que sigue siendo una de las formas más emocionantes de jugar: ¡estudiar un evento en desarrollo con la mente puesta en un próximo movimiento!

Pero aunque el fútbol en directo no esté en la UCI, tal y como muchos se empeñan en afirmar, las aspiraciones de Florentino Pérez en torno a una Superliga tiene sentido cuando se consultan los datos. Estos son claros: la Superliga de League of Legends ha registrado 250 000 espectadores. Se trata de cifras muy superiores a muchos partidos de fútbol, entre los que se encuentran choques de este año, como el Getafe – Levante, con apenas 85.000 aficionados siguiéndolo, o incluso el a priori atractivo Valencia – Real Sociedad, que superó los 200.000 espectadores por los pelos.

Haya o no Superliga entre las entidades más potentes de Europa, los clubes del viejo continente saben que no pueden desdeñar la industria relacionada con los deportes electrónicos. Con ello, cada vez más protagonistas del mundo fútbol le prestan atención, así como muchos agentes de e-Sports buscan aprovecharse del todavía mastodóntico tirón del deporte rey.

¿Qué es el Dux Internacional de Madrid y cuál es su vinculación con los e-Sports?

Uno de los mayores accionistas del Dux Internacional de Madrid es DUX Gaming. Hablamos de un equipo de deportes electrónicos español que cuenta con inversores de todo tipo, como el youtuber DJ Mario, así como con futbolistas por todos conocidos como Thibaut Courtois y Borja Iglesias. Además del Dux Internacional de Madrid, DUX Gaming también es propietario del E.D.F. Logroño (Primera División Femenina).

El objetivo del los inversores detrás del Dux Internacional de Madrid es el de crear un equipo 100 % siglo XXI. Para ello, quieren hacerlo crecer confiando en las nuevas formas de consumo, donde lo virtual es siempre primordial. Aspira a ser un club sin fronteras con el que se identifiquen todo tipo de aficionados, ya tengan o no el fútbol como actividad central de sus vidas.

Razones por las que clubes a la vieja usanza podrían interesarse en los e-Sports

Parece claro que el futuro del fútbol y los e-Sports pasa por entenderse. ¿Pero cuáles son los motivos que llevan a un equipo de fútbol a invertir en ellos?

  • Atraer nuevo público: Los aficionados a los deportes electrónicos no consumen contenido audiovisual como antaño, por ello, patrocinar un equipo de e-Sports es una puerta de acceso inmejorable a nuevos seguidores.
  • Nuevas vías de ingresos: Involucrarse en los e-Sports siendo un equipo de fútbol tradicional permite encontrar nuevas vías de ingreso gracias al merchandising y los premios obtenidos a través de las competiciones nacionales e internacionales.
  • Mayor escalabilidad: Los equipos de deportes electrónicos no se enfocan únicamente en una sola disciplina. En un mismo equipo, puede haber un profesional centrado en el FIFA y otro experto en el NBA 2K. De este modo, los equipos de fútbol tradicionales alcanzan una mayor visibilidad.

 

 

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí