Dux Inter Academy, una gran familia enfocada al crecimiento personal de cada jugador

0

DUX Internacional de Madrid, club de Villaviciosa de Odón que compite en la Segunda B, ha abierto las puertas de su cantera a Villaviciosadigital para enseñar cómo trabajan; valores, trato familiar y amor por el fútbol son sus pilares.

Antes de pasar a lo público, a lo externo, hay que pararse a pensar en el trabajo en la sombra, en lo que no se ve y para ello, quién mejor que Marce Felipe, uno de los dos directores de DUX Internacional de Madrid Football Academy Villaviciosa de Odón, formada en la actualidad por 91 niños que compiten desde categoría prebenjamín a juvenil. Está estructurada con 12 entrenadores, un coordinador físico y otro de fútbol 7.

En las instalaciones municipales de Villaviciosa de Odón disponen de un cuarto y una pequeña jaula en la que se guarda el material, que es ordenado y preparado por el propio Marce antes de cada jornada de entrenamientos, dejando a cada equipo lo necesario en su lugar, por colores y bien limpio.

El orden convierte esos cuartos pequeños en grandes armarios preparados para las necesidades de los niños. «Antes de querer dar buena imagen a los demás, hay que trasmitirla en las entrañas del club», asegura; «la buena imagen empieza en la preparación».

Una vez en los campos de fútbol, se percibe el ambiente familiar, una pieza clave en torno al cual gira el proyecto. «Los directivos de la academia conocemos a todos los niños por nombres y apellidos, así como sus aptitudes, a sus padres, sus situaciones particulares y sus estudios […] queremos interesarnos sin entrometernos».

Esta academia nace del seno del club Vesubio; «como equipo modesto no podemos no sentirnos agradecidos al Vesubio. De aquel club, el cual sigue existiendo, venimos gran parte del staff y de los jugadores», comenta Felipe.

El Internacional de Madrid llegó a Villaviciosa pidiendo un proyecto globalizador, el Vesubio aportó la estructura de cantera y entró DUX como la empresa de eSports y su proyecto de club infinito.

Nosotros sentíamos la necesidad de querer participar en algo importante para Villaviciosa

Naturalidad del error

La academia tiene muy claro lo que quiere, quiere diferenciarse del resto de clubes, quiere novedades, quiere que el deporte sea el centro de todo y todo lo que esté en torno al deporte le sirva a este. Tienen claro que el fútbol es ocio, que, además, ellos son parte formativa, por eso, entre sus valores está el tratar al fallo como algo natural de la vida. El cómo trabajan y los valores inculcados son la principal fuente de orgullo de la cantera. Para ello se basan en la confianza mutua; entrenadores y jugadores están en el mismo barco y deben sumarse los unos a los otros.

Consideran importantísimo saber influir y saber ser referencia. Esto lo enmarcan con el mantra «los intangibles no se pueden evitar». En ellos incluyen el error, comprometiéndose a no hundir a quien falle y en no recordar los resbalones. También incluyen la personalidad de cada uno; «aquí no se le quiere arrebatar la personalidad a nadie, se le quiere influir adecuadamente», dado que, como tienen clarísimo, «estamos en fase formativa», recalca Marce.

Fruto de orgullo también es la gestión de personas. Para la formación, consideran clave que cada persona bajo el escudo ha de sentirse cómoda e importante; «tenemos claro que si una persona no se siente importante, no va a estar motivada y, por ende, no va a exprimir su potencial ni se lo va a pasar bien, que para eso se viene», subraya Marce.

Los niños no pueden ser número que paguen cuota

En cuanto a los entrenadores, todos tienen formación deportiva, al igual que estudios complementarios que puedan ayudar al deporte y al propio club. Asimismo, todos tienen contrato y están inscritos en la Seguridad Social, algo de lo que pueden presumir un número de clubes que casi se pueden contar con una mano.

Los segundos técnicos también gozan de todo esto. » No es una persona que venga a poner conos […]; ha de ser respetado, ha de influenciar y, por su puesto, sentirse importante en el club como cada persona que participa en el proyecto», recuerda Felipe. Por tanto, ningún equipo del club se va a presentar en un partido con menos de dos responsables.

Apuesta por la juventud

También tienen claro que la experiencia se coge en el campo y confían en entrenadores jóvenes. Puede dar fe de ello Javier Seco, quien, a sus 24 años, es primer técnico del equipo alevín y coordinador de todos los equipos de fútbol-7. Tiene bien claro cuál es el propósito de la academia: «lo primero es que el niño disfrute, formar a los jugadores viene después».

Además, siguiendo el hilo de darle importancia a cada persona del club, los porteros de la cantera tienen a su disposición un entrenamiento extra para perfeccionar su labor bajo palos. Ese entrenamiento corre a cargo de Alberto García ‘Tuco’, entrenador con nivel UEFA A (rango profesional) y formador de formadores en la Federación Madrileña de Fútbol. Tiene experiencia en la Segunda División femenina, así como en la Segunda División B y Tercera División masculina. Una persona con este currículum, ¿por qué elige la cantera del DUX Internacional de Madrid? «Me quedé aquí por la oportunidad que da DUX de formar a los chicos desde abajo […] me enriquece más esta experiencia». Destaca la cara de ilusión que refleja cuando cuenta sobre su trabajo, irradiando vocación por los cuatro costados.

El mejor momento de mi trabajo es cuando termina un entrenamiento y me dicen con pena ‘¿ya hemos acabado?’

Como en casa

Esa vocación, estructura y valores llegan a los canteranos. «Todas las personas del club me han ayudado a centrarme», así habla Carlos Álvarez, capitán de los juveniles, ojito derecho de los responsables deque le catalogan de ejemplo de responsabilidad y buen hacer. El joven, que ha estado en las categorías inferiores del Alcorcón, sueña con llegar al primer equipo, así como con estudiar Administración y Dirección de empresas. En él se plasma el lema de formación de DUX Internacional de Madrid Football Academy Villaviciosa de Odón, sin absorberles ni hacer que solo se centren en el balón.

Carlos, asegura que «está saliendo todo mucho mejor de lo que se podía llegar a esperar» y concluye con que «a veces se nos olvida que estamos en año de adaptación y de formación de la cantera”.

La satisfacción por el trabajo se extiende, también, a los padres. Rubén y Álvaro son progenitores de jugadores benjamines. Cuentan que la idea era que sus hijos jugaran en Villaviciosa de Odón y, dentro de los equipos del municipio, eligieron esta cantera porque les sedujo el proyecto que proponía.

Al mismo tiempo, no dudan en decir que «ha sido una muy buena decisión traer a los niños aquí», recomendando que más padres sigan sus pasos. Destacan la metodología, el cuerpo técnico y el aspecto humano de una academia que navega con paso firme en la formación de personas y de deportistas. Ahora toca esperar los resultados en todos los aspectos; seguro caerán como fruta madura.

David Martínez / ARC.

Dejar respuesta

Por favor, escribe tu comentario
Por favor, escribe tu nombre aquí